"Ni el Museo Flamenco ni el Plan de Movilidad se van a hacer"

Publicidad

"Ni el Museo Flamenco ni el Plan de Movilidad se van a hacer"

Manuel Collado, arquitecto municipal, se muestra pesimista ante dos de los grandes proyectos anunciados recientemente durante la última jornada del ciclo 'La ruina del mes' en el que participan también Esperanza de los Ríos, Jesús Caballero, Antonio Santiago y Fernando Aroca.

31-05-2017 / 16:06 h.

Pesimismo o, más bien, realismo, visto los antecedentes que arrastra Jerez con otros grandes proyectos que han quedado o bien guardados en un cajón o totalmente desaprovechados. Esto fue lo que trasladaron los seis expertos que participaron en la última jornada del ciclo La ruina del mes, esta vez en formato de mesa redonda, que la asociación de vecinos del Centro Histórico ha estado celebrando desde el pasado mes de octubre.

El arquitecto Manuel Collado, el arqueólogo Antonio Santiago y los historiadores del Arte Esperanza de los Ríos, Fernando Aroca y Jesús Caballero trasladaron al público asistente en el antiguo cine de verano Astoria sus impresiones acerca de la remodelación de la plaza Belén, el proyecto del Museo Flamenco de Andalucía o el Plan de Movilidad; el cumplimiento, o no, de la normativa urbanística en Jerez; las responsabilidades políticas y ciudadanas para que intramuros se haya convertido en un lugar desolado y las posibles soluciones para revertir esta situación.


Pepe Varela
Un momento de la mesa redonda, llevada a cabo en el Cine Astoria.

En principio, prácticamente todos consideraron que la culpa de que intramuros se haya convertido en un lugar abandonado a su suerte hay que repartirla entre políticos y ciudadanos. Los primeros “porque consideran el patrimonio como algo de tercera”, para Antonio Santiago. Fernando Daroca consideró al respecto que el problema es “la falta de un proyecto global de ciudad” y considera “mala suerte” que Jerez estuviera gobernada durante décadas por una misma persona —Pedro Pacheco— porque “todo se acaba viciando y antes se miraba al presente sin pensar en el futuro”. Esperanza de los Ríos fue más crítica con los ciudadanos, a los que tachó de “comodones” ya que “preferimos quejarnos en casa”. Jesús Caballero habló también de la “especulación exagerada” como otro de los factores. Así, aportó datos curiosos. Jerez, en 1892, tenía 61.000 habitantes y una extensión de 200 hectáreas. Desde finales del XIX hasta 2008, la ciudad creció hasta las 6.400 hectáreas. “Hablamos de multiplicar por 32 la superficie de la ciudad, Jerez se ha hecho insostenible y el gran perjudicado ha sido el centro histórico”.

Con atención se escucharon las palabras de Manuel Collado, dada su condición de arquitecto municipal en Urbanismo y, por tanto, quién mejor sabe cómo funcionan las cosas en esta importante delegación. Tras señalar que la culpa de que intramuros se encuentre en su actual situación es de “todos, del gobierno, de la oposición, de los que estamos callados y de los que no somos críticos”, fue rotundo al señalar que el Plan de Movilidad “no se va a hacer. En el momento que lo presenta el Ayuntamiento es una declaración de intenciones y eso ya lo tienen amortizado para el futuro”. Sobre el Museo Flamenco de Andalucía afirmó que “a priori me parece estupendo”, pero pronostica que “tampoco se va a hacer”. Collado recuerda que esto requiere de un proyecto museográfico de primer nivel “y eso no se hace en dos años. Si no hay un plan por escrito, no se hará nada”. En cuanto a la remodelación de plaza Belén, lo considera un “proyecto imprescindible”, pero afirma que “habría proyectado algo todavía más sencillo para gastar el menor dinero posible”. Aun así, para el arquitecto municipal, lo primordial es sacar adelante “el famoso Plan Director del Centro Histórico”, algo que “no interesa a los políticos, porque no quieren nada que esté por escrito y tenga que cumplirse”.


Pepe Varela
El arquitecto Manuel Collado, durante su intervención.

En cuanto al futuro, las opiniones fueron diversas. Desde las más radicales de Esperanza de los Ríos, que ya aboga “por manifestaciones diarias”, a otras más utópicas, como la de Fernando Aroca, que lo único que pide son “buenos gestores, sean de un partido o de otro”. Antonio Santiago apunta a la “paciencia, la difusión y la crítica”, mientras que Manuel Collado considera que “la clave es saber hacia dónde vamos, cuáles son nuestros defectos y saber lo que tenemos que hacer”. Por último, Jesús Caballero apuntó varias medidas para reflotar intramuros, como rebajar el IBI, ayudas a la rehabilitación de viviendas, poner en valor los solares municipales o multar a los propietarios de viviendas vacías para evitar la especulación urbanística.

El segundo ciclo de La Ruina del Mes arrancará el próximo octubre y está previsto que participen nuevas y más amplias voces para que aglutinen a otros sectores.