Jerez

“Nadie me va a devolver a Marcos, pero queremos evitar más muertes en el trabajo”

La pareja del operario fallecido en la Azucarera de Jerez recoge firmas para derogar la reforma laboral. "Detrás de cada accidente laboral hay una tragedia en una familia"

La pareja del operario fallecido el pasado 30 de diciembre en la Azucarera de Jerez, Noelia Gallardo, ha iniciado una recogida de firmas que pretende llevar a las instituciones para derogar la última reforma laboral. Marcos Morales llevaba cinco años con contratos eventuales, explica Gallardo.

“Empezó a trabajar el 2 de diciembre. Antes había estado en la temporada, hasta finales de agosto. Estaba muy contento porque, aunque estaba cubriendo una baja por paternidad, sentía que contaban más con él. Era una persona entregada, con formación, y sentía que se estaba viendo el trabajo realizado, porque es muy complicado entrar en una empresa tan grande”, indica la ex pareja.

Marcos Morales contaba con un grado medio en Electricidad y un grado superior en Robótica. Cuando ocurrió el accidente, era encargado del mantenimiento. La cinta que unía el silo del azúcar con la envasadora había dejado de funcionar. El equipo pesaba varias toneladas. Se le vino encima mientras arreglaba y los efectivos médicos no pudieron más que certificar su muerte cuando llegaron.

A sus 41 años, apenas había conocido la estabilidad laboral. Había trabajado como electricista por cuenta propia y como técnico informático para una fundación. Su ilusión estaba entonces en la planta de Azucarera. “Yo no sé hasta qué punto, cuando vas rotando de departamento, hay una formación exhaustiva para que conozcas al 100% lo que tienes que hacer. Por mucha formación previa que tengas, esa formación sobre la reparación que vas a hacer y la seguridad deben ser un continuo. Nadie me va a devolver a Marcos, pero trabajemos por evitar más muertes en el trabajo. La gente sale cada día a ganarse la vida, no a perderla”.

Actualmente, el suceso está en manos de Inspección laboral y de un juzgado. “De Azucarera no voy a hablar mal, pero mi pareja ha perdido la vida ahí. Todos tenemos que saber qué ha pasado. Porque detrás de cada accidente hay una familia, una tragedia, y los que estamos aquí somos los que sufrimos la pérdida”.

Marcos Morales, que era guitarrista de The Shooters, un grupo musical de Jerez, era una persona muy conocida en diversos ámbitos de la sociedad jerezana. Por eso, aunque no se haya concretado, el deseo de la gente que le quería es el de rendirle un homenaje en el que participe su banda y otras con las que tocaba Marcos. Pero, el mayor homenaje hasta el momento, es la recogida de firmas.

Lo más frágil en una fábrica es la persona. Necesitamos las firmas para presentarlas donde haga falta”, remacha Gallardo.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *