La RotondaEdición Jerez

Municipales de 2019 en Jerez: hagan sus apuestas

En la bisagra del mandato, los distintos grupos políticos de la ciudad trazan ya sus estrategias y perfilan sus posibles cabezas de cartel con vistas a la contienda electoral de dentro de 24 meses. Solo hay una certeza: todo puede pasar.

En la bisagra del mandato, los grupos políticos de la ciudad trazan ya sus estrategias y perfilan sus posibles cabezas de cartel con vistas a la contienda electoral de dentro de 24 meses. Solo hay una certeza: todo puede pasar.

En el momento en el que se alcanza el ecuador del mandato las fuerzas políticas en la ciudad empiezan a tomar posiciones y a pensar ya en el horizonte de mayo de 2019. El intrincado tablero político que dejaron las elecciones municipales de hace dos años no sólo es probable que se reedite dentro de 24 meses, sino que incluso aún se retuerza más a la vista de los movimientos estratégicos internos que ya se están produciendo. Al margen de la escenificación de la escisión de Podemos con su confluencia en los pasados comicios locales, simbolizada por la dimisión de Ángel Cardiel, esa balsa de aceite que siempre parece ser a los ojos de la opinión publicada el PP vive momentos tensos a cuenta del liderazgo del partido en la cuidad y por la necesidad de dilucidar cuando antes quién será el cabeza de cartel electoral en 2019.

Cambio de cromos para la ‘pax popular’

Parece, según ha podido saber lavozdelsur.es —medio al que el partido sigue negando entrevistas a pesar de haber suavizado un tanto las relaciones en estos dos años desde el cambio de gobierno—, que finalmente la exalcaldesa María José García Pelayo accederá a presentarse por quinta vez consecutiva como cabeza de lista por el PP en la ciudad, si bien la idea es que, con los hipotéticos resultados en la mano, dé un paso al lado. Eso, hay que insistir, siempre contando con que se obtuvieran buenos resultados que así lo permitiesen. Ese paso al lado consistiría en ceder la Alcaldía y pasar a Diputación, preferiblemente como presidenta de la institución provincial a partir de 2019 —Teófila no podrá disputarle el puesto a Antonio Sanz, que será reelegido jefe del partido en la provincia—. De esta manera, el Ayuntamiento quedaría en manos de Antonio Saldaña, que al fin vería cumplido su sueño de ser el máximo responsable político de la ciudad y que, al tiempo, es consciente, aunque le pese, de que su ‘jefa’ sigue teniendo mejor cartel e imagen pública que él entre las clases populares de la ciudad. Eso vino a decir en la pasada Feria del Caballo el máximo dirigente andaluz del PP, Juan Manuel Moreno Bonilla, que no titubeó en calificar a Pelayo como “el gran referente del PP en la ciudad”.

Con todo, claro está, no será una empresa fácil llevar a cabo esta carambola que parece ser que satisfaría las aspiraciones de ambos dirigentes políticos del PP, pero lo que sí es vox populi es el hecho de que el partido ha tenido que forzar mucho la máquina para que Pelayo acceda a volver a concurrir como alcaldable. Su cómodo papel como diputada en el Congreso, “donde no tiene iniciativas y, al contrario que Teófila, apenas se relaciona con nadie” —comentan fuentes consultadas—, y el temor a que la corrupción que pudre al PP a nivel nacional terminara por volver a inquietarle, han puesto muy difícil a la dirección provincial del partido convencerla de que accediese para volver a presentarse. Solo esa condición poselectoral lo habría permitido. En paralelo, los populares admiten que pensar en la mayoría absoluta en un escenario político tan atomizado es casi imposible, por lo que depositan sus esperanzas de volver al poder local y provincial en el crecimiento de Ciudadanos.

Mamen seguro, pero…

La resaca de las primarias socialistas no ha agitado demasiado el patio del partido del gobierno, el PSOE. Todo hace indicar que, con vistas al congreso local, habrá pacto de no agresión entre la alcaldesa, Mamen Sánchez, y la secretaria general de la agrupación socialista en Jerez, la también diputada Miriam Alconchel. Dicho pacto consistiría en la renuncia de Sánchez a pugnar por el control orgánico del partido —lo que sin duda le pide el cuerpo— a cambio de mantenerse como el cartel del PSOE en las municipales de mayo de 2019 en Jerez. No obstante, aseguran fuentes socialistas consultadas, todo podría cambiar si la suerte le es esquiva a la actual jefa de los socialistas en la provincia, la sanluqueña y ‘susanista’ Irene García.

Un congreso provincial adverso y un revés del ‘sanchismo’ —que concentra en torno al 40% de los votos en la provincia, a los que hay que sumar la opción de Patxi López—, podría dar alas a Mamen Sánchez para hacerse fuerte y pensar en que podría recibir los apoyos suficientes para desbancar a Alconchel y, por extensión, a su secretaria de Organización, Ainhoa Gil, y a la concejal, diputada y miembro de la ejecutiva regional Isabel Armario, quien ya se postuló por los pasillos como su sucesora. Lo normal, en todo caso, es que Mamen Sánchez se mantenga como candidata a revalidar el cargo dentro de dos años y que cuente con el respaldo de la dirección jerezana en unas hipotéticas primarias. Apoyo que, visto lo visto, tampoco significaría demasiado si uno se atiene a lo sucedido a nivel federal.

Ciudadano Pérez

Antes de entrar en la sopa de letras de la izquierda, izquierda jerezana, hay que apostar porque Carlos Pérez reedite su candidatura al frente de Ciudadanos en Jerez. El ala conservadora del dúo de concejales de la formación naranja tiene el partido controlado y su ‘partner’ de bancada, Mario Rosado, ya dejó claro que su vida en la política tenía fecha de caducidad en este mandato. Son la gran incógnita pues hay quienes pronostican un aumento de concejales en las próximas elecciones —un discurso de perfil bajo y moderado— y otras voces que auguran una bajada. En todo caso, si el PP se mantiene y ellos crecen, el escenario en 2019 quedaría bastante despejado a nivel político durante el siguiente cuatrienio.

La ‘izquierda, izquierda’: todo puede ocurrir, con permiso de Ruiz-Berdejo

En el caso de Ganemos, Izquierda Unida y Podemos, la única certeza en la bisagra del mandato es que todo puede suceder en el próximo año. Por una parte, Ganemos trata de frenar su desintegración tras perder la cuota Podemos, pero sin saber muy bien qué quiere ser de mayor. Como ya publicó lavozdelsur.es, la agrupación de electores ha sido un gran suflé que, de un tiempo a esta parte, parece haber asimilado que, o juega definitivamente el papel que sus electores le dieron —agitador de la ciudad y protagonista de verdaderas propuestas de cambio y transformación—, o no tendrá nada que hacer. Quedaría integrarse en una coalición con Podemos o con Unidos Podemos y esperar a tener su cuota, pero lógicamente sin el peso que la ciudadanía le otorgó en 2015. Por otra parte, el círculo jerezano busca secretario general —¿Ángel Cardiel; José Ignacio Sánchez?— y hasta que no resuelva esa primera ecuación no se planteará avanzar en la estrategia para las municipales.

Al contrario de lo que ya sucede en Izquierda Unida, que desde su coordinador andaluz, Antonio Maíllo, hasta su líder en Jerez, Raúl Ruiz-Berdejo, han dejado claro que no se plegarán a los dictados de Podemos. Berdejo es consciente de que el liderazgo de esa izquierda, digamos, más pura en la ciudad lo abandera él y que, por tanto, estará en condiciones de imponer, al menos, un tratamiento de igual a igual en posibles negociaciones con la formación que a nivel nacional lidera Pablo Iglesias. Además, IU ha logrado posicionarse bien en el Jerez rural, en detrimento del PSOE, y sabe que, a la postre, se trata de un granero de votos que suele ser más decisivo de lo que parece. Sea como fuere, ni IU Jerez se imagina en estos momentos entregada a los brazos de Podemos, ni Berdejo otra cosa que no sea ser alcaldable en 2019. 

Etiquetas
Ver más

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close