Pantallazos

Miki representará a España en Eurovisión

'La venda' es la canción que el catalán interpretará en Tel Aviv el 18 de mayo

“Lo que ere, lo que ere, ere, ere, e”. Quédense con esa frase porque en los próximos meses la van a escuchar mucho. Forma parte de La venda, una canción compuesta por Adriá Salas del grupo La Pegatina con la que Miki representará a España en el Festival de Eurovisión. El catalán dio la sorpresa ayer por la noche al superar en votos a María, que con su canción Muérdeme era la favorita desde el comienzo del proceso de selección. En varias ocasiones la madrileña había manifestado que no quería ir a Eurovisión, entre otros motivos porque este año el Festival se celebra en Israel. Esto y la fiesta que montó Miki en plató con su actuación hicieron que el 34% de los votantes se decantara por su candidatura. María quedó en segunda posición con el 22% de los votos y el dúo de Natalia y Miki quedó en tercer lugar con el 14%.
Lo cierto es que la de Miki fue la actuación más animada en una gala que destacó por las pobres propuestas eurovisivas. Las actuaciones más destacadas fueron la de la gaditana Julia, que aunque su canción no era muy apropiada para el Festival es perfecta como un primer single en su carrera musical; la de Natalia, que es capaz de hacer una buena actuación de una canción que no tiene nada especial: y la de María, con la que el público se volcó. Por el contrario las actuaciones del resto de concursantes pasaron sin pena ni gloria por el escenario. Hasta Famous, que siempre destaca por su entrega y compromiso y era el único que desde un principio se había mostrado encantado con participar en Eurovisión, no pudo hacer nada relevante con el tema que le habían asignado. Entre tanto sopor fue Miki el que se encargó de levantar al público. Volvimos a ver al Miki que interpretó Una lluna a l’aigua (primera vez que se cantó en catalán en OT) en la gala nueve. Misma gala en la que se convirtió en favorito del público gracias a la energía y buen rollo que transmitió.
Ser el elegido para representar a España en Eurovisión el próximo mes de mayo le ha valido a Miki para quitarse la espinita que le quedó con su expulsión de OT. Se quedó a las puertas de la final del talent musical, siendo el último expulsado de la edición. Si por algo destacó su paso por el concurso fue por el uso inclusivo que hace del lenguaje, por su defensa del feminismo, por ser el compañero de María durante la semana de la polémica con la palabra mariconez en una canción de Mecano y por el favoritismo que algunos decían que los profesores tenían hacia él.
Además de todo esto ahora Miki también es el sucesor de Amaia y Alfred. Con él este año pasamos del “Siento que bailo por primera vez” a “La venda ya cayó”. De un dueto a un solo. De una balada romántica a una rumba catalana mezclada con ska. Ahora Miki se tendrá que centrar en la actuación que realizará en Tel Aviv dentro de cuatro meses. Un tiempo en el que tendrá que trabajar sobre todo la puesta en escena, uno de los aspectos que suele ser más criticado en las candidaturas españolas. Anoche Miki se dedicó durante su actuación a pasear por el plató con un grupo de chicas detrás que se encargaban de tocar los instrumentos. Es el momento de ir a más. De saber aprovechar uno de los escenarios más potentes del mundo de la televisión y de la música.
Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *