El dedo en la llaga

Menos ‘hooligans’, más políticos

He discutido mil veces con españolistas sobre el derecho de los catalanes a su cultura y a su lengua. Soy del Barcą, porque recita el fútbol y es más que un club. Y me siento internacionalista y ciudadano de un planeta en el que los que sufren (de verdad) son amplia mayoría.

Si el incendio de las calles de Barcelona fuera la reivindicación de un pueblo oprimido, la movilización de gente que reclama Techo y comida (parafraseando a Juan Miguel Del Castillo Moreno) yo me sentiría solidario. Pero no es el caso

El independentismo se nutre hoy mayoritariamente de esa “burguesía oprimida”, con su patrone Pujol y su banda Pujol-Ferrusola, al frente. En el fondo el problema es que esa burguesía abomina de que su territorio rico conviva con territorios más pobres.

Y luego usan el descontento de jóvenes sin futuro, algunos antisistema (que se movilizarían por cualquier otra causa) y muchos cafres para liarla en la calle. Dicho esto, también hay una parte importante de independentistas respetables. Pero esos nunca serán mayoría.

Que triste lo que estamos viendo y que falso relato de un pueblo “oprimido”. Siéntense y dialoguen. Respetemos el democrático derecho de cada cual a pensar como quiera sin pisotear los derechos del otro

A mi tampoco me gusta esta ESPAÑA que condena a Junqueras y compañía y deja que el torturador Billy el niño ande suelto por la calle.

Señor Torra, deje de comportarse como un hooligan y haga política que para eso le pagan 140.000 euros.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Comentarios

  1. ¿Es este exabrupto visceral lo que usted entiende por un artículo de opinión para ser publicado en un medio que aspire a ser riguroso? ¿Qué es un “españolista”? Porque enfrente de los secesionistas estamos los españoles que defendemos la Nación española, la Democracia y el Estado de Derecho (la Constitución y las Leyes); y en esa dialéctica no cabe la equidistancia, o se está con la Nación española soberana o se está contra ella. ¿Cuál es la cultura y la lengua catalanas que dice usted que se niega? Porque en Cataluña se hablan dos lenguas cooficiales; el español, que es la mayoritaria, pero que está postergada, prohibida, en el sistema educativo y en los organismos oficiales de la Generalidad, aunque es la lengua mayoritaria, la que más catalanes hablan como lengua materna, y el catalán, que goza de absoluta hegemonía en el sistema educativo y en la administración pública mediante leyes coercitivas autonómicas que incumplen sentencias de los tribunales; si alguna lengua está perseguida en Cataluña por los poderes públicos esa es el español y si algunos catalanes tienen sus derechos culturales reprimidos son los catalanes hispanohablantes.
    Que usted se sienta “internacionalista y ciudadano del planeta” es un mero delirio irrelevante porque no existe aún, por fortuna, el Estado Mundial, usted, lo quiera o no, es ciudadano español y si goza de derechos y libertades fundamentales es sólo porque el Estado español es democrático y se los otorga en su Constitución y Leyes; usted es español porque en su DNI y en su pasaporte así lo dice; por mucho que usted se sienta registrador de la propiedad, no lo será hasta que apruebe la oposición correspondiente y le expidan un título oficial que así lo acredite; sólo somos ciudadanos (titulares de derechos y libertades), y no vasallos o esclavos, porque un Estado realmente existente así nos lo garantiza mediante su monopolio legal de la violencia.
    Pretender comparar la injustamente benévola condena a Junqueras y sus compinches por un delito de sedición (es clarísimo que debieron ser condenados por rebelión) y otro de malversación de caudales públicos con la situación de libertad del torturador Billy el Niño, es una burda demagogia ignorante (¿o no?) que insulta a la inteligencia de los lectores. Los delitos cometidos hace 45 años por Billy el Niño, aparte de que están archiprescritos, quedaron exonerados por la Ley de Amnistía de 1977 que tanto reclamó la izquierda de entonces y que fue una de las bases principales de los pactos de la Transición democrática; Ley de Amnistía de la que (con gran escándalo) se beneficiaron muy principalmente los terroristas de ETA, GRAPO y FRAP, entre otros muchos, que estaban en prisión con largas condenas por múltiples asesinatos, y (sin escándalo) todos los exiliados del bando gubernamental de la guerra civil, algunos tan famosos como Carrillo, Líster, la Pasionaria, Alberti, que llegaron a ser diputados a Cortes y que tenían a sus espaldas crímenes mucho más aberrantes que Billy el Niño, lo cual ya es decir mucho.
    Sentado lo anterior, la violencia brutal que estamos presenciando en Cataluña y especialmente en las calles de Barcelona es el estertor final del secesionismo derrotado por la Nación española; esa es la verdadera cara del supuesto pacifismo “gandhista” de los separatistas; ahora es cuando esas imágenes que están dando la vuelta al mundo les están desprestigiando de verdad; es una violencia descontrolada, aunque organizada, pues no tiene una meta alcanzable y lo saben; es la violencia de la desesperación de quienes no aceptan su derrota. Esa violencia se agotará en sí misma, salvo que el Estado decida intervenir mucho más contundentemente y la aniquile mañana mismo.
    Sólo acierta usted en una cosa; el secesionismo sólo sirve a los intereses egoístas de la burguesía explotadora y corrupta catalana, además de a otros intereses exteriores que desean una España debilitada. Así que vaya papelón que está haciendo la izquierda cateta española apoyando a ese movimiento supremacista e insolidario.
    No hay nada que dialogar con los separatistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *