Cultura

Mejor estar muerto que preso ‘pa toa la vida’ en el Penal de El Puerto

'El Penal: rostro y alma de un mito' es una producción de Relatoras Producciones paraa el Foro por la Memoria de El Puerto y recoge la historia de la cárcel y sus presos desde la Segunda República a la Transición

“¡Esto no es una prisión, esto es un penal!”. El de El Puerto fue mucho más, el “mal del mal” donde el hambre, las enfermedades, el hacinamiento y las torturas castigaron a cientos de hombres encarcelados por sus ideas políticas. El Penal: rostro y alma del mito recoge el ingente trabajo del Foro por la Memoria de El Puerto por la recuperación y reconocimiento de todos los presos políticos que pasaron por ese bastión de la represión franquista.

Con una mirada profunda e inédita, el documental convierte al Penal en uno más de los protagonistas, buceando en su historia desde la Segunda República hasta la Transición. Testimonios de expertos historiadores, como Diego Caro o Domingo Teijeiro, profesionales de distintos ámbito, como el antropólogo Juan Manuel Guijo o la abogada de la Querella Argentina, Ana Messuti, de presos históricos y de familiares de presos republicanos revelan cómo el Penal de El Puerto se convirtió en uno de los centros de detención más importantes del franquismo y cómo el Golpe de Estado y la represión del Régimen azotaron a El Puerto de Santa María y sus gentes.

 

El documental retrata esa triste historia de convivencia del Penal con la ciudad desde el  gobierno cedista de la República, que encarceló a los principales líderes del movimiento obrero portuense y a figuras nacionales como Lluís Companys.

A partir del 18 de Julio de 1936, su carácter de símbolo franquista lo convertiría en epicentro de dolor y muerte para El Puerto, pues, no en vano, serían los portuenses los primeros en ser encarcelados y fusilados un mes más tarde en las tapias del cementerio, como cuentan Rafael Gómez y Paco Artola, hijos de portuenses asesinados.

Castigos, rutinas y represión desentrañan la crueldad y arbitrariedad característica del Penal que continuó en el tardofranquismo, tal como explican los militantes antifranquistas que se enfrentaron al Régimen mediante la lucha armada  (ETA VI LCR y FRAP) y quedaron en libertad por la  Ley de Amnistía. Una ley, que en el Penal dejó en libertad al último de los condenados a muerte en septiembre de 1975, Vladimiro Fernandez Tovar que abandonó la prisión en 1977.

El Penal es también la voz de una desolación y un silencio: el de las familias a las que, la sociedad primero y la historia más tarde, les volvió la espalda, como a Lucía, Francisco o Pilar.

Con todo, la esperanza tiene un importante protagonismo en la cinta al narrar la resistencia y la solidaridad que se fueron fraguando en las entrañas de la propia Institución, con voces tan importantes como las del histórico socialista Ramón Rubial.

El Penal: rostro y alma del mito es un documental valiente que busca en el pasado las claves para la reparación y recuperación de los presos y para la consecución de una sociedad más democrática y justa.

La cinta es una producción de Relatoras Producciones para el Foro por la Memoria de El Puerto. La productora ya tiene experiencia en este tipo de documentales pues, no obstante, nació con su trabajo Las víctimas sin llanto, que recogía la represión a la que fueron sometidas durante años las mujeres de los vencidos en la Guerra Civil. El estreno será el próximo 6 de octubre en el Teatro Pedro Muñoz Seca de El Puerto de Santa María.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.