Cultura

Más de 15.000 personas vibran en la segunda edición del Brota Música

El festival sostenible de Rota volvió a causar un bajo impacto medioambiental y dio muestras de su solidaridad cuando El Canijo de Jerez subió a migrantes a cantar con él

La segunda edición de Brota Música, el festival sostenible y solidario celebrado los pasados 9 y 10 de agosto en Rota (Cádiz), ha superado todas las expectativas, rozando la cifra de los 15.000 asistentes entre ambas jornadas y logrando preservar el entorno natural en el que se desarrolla.

Junto a los multitudinarios directos de Mala Rodríguez, SFDK, El Canijo de Jerez o Macaco, Brota Música ha incluido en su plantilla de trabajadores a 9 de los refugiados que llegaron a España a bordo del Aquarius, y ha invitado a otros 50 a disfrutar de la cita como público, con el objeto de favorecer su inclusión social. Todo ello ha sido posible tras el acuerdo suscrito por la productora responsable del festival, Tritón Livefun, y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

Para el recuerdo quedará el momento en el que varios de los migrantes subieron al escenario durante la actuación de El Canijo de Jerez, en la velada del sábado, participando en la interpretación en directo del tema ‘Todos somos refugiados’. Una canción compuesta por el artista jerezano, que formará parte de un documental sobre la situación de estos refugiados en nuestro país y cuyos derechos han sido cedidos a la causa de forma gratuita.

En tan solo dos ediciones, Brota Música ha conseguido posicionarse como un referente en cuanto a festivales veraniegos se refiere, conjugando una potente oferta musical, un entorno natural privilegiado y una vertiente sostenible y solidaria que ha contagiado al numeroso público que desfiló por sus instalaciones, ubicadas en el Estadio Municipal Alcalde Navarro Flores de Rota. 

Un festival sin apenas impacto medioambiental

Uno de los puntos fuertes del Brota Música es la sostenibilidad, aspecto más que importante dado el emplazamiento especialmente sensible en el que se desarrolla. El mayor logro conseguido en esta segunda edición ha sido de nuevo el leve impacto ambiental sufrido por el entorno natural.

Gracias a la colaboración de los asistentes, y al trabajo llevado a cabo por los operarios de limpieza del festival, tanto las playas como los pinares adyacentes han permanecido en perfecto estado durante todo el fin de semana. Junto a ello, mediante el plan de recogida selectiva, se ha conseguido recuperar aproximadamente una tonelada de envases y otra de vidrio, con los beneficios ambientales que esto supone.

Otro hecho destacable ha sido la convivencia de las personas que se encontraban pernoctando en el espacio habilitado para acampar con una familia de camaleones, especie autóctona de la zona, que ha estado a salvo durante todo el fin de semana gracias al resguardo brindado por sistemas de protección proporcionados por la asociación Base Natural de Rota.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *