Jerez

Mariano y la campaña electoral más larga del mundo

El presidente del Gobierno visita Jerez para apoyar a una treintena de candidatos a la Alcaldía para 2019 e iniciar el camino hacia las municipales

El tour de Mariano Rajoy por la provincia termina en Jerez, donde muestra su apoyo a los candidatos a la Alcaldía de una treintena de municipios. Pero antes presidió el acto final de la conmemoración del 150 aniversario de Diario de Cádiz o estuvo de visita en El Puerto. Hasta dio un paseo, con Juan Manuel Moreno Bonilla —líder del PP andaluz— por las playas de Cádiz la mañana de este sábado. “Una magnífica forma de comenzar el día”, compartía en su cuenta de Twitter. Luego se desplazó en coche hasta el antiguo convento de San Agustín, unas instalaciones que acoge el primer evento de estas características desde que fueron remodeladas por Zona Franca. Un lugar “simbólico” para el PP, como reconoce el alcaldable jerezano Antonio Saldaña, quien ejerce como anfitrión ante la visita de altos cargos del partido.

Fuera, a unos metros de la puerta principal, por donde accede Rajoy junto a la ministra Fátima Báñez y el líder de los populares andaluces, el citado Moreno Bonilla, un grupo de pensionistas recibe al presidente del Gobierno con gritos de “manos arriba esto es un atraco” y pancartas con lemas como “stop corrupción” o pidiendo “mejor gestión de los servicios públicos”. A la salida se escuchan varios “Rajoy dimisión” que simpatizantes del partido acallan gritando “presidente, presidente”.

El acceso a San Agustín se realiza por la puerta lateral, por la calle Conde de Bayona, donde los periodistas se tienen que identificar para obtener la acreditación solicitada anteriormente y enseñar los bolsos y mochilas antes de entrar en el edificio. La zona habilitada para la prensa se encuentra en la primera planta, en una habitación con un plasma desde el que se ve el acto que se está desarrollando a pocos metros, en un escenario que tiene una pantalla gigante en la parte trasera. Ahí se proyecta un vídeo que dice que el PP es “un partido con corazón”. “Nos duele cuando el partido sufre”, continúa una voz en off femenina, que señala que “el futuro está en nuestras manos porque nos apasionan el camino, los retos, la gente”.

Mariano Rajoy, con líderes del partido como Antonio Sanz, Juan Manuel Moreno y los jerezanos Antonio Saldaña y María José García-Pelayo, en el escenario. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

La escenografía busca en todo momento apelar a las emociones, a los sentimientos de sus militantes y simpatizantes, que está perdiendo según los últimos sondeos. “Tenemos la libertad por bandera y una bandera en libertad”, continúa diciendo el vídeo, momento en el que aparece la rojigualda, que arranca la primera ovación de la jornada. “Ser alcalde de tu pueblo o ciudad es una responsabilidad muy importante y es un orgullo”, dice Mariano Rajoy al comienzo de su intervención en Jerez. Esta vez no hay juego de palabras —”es el vecino el que elige el alcalde…”—. Pocos guiños más hace a la ciudad o a la provincia de Cádiz durante su discurso —más allá de prometer que se va a “modernizar” la línea Algeciras-Bodadilla y que se duplicará la N-340 entre Tarifa y Algeciras—, en el que habla de la disolución de ETA o de Cataluña.

Una treintena de candidatos a la Alcaldía del PP están sentados en el escenario. Apenas se cuentan cinco mujeres. Una de ellas, Auxiliadora Izquierdo, quien será cabeza de cartel en Rota, inicia las intervenciones. “Sentido común, responsabilidad, trabajo, soluciones, es lo que la gente quiere y lo que tenemos la gente del PP”, dice, para luego apelar a la difusión de la labor del partido en redes sociales: “Tenemos que compartir, retuitear, hacernos un selfie y hacerlo viral… que todo el mundo se entere”. “Sintámonos orgullosos de lo que somos”, señala.

La extensa ronda de intervenciones —hablan ocho personas antes de que lo haga Rajoy— la continúa José Loaiza, quien fuera alcalde de San Fernando y presidente de Diputación, que volverá a ser el candidato en 2019, y quien apenas dedica un minuto para dirigirse al público congregado en San Agustín. “Solo voy a decir una cosa, quiero volver a ser alcalde y necesito de vuestra ayuda. Nuestro partido es el más grande porque estáis vosotros”. José Ortiz, alcalde de Vejer, se explaya más. “Tenemos que dar la cara en cualquier sitio. Hay que dar la cara, para que nos la partan o para que nos den un beso, pero siempre hay que dar la cara porque somos el PP”, dice. ¿Un dardo envenenado a algún compañero de partido? Luego, Ortiz dice que a los cargos del PP “nadie nos da lecciones, porque hemos sacado a España de la crisis, hemos garantizado las pensiones…”. “Queremos más Rajoy. Os necesitamos a todos. Somos los mejores. A ganar”, termina, dejando claro que la campaña electoral ya ha empezado un año antes de que se abran las urnas.

Los pensionistas protestan en la puerta del convento de San Agustín. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

Juan José, Juancho, Ortiz, quien coge el testigo de Teófila Martínez en Cádiz —uno de los bastiones del PP hasta que perdió la Alcaldía en 2015 después de 20 años—, pide el “apoyo” de los votantes y asegura que el PP es “un partido de gestión, sin demagogia, sin sectarismo, que gestiona eficazmente los servicios sociales”. José Ignacio Landaluce, alcalde de Algeciras, es el más efusivo. “Venimos con las manos limpias y cuando terminemos de gestionar seguiremos con las manos limpias”, dice prácticamente a gritos. “Esto es el PP, gente trabajadora, pero gente con corazón, gente que sabe lo que es comprometerse con su tierra…”, estaba diciendo cuando le interrumpe el himno del PP, que suena por megafonía para recibir a Rajoy, Moreno y Báñez. Luego continúa Landaluce: “El PP está con la gente sencilla, la que sufre, la que pasa problemas”.

El anfitrión Antonio Saldaña es el siguiente. Y habla de dos cosas: “El PP y nuestra gente; y Jerez y nuestra gente”, lo que para él son “dos pilares fundamentales”. Aunque la frase que más repite es una del astrónomo italiano Galileo Galilei —“Eppur si muove”, que significa “y sin embargo, se mueve”—, al que llega a comparar con cargos del partido que han sido fieles a sus ideas —como lo fue Galileo cuando descubrió que la Tierra giraba alrededor del Sol y no al revés—. “María José García-Pelayo, la mejor alcaldesa que ha tenido, tiene y que tendrá Jerez”, comienza Saldaña, para luego matizar —“he dicho alcaldesa”—, “tuvo que enfrentarse a la maquinaria mediática y social de los más radicales”, señala en relación a su posible vinculación con la trama Gürtel, de la que salió absuelta. “Una persona justa como María José no tenía que pasar por eso, Ella dijo Eppur si muove”.

Luego vuelve a comparar —ya lo hizo en su presentación como candidato a la Alcaldía— a los políticos del PP con el vino del Marco. “El vino de jerez es fiable, no da sorpresas, siempre mantiene la misma calidad y nunca defrauda a quien lo elige”, señala en su paralelismo, antes de dar paso al presidente de los populares gaditanos y delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, quien define a Saldaña como un “poeta”. “Nos ha emocionado a todos”. Sanz presume de la bajada del paro en la provincia —“hemos recuperado 51.300 de los empleos que se perdieron con la crisis”—, saca pecho por el último contrato conseguido por Navantia para construir corbetas para Arabia Saudí —“cuando llegamos al Gobierno había cero horas de jornadas de trabajo y ahora hay siete millones de horas de cargas de trabajo”— y da las gracias al Gobierno por arreglar playas de la provincia.

Juan Manuel Moreno Bonilla elogia a Saldaña —“es un hombre de verbo fácil y mucha solvencia, no solo intelectual, sino a la hora de arreglar problemas”—, a Juancho Ortiz —”qué falta hace que en Cádiz te tengamos de alcalde y dejemos atrás a Podemos y compañía”— y apoya al concejal gaditano Ignacio Romaní —“ser del PP no es fácil”—, cuyo nombre copa titulares desde hace semanas por el supuesto pago al director de su tesis cuando gestionaba Aguas de Cádiz. “Nunca se llega al final del viaje si te paras a tirar piedras a cada perro que te ladre”, expone Moreno, quien asegura que se ve como presidente de la Junta de Andalucía, momento en el que “pondremos a Cádiz en el lugar que le corresponde”. “No hay ningún sueño que no podamos alcanzar”, apunta con una frase que podría aparecer en cualquier producto de Mr. Wonderful.

María José García-Pelayo y Teófila Martínez se hacen una foto durante el acto. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

Las primeras palabras de Mariano Rajoy que se escuchan, más de una hora después del inicio del acto, proceden de un breve vídeo que se proyecta antes de que suba al escenario. “Dije que España tenía que crecer y había que crear empleo, hemos creado dos millones puestos de trabajo en cuatro años”; dije que no iba a permitir que España fuera rescatada”; “dije que en España no se congelarían las pensiones, con el Gobierno del PP siempre han subido las pensiones”; “dije que iba a defender la unidad de España costara lo que costara, y aplicamos el artículo 155”, señala en la grabación, donde se intercalan siluetas del presidente mientras hace deporte.

“Gracias a vuestro esfuerzo y vuestra lealtad al PP”, señala Rajoy, claramente influenciado por las últimas encuestas, que hablan de una fuga de votantes, cada vez mayor, a Ciudadanos. “Lo primero que hay que hacer es trabajar, con cercanía, con humildad, escuchar y explicar a la gente lo que pensáis y cual es vuestro proyecto”, aconseja a los candidatos a la Alcaldía que lo escuchan. “El PP es el mayor partido de España, el que tiene más afiliados, mas votantes, el que gobierna, el que ha ganado las tres ultimas elecciones y ganaremos las próximas municipales y también, Juanma, serás el presidente de la Junta de Andalucía”, vaticina un Rajoy que presume de los 40 años de vida del Partido Popular frente a “otros que acaban de llegar” y que critica la “moda de destacar lo que no va bien, pues yo quiero reivindicar el orgullo de ser español y decir que tenemos una de las naciones más importantes del mundo donde hay muchas cosas buenas y pasan muchas cosas mejores”. Una frase marca de la casa.

Mariano Rajoy, rodeado de cargos populares, a su llegada a Jerez. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

El presidente dice que España “ha avanzado mucho en los últimos tiempos y va a avanzar mucho más” y destaca las bondades de los Presupuestos Generales del Estado —“se subirán las pensiones de viudedad en 2019, el salario mínimo, aumenta un 16% la partida dedicada a infraestructuras, hay una apuesta por la España digital…”—, antes de decir que Cataluña “necesita un gobierno ya, que cumpla la ley”. “Tiene que ser para todos, para los que piensen de una manera y para los que piensen de otra manera diferente”, sostiene, para añadir que “lo que hemos visto y lo que hemos escuchado hasta ahora no nos gusta, no es representativo de Cataluña”.

Rajoy también se alegra de la disolución de ETA —“fue derrotada por la sociedad española, por los jueces, por la Policía y por las víctimas del terrorismo”— y hace un atisbo leve de autocrítica cuando asegura: “Hemos tenido momentos mejores y peores, compañeros que no han hecho lo que deberían haber hecho, no somos perfectos como no lo es ninguna obra humana, perfectos solo son los partidos de la oposición”, apunta con sorna. El acto termina diez minutos antes de la una del mediodía, aunque Rajoy no sale de San Agustín hasta pasados 40 minutos de esa hora, después de hacerse infinidad de selfies y fotos de tipo con militantes que lo rodean nada más acabar su discurso. “¿Irá a la Feria?”, se preguntaba más de uno en la puerta del centro de negocios, un tema sobre el que fue interrogado Antonio Saldaña. “Sabemos que el presidente no es muy de feria, nos conformamos con que haya estado en Jerez”. Y ahí acabaron las esperanzas de verlo paseando por el Real. Otro año será.

 

Etiquetas
Ver más

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close