CádizCarnavalEdición Cádiz

Manolo Cornejo, Antifaz de Oro a título póstumo

El director de la chirigota del ‘Love’, conocido popularmente como ‘Don Adolfo’, será propuesto para recibir el galardón, teniendo que ser aprobado por la propia Asamblea.

El director de la chirigota del ‘Love’, conocido popularmente como ‘Don Adolfo’, será propuesto para recibir el galardón, teniendo que ser aprobado por la propia Asamblea.

Tras el fallecimiento el pasado mes de septiembre de Manuel Cornejo Aragón, director de la chirigota del Love y baluarte de la fiesta carnavalesca, muchos ya piensan en poder realizarle un homenaje. A los pocos días de la triste noticia, desde su barrio de Puntales, sus propios vecinos ya comenzaron a impulsar el nombramiento de una calle para el gaditano como reconocimiento de su trayectoria. No es el único caso, ya que desde varias instituciones se contempla la posibilidad de realizar un acto que realce la figura del chirigotero y lo que coloque en su lugar en la historia.

De hecho, en estos días, su chirigota, que desde hace un año no participa en el Concurso de Agrupaciones, ha decido volver a reunirse al completo para poner en marcha una nueva aventura pero en formato callejero. Los Salsaborios es la agrupación que sigue la estela que el año pasado emprendieran con Los Pop-Jackson, pero este año ha sido distinto, según comentan desde la agrupación. Así, antiguos componentes y algunos que han crecido bajo el abrigo de la dirección de Manolo Cornejo, el mítico Don Adolfo de la Una chirigota con clase, están volviendo a los ensayos a recordar los momentos mágicos de su más de 30 años de trayectoria. No es de extrañar, por tanto, que la chirigota, al igual que ha ocurrido con otros grupos, pueda participar como antología abriendo alguna de las funciones del Gran Teatro Falla. Algo que sería, no solo un homenaje para Cornejo, sino para toda la chirigota del Love y, por extensión, para todos los chirigoteros.

Reconocimiento

Para realizar una acto que verdaderamente pueda hacer justicia a la trayectoria de un autor o un componente, se instauró la distinción del Antifaz de Oro. Una insignia que tiene su propia asamblea, compuesta por una junta directiva y que la integran todo ese selecto club que posee el laureado símbolo en su solapa. Para obtenerlo, amén de cumplir más de 25 años en la fiesta, es necesario alcanzar una puntuación que se da al haber conseguido premios y alcanzado finales, amén de los años como particpante. Precisamente, este baremo  de carnavaleros que tiene su currículum carnavalesco encima de la mesa de Asamblea, hace que muchos autores y/o componentes no tengan todavía el Antifaz, incluso que han fenecido sin serle otorgado tales honores.

No obstante, siempre hay lugar para la reparación de la memoria histórica carnavalesca. Este puede llegar a ser el caso de Manolo Cornejo, que si bien cumple el requisito principal, más de 25 años en la fiesta, no tiene la puntuación suficiente, según el sistema de la propia institución, o más bien, ha habido otros que han tenido más. Desde su propia chirigota, donde hay varios antifaces (José Luis Ballesteros, Francisco Jiménez o José Armario Formi), han solicitado verbalmente que le sea concedido tal galardón a título póstumo, algo que no es descabellado ya que cumple el requisito principal por el que debe otorgarse el Antifaz de Oro.

Precisamente, en la última asamblea de la entidad se instauró la posibilidad de conceder distinciones a título póstumo en casos muy excepcionales. El presidente de la Asamblea, Antonio Rivas, confirma a lavozdelsur.es que “existe la posibilidad”, pero que deben ser –toda vez que se proponga oficialmente- “los socios los decidan si se le concede o no el Antifaz”. A título personal, Rivas afirma que él estaría por la labor “por trayectoria, por puntuación (tiene 38 puntos) y por las circunstancias tan especial, de no haber caído enfermo seguro que seguiría saliendo con su chirigota”. Así las cosas, el presidente de Antifaces reconoce que sería “una forma muy bonita de conmemorar nuestro 50 aniversario, abriendo esta posibilidad a gente que ha hecho tanto por el Carnaval”.

Trayectoria

Manolo Cornejo debutó en 1984 con Los Indiotas, una chirigota creada por Nandi Villegas, hijo del célebre comparsista, y que aglutinó componentes del propio barrio de Puntales. Fue su primer año y su primera final, ya que la agrupación obtuvo el quinto puesto. No ocurriría los mismo al año siguiente con Los Diablillos Salvajes del Caribe, aunque a partir de esta chirigota comenzó a ser el director de la misma. El primer pelotazo oficial que daría su chirigota Las momias de güete pa jugá los niños, aunque vinculado a ellos, en esta agrupación no estuvo presente en el Concurso.

La espinita se la quitaría varias años después, tras no pasar a la final desde el 87, con Los Príncipes Encantados, que en 1991 conseguiría el primer premio. Hasta que llegaría la agrupación que le diera su sobrenombre y que recorriera toda España representando el arte y el ingenio gaditano: Una chirigota con clase. Ahí nació la figura del maestro ‘Don Adolfo’ y que le ha acompañado, como se puede demostrar, hasta después de su fallecimiento. Los Juancojones, Ojú ya saltó el levante, ¡Ay qué malito estoy y qué poquito me quejo fueron el resto de sus primeros premios, junto a Los Puretas del Caribe, completando una trayectoria de éxito indiscutible.

Sumando finales, un total de 16 y primeros premios, seis y con 30 años de participación en la fiesta, Manuel Cornejo podría recibir el año próximo el Antifaz de Oro a título póstumo, si finalmente sale adelante la solicitud de su chirigota, que ha está siendo apoyada por un buen número de miembros de la Asamblea Honoraria de los Antifaces de Oro.   

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *