CulturaMúsicaEdición Cádiz

Los raperos atípicos gaditanos cumplen 10 años: críticas callejeras con forma de ‘dubmancero’

La gestión de Téofila Martínez, la crisis, el racismo o la deuda son algunas de las cuestiones que la F.R.A.C convierte en temas musicales tomando la métrica y el estilo de los romanceros de Carnaval y la música 'dub' o el 'reggae' entre otras

Casi que no existe un estilo para definir lo que hacen los componentes de la Fundación de Raperos Atípicos de Cádiz (F.R.A.C). “Dub, dance hall, reggae, rap”, explican Karim Chef y Pareja Deep Sound, pero todo desde la perspectiva gaditana. Porque hablar de rimas, ingenio y flow en Cádiz es hablar del romancero callejero, ese que cuenta una historia con un tablón, la métrica del romance y consigue sacar al público sonrisas o carcajadas. Con ese poso de historia que tienen los componentes de la F.R.A.C, su estilo como dicen ellos es el dubmancero, “un romancero todo el año y en cualquier sitio para el que no necesitaríamos ni música”. Pero vaya si la tienen. Y casi que reconocibles. Porque después de diez años, la F.R.A.C es un universo propio e identificable en la música y en el mundo de la autogestión.

De izquierdas, de barrio, del pueblo y cada vez más entusiasmados con el norte de España, sobre todo con el País Vasco y Cataluña, por su conciencia en la autogestión, la plaza Cruz Verde, se antoja el lugar más auténtico para hablar con Karim y Pareja de su trayectoria y de su proyecto que ha resistido aunque Sigamos sin un duro, como dice su último tema. “La F.R.A.C resiste porque nosotros queremos. Somos un proyecto de autogestión: no tenemos una agencia ni productores que nos digan qué tenemos que hacer ni nadie que nos marque el camino. Nosotros decidimos qué sacamos, cuándo, en qué formato, cómo y dónde hay que tocar”. La otra cara de la moneda de esta libertad es la precariedad. “Cada uno mide el éxito como quiere. Nosotros no queremos hacernos ricos ni famosos. Estamos en 2º B y nos gusta estar aquí pero las condiciones son realmente precarias. Nos gustaría una 2º B más consistente como ocurre en el País Vasco y en Cataluña”. Allí, han dado casi 50 conciertos. “Tienen la madurez y los recursos para entender la autogestión y ofrecer condiciones dignas para los músicos. Aquí, das un presupuesto y se echan las manos a la cabeza pero viene una empresa y les abren las puertas”.

Karim declara sin pelos en la lengua que “hay una decepción clara y profunda con este equipo de gobierno”. Él, que formó parte de la candidatura de Ganar Cádiz en común, denuncia que no hay una apuesta por cuidar a los músicos locales o por no incluir el Plan Director de Cultura una agencia municipal de músicos como constaba en el programa de esta formación política. En todo caso, ambos insisten en que es un problema de Andalucía ampliamente superado en Cataluña. “Allí, según el sindicato de músicos, el sueldo mínimo de un evento es 114 euros por cabeza. Aquí es impensable”. Así que de mayo a septiembre aprovechan todo lo que les salga porque de octubre a abril, llega la sequía.

En el norte se sienten queridos y valorados. “Se saben nuestras letras o nos preguntan expresiones”. El fenómeno de la edad es otro aspecto que destacan. “En Andalucía, nuestro público es mayor de 30; en el País Vasco, menores de 30 y en Cataluña, vienen a vernos chavales de 18 o 19 años”. Jóvenes a los que les gusta el carnaval, gente del sector independentista y público andaluz. Son muy seguidos por la CUP y Eduardo Cáliz, el jerezano de la formación independentista, “es amigo nuestro desde hace años”. Hasta Anna Gabriel, la cara más visible de la CUP, ha llevado su camiseta. “Somos de izquierda, no hace falta que lo digamos pero no hacemos nada panfletario. Lo nuestro es natural, carnavalesco”. Con respecto a la crisis catalana, son igual de claros: “Estamos a favor del derecho a decidir. Nuestras letras lo dicen. Se podía haber hecho un referéndum y no haber llegado a esto; la estrategia de España ha sido una mierda”. Es más, “entendemos que quieran salir de España. Está atrasada en un montón de aspectos”. Aseguran que el grado de funcionamiento de los barrios es tal, “que son más independientes que una bandera”. A ellos, la de España no les representa “y las agresiones y las faltas de respeto nada más que las vemos en gente que lleva esa bandera”. “¿Por qué no han defendido de igual manera cuando nos han recortado derechos?”, preguntan mientras que de una fachada en el barrio de la Viña cuelga una rojigualda.

En uno de sus últimos temas, ‘Yo no soy racista pero’, participa el cuartetero Ángel Gago

La suya “es la andaluza y la de Cádiz”. Su ciudad, su política y su idiosincrasia han ocupado gran parte de sus letras como Hay que echarla ya, dedicada a la exalcadesa Teófila Martínez por sus palabras sobre “tanto Twitter y tanta opinión”. Otro de sus temas más pegados a la actualidad se refiere a la carta que recibió del ministerio de Montoro el Ayuntamiento de Cádiz sobre la intervención de sus cuentas: La deuda está pagá más que pagá. “Nuestras letras caducan porque recogen la actualidad”, como la de Seguimos sin un duro que es un fiel retrato de la precariedad laboral de su oficio o Yo no soy racista pero, sobre la hipocresía con los inmigrantes y que cuenta con la participación del conocido cuartetero Ángel Gago.

El 29 de diciembre, tienen un concierto en El Pelícano de cierre de estos diez años y a principios del año que viene quieren sacar los seis o siete temas nuevos que tienen que ya tocan en conciertos. “¿Si tenemos miedo por lo que cantamos? No, aunque siempre hemos pensado en que nos iban a dar un toque. En este país meten en la cárcel a raperos pero nadie dice nada de la apología del machismo y el acoso de muchas canciones de la música comercial”.

La FRAC esta formada ahora mismo por Karim Chef, Pareja Deep Sound, DJ Caleta y Anhe aunque por la formación han pasado otros compañeros en sus diez años de historia. Ellos no tienen fans ni groupies. “Nuestra gente son militantes y tienen su carné. Cuando hacemos un tema, les consultamos entre varios nombres para el título. Es un proyecto colaborativo”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *