JerezCultura

Los “quijotes” de la historia de Jerez

La Asociación Cultural Memoria Histórica Jerezana lleva más de 20 años dando a conocer, de manera desinteresada, el pasado de Jerez a través de decenas de publicaciones, libros y colaboraciones en prensa.

La Asociación Cultural Memoria Histórica Jerezana lleva más de 20 años dando a conocer, de manera desinteresada, el pasado de Jerez a través de decenas de publicaciones, libros y colaboraciones en prensa.

Se consideran unos “quijotes”, a veces incomprendidos y otras veces poco valorados, aunque no busquen que los demás les pongan medallas por su trabajo. O más bien por su pasión, porque eso es lo que sienten por la historia de Jerez. José Antonio Cirera, José Ignacio Gómez y Manuel Ramírez son presidente, vicepresidente y secretario, respectivamente, de la Asociación Cultural Memoria Histórica Jerezana, una institución sin ánimo de lucro constituida oficialmente en diciembre de 2002 pero con orígenes que se remontan a los primeros años 90 del pasado siglo.

Recientemente han estrenado sede en la Ronda Muleros, prácticamente frente por frente a la plaza del Carbón. Un pequeño espacio, remozado y adaptado a su principal función que es la de estudiar y profundizar en el pasado histórico de Jerez. Anteriormente la asociación se ubicó en un local cedido por la emisora local Frontera Radio, a través de la cual, cada martes desde hace 24 años, dedican dos horas a hablar del pasado de Jerez en su programa Puerta Real. Pero el colectivo también colabora con Radio Jerez, Onda Jerez y con cualquiera de las instituciones que los reclame.

La asociación la conforman actualmente 17 personas, entre los 52 y los más de 80 años de su socio más veterano, algo que les preocupa porque no ven inquietud entre la gente joven. “La implicación de la juventud debería ser más importante”, considera José Ignacio. “Sólo piensan en los móviles y las maquinitas”, añade Cirera.

A lo largo de toda su historia, la asociación ha publicado una veintena de libros, el último, una primera parte sobre la Guerra Civil en Jerez. “Siete años y miles de horas de trabajo”, apunta Manuel Ramírez, que explica el ingente trabajo de documentación que lleva aparejado cada publicación, a pesar de que ahora las nuevas tecnologías ayudan a sobrellevar mejor este esfuerzo. “Para escribir éste libro hemos tenido que visitar archivos militares de toda España”. Y a pesar de todo esto, de la calidad del trabajo y de la cuidada edición del libro, ninguno verá un céntimo. Prácticamente el ochenta por ciento de lo que cuesta se lo llevará la editorial y el resto, la librería. Y así con todas sus publicaciones. “Si te digo la verdad, para lo que nos íbamos a llevar no nos merece la pena el clavazo que nos iba a meter Hacienda”, señala Manuel. De ahí que se consideren quijotes –“y alguno Sancho Panza”. “Muchas veces tenemos que quitarle horas a la noche”, dice Cirera. “Somos una ONG. Lo que queremos es que se conozca lo que ha pasado Jerez a lo largo de los siglos”, considera José Ignacio.

Es más. Mucho antes de que se hablara de la memoria histórica, la asociación ya había movido cielo y tierra para promover las exhumaciones en la finca del Marrufo y publicado trabajos sobre ello. Y siempre desde una óptica imparcial. “Lo destacamos en cualquier libro. Lo bonito de esta asociación es que hay diferentes puntos de vista, pero en todos nuestros libros siempre escribimos desde la imparcialidad”, cuenta José Ignacio.

Salta la gran pregunta. ¿Les interesa a los jerezanos su pasado? “Desde hace poco vemos un mayor interés”, considera Cirera, que destaca que “esta asociación ha abierto camino a la hora de dar a conocer nuestra historia, porque antes en Jerez las conferencias que se hacían eran muy académicas”. Así, desde colegios a centros de mayores, pasando por asociaciones de vecinos, peñas flamencas, hermandades, o tabancos han acogido conferencias de los miembros de la Asociación Cultural Memoria Histórica Jerezana.

Ahora, su nueva sede les permitirá atender a todos aquellos que quieran conocer o estudiar la historia de Jerez. Primero tendrán que clasificar todos sus libros y vasta documentación, y una vez lo hayan hecho abrirán en horario de mañana y tarde para atender a cualquier ciudadano que incluso quiera hacerse con cualquiera de sus publicaciones.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.