Política

Los dedos de los pies, a cubierto; y otras anécdotas del pleno de investidura en Jerez

Catorce caras nuevas entre los 27 concejales y concejalas de la corporación municipal, nervios, risas, promesas y juramentos... el antes, el durante y el después de otra sesión extraordinaria e histórica en la política local

Por muy tópico que suene, un día de pleno de investidura y toma de posesión de una nueva corporación municipal es siempre un día histórico para una ciudad. En Jerez lo ha vuelto a ser. Algo cambia, algo se respira diferente en el entorno de la calle Consistorio. Esa mañana las calles de ciudad se ponen antes. Las terrazas de los bares del centro sirven de antesala del salón noble para el último café, entre corbatas, vestidos de gala y cuellos ansiosos por sostener las medallas con el escudo de la ciudad. La sesión extraordinaria de pleno en la que Mamen Sánchez ha vuelto a convertirse en alcaldesa de Jerez por cuatro años más ha servido también para la toma de posesión de muchos nuevos concejales y concejalas, así como para encerrar numerosas anécdotas y detalles que han formado parte del antes, durante y después de un acto institucional que se ha prologando por espacio de hora y media en el Cabildo Viejo de la ciudad.

“Ya estoy más tranquilo, esto siempre pone nervioso”, confesaba, ya aliviado tras tomar posesión, Manuel Méndez, número 3 de Ciudadanos, tesorero de la peña flamenca La Buena Gente y sobrino de La Paquera de Jerez. Para no dar el cante como en 2015, cuando unos aventureros dedos de los pies se le salieron y la imagen dio la vuelta al mundo, Mamen Sánchez activó esta vez un outfit basado en los lunares y unos pantalones acampanados que ocultaban parte de sus pies, otra vez con zapatos descubiertos, pero sin riesgo de fugas. “Puedes sacar los zapatos”, dijo con sorna a los fotoperiodistas que seguían la recta final de la sesión, entre ellos el fotógrafo municipal Manu López Iglesias, autor sin querer de una imagen que hace cuatro años dio la vuelta a España y que esta vez no se repitió.

Besos y abrazos al levantarse la sesión. FOTO: MANU GARCÍA

Pero si sobrevolaba esa imagen, también se recordaba alguna que otra polémica del arranque del pasado mandato, sobre todo a la hora de prometer o jurar el cargo. Esta vez, toda la izquierda prometió, mientras que en el centro derecha y la derecha solo Carlos Pérez, portavoz de Cs, optó por prometer y no jurar sobre la Biblia. En todo caso, hasta 27 veces, tantas como ediles, se escuchó en la sala noble del Cabildo eso de “prometo (o juro) por mi conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de concejal del excelentísimo Ayuntamiento de Jerez, con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado”. Aunque a decir verdad, hubo dos promesas con matices, las de Ángel Cardiel y Raúl Ruiz-Berdejo, ambos miembros de Adelante Jerez. Ambos matizaron ante la audiencia que hacían la “promesa” por “imperativo legal”, y si el primero añadía que también “velaría por el cumplimiento de los derechos humanos”, el segundo, con un brote de varicela que le ha tenido varios días con fiebre, dejaba claro que subía al estrado como “ciudadano partidario de un modelo de estado federal, laico y republicano…”.

Esta vez, a diferencia de 2015, no hubo líos con crucifijos, pese a que el asistente municipal permanecía con uno oculto por si algún concejal lo reclamaba. Hablando de concejalas y concejales, hay muchas novedades en este mandato en la calle Consistorio. No solo hay catorce caras nuevas entre los 27 representantes públicos que conforman el arco político local. O más ediles independientes que nunca (habrá nuevos políticos en el pleno que representan a PSOE, Cs y PP que no están afiliados a esos partidos). También es la primera vez en la historia municipal jerezana que toma posesión una concejala extranjera de nacimiento, es el caso de la boliviana Ana Hérica Ramos, número siete en la lista del PSOE y que, por cierto, también figura como candidata como independiente.

Aspecto del Cabildo Viejo, en la sesión de investidura. FOTO: MANU GARCÍA

Entre los asistentes al pleno de investidura, dos de las tres diputadas en el Congreso jerezanas: la socialista Eva Bravo y la popular (y exalcaldesa) María José García-Pelayo. Mari Carmen Martínez, de Cs, causó baja. También han estado presentes cargos políticos institucionales, como los ex concejales del PP Agustín Muñoz (director general de Protección Civil en Andalucía), Isabel Paredes (delegada territorial de la Consejería de Salud y Familias), y Javier Durá (pendiente de destino en la Junta), y otros como el comisario de Policía, Francisco José García, y el presidente de la Confederación de Empresarios de Cádiz, Javier Sánchez Rojas. “Viva España, viva Andalucía y viva Jerez”, cerraba Antonio Saldaña su intervención, como colofón de la defensa de una candidatura a alcalde que estaba condenada a no salir adelante. Adelante votó a su candidato y Ciudadanos hizo lo propio. “¿Te imaginas que Kika acaba votando a Saldaña?”, dijo alguien en la bancada donde se encontraban algunos de los concejales y concejalas. “Por la jerole”, replicó la aludida.

Hubo risas cada vez que Carmen Collado pronunciaba “Mamen Sánchez Díaz” en el recuento de votos de la investidura (once veces), pues el tono se elevaba y la sonrisa se agrandaba en el rostro de la concejala de mayor edad del pleno: “Fíjate, todo el mundo se pensaba que iba a ser Paco Camas”, escurría el bulto con buen humo. La gente perdía la cuenta de los votos que sumaba Saldaña, pero llegaron los de Carlos Pérez, y Mamen Sánchez puso cara de la alcaldía no se toca. Antes de llegar al momento culminante de la mañana, Olga Fernández y Antonio Lozano fueron una vez más los intrépidos responsables del protocolo municipal, escurriéndose entre las filas para colocar a cada uno en su sitio; los cámaras de Onda Jerez, siempre en su puesto, dieron cobertura a la sesión y grabaron cada una de las papeletas que daba la Alcaldía a Mamen Sánchez.

La dirigente socialista se acordó, ya proclamada otra vez regidora jerezana, de todo su gobierno saliente, “por el esfuerzo y la dedicación”, porque “hemos hecho historia al gobernar esta ciudad con tan solo seis concejales; pocos apostaban por nosotros, pero decidimos que lo haríamos posible”. Y recordó a Santiago Galván, responsable de Economía hasta este pasado viernes y que a la misma hora tomaba posesión como alcalde de Zahara de la Sierra, y hasta a Isabel Armario, que solo acudió a los plenos tras exiliarse en Diputación.

Y con especial emoción, Sánchez dio las gracias “a mi familia; a mi pareja, Wayne, que es mi cómplice, mi apoyo, mi amor, para que pueda hacer bien mi trabajo de alcaldesa, aunque él tenga que renunciar a muchas cosas; a Naiara, mi pequeña, que cada vez me exige más tiempo, pero a la que estamos intentando educar en ser generosa y poner parte de su vida a disposición de los demás”. Con su padre convaleciente y, por tanto, ausente del pleno, la alcaldesa también hizo extensivo el agradecimiento al resto de su familia porque “están ahí para darme todo lo que necesito en el momento en el que lo necesito, emocionalmente son muy importantes para poder afrontar todo lo que tenemos”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *