OpiniónMarca ACME

Los 280 caracteres de Pelayo

Ahora, el presidente provincial del partido, Antonio Sanz, adalid de la comunicación digital de todos los concejales, ha venido a confirmar mis sospechas.

El PP quiere que María José García-Pelayo sea una persona más digital. No puede ser que la concejala-diputada no tenga twitter. No estar en redes sociales es casi un pecado, un atentando contra el desarrollo, así no se va a ningún sitio hoy en día. ¿Cabezonería, esnobismo, desinterés? Lo cierto es que el PP le ha dicho basta a Pelayo. Miren Donald Trump, cómo gobierna todo un presidente de los Estados Unidos, a golpe de twitter. Y sin cortarse, eh, sin cortarse, si un país es un shit hole, pues se dice. ¿Y por qué privar al universo de sus discusiones con Melania? Así que, nada, nada, una concejala-diputada de una ciudad media no puede mantenerse por más tiempo al margen de la comunicación en 280 caracteres (140 para los puristas); del progreso, en definitiva.

Yo, la verdad, ya andaba detrás del tema. El otro día en la cola de la pescadería oí lo siguiente: “¿y esta muchacha cuándo va a tener twitter?”, pregunta de una señora indignada que hablaba por el móvil para toda la parroquia; “yo, la verdad, de este asunto no tengo una opinión formada y me gustaría saber qué piensa al respecto esta mujer”, decía en la barra del bar otro día un señor de cierta edad momentos antes de pedir “unas aceitunitas” para acompañar la cerveza, como está mandao, por otra parte. En realidad, nunca supe si se referían a Pelayo, a la del 2ºB o a una cuñada zurda, pero me lo imaginaba, había algo en la pulsión interior de la sociedad jerezana que me decía que era ‘lo de Pelayo’. Ahora, el presidente provincial del partido, Antonio Sanz, adalid de la comunicación digital de todos los concejales, ha venido a confirmar mis sospechas.

De hecho, posiblemente este es uno de los motivos por los que Pelayo no ha sido confirmada todavía como candidata del partido a la alcaldía de Jerez, el PP no puede tener una candidata sin twitter –entre otras cosas porque así es difícil participar en los debates ‘on line’ que el partido quiere abrir a los militantes, según ha avanzado el propio Sanz- así que Pelayo verá, o cesa en su incomprensible actitud y se sube al carro tecnológico o se va a ver apeada de una candidatura para la que, en lo que se mantenga como persona cuasi analógica, ciertamente no da el perfil requerido por su formación política, en absoluto. 

Etiquetas
Ver más

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close