Política

“Llamazares sabe que no se puede estar en dos partidos a la vez y no estar loco”

Antonio Maíllo, coordinador andaluz de IU, espera que las elecciones municipales sirvan a la izquierda para reponerse del varapalo recibido el pasado 2D

Antonio Maíllo (Lucena, 1966) nos recibe en en su despacho del Parlamento de Andalucía. Se le nota cansado después de una larga campaña electoral, que no ha cumplido los objetivos marcados por Adelante Andalucía, la confluencia de Podemos, IU y fuerzas andalucistas con la que querían derrotar a Susana Díaz y evitar que el cambio viniera por la derecha, como así ha sido. A pesar de no haber cumplido los objetivos políticos, el coordinador andaluz de IU defiende el espacio de confluencia como un proyecto de construcción de futuro, más allá de lo estrictamente electoral. Su próximo objetivo serán las grandes ciudades, en las elecciones municipales de mayo, donde el poder municipal de IU será clave para un buen resultado electoral de Adelante Andalucía.

¿Ha hecho IU ya la digestión de los resultados electorales?

Todos los resultados tienen que ser digeridos, otra cosa es con digestión fácil o más complicada. Esta reflexión política tiene que sentar las bases de expectativa de cara a unas elecciones municipales que se van a convertir en unas elecciones muy ideológicas.

¿Qué ha fallado?

Eso es lo que estamos trabajando, ver por qué la gente se nos ha quedado en la abstención. Se ha visto que parte de ese voto de apoyo, que se ha ido a la abstención, ya se nos fue en 2016 cuando nos presentamos con Unidos Podemos, en torno a 200.000 votos. Lo que tenemos que detectar es por qué la gente no nos ha apoyado, al igual que por qué gente que detestaba el Gobierno de Susana Díaz con Ciudadanos tampoco ha dado el salto a Adelante Andalucía.

¿Puede ser que haya ganado el voto antisusanista y Adelante Andalucía no representara una clara opción de cambio?

Lo que ha ganado es que el marco de unas elecciones andaluzas no se ha hecho sobre el debate andaluz, sino sobre el debate español y, sobre todo, catalán. Ese marco nos ha perjudicado profundamente.

¿Por qué Adelante Andalucía no ha conseguido atraer a los electores descontentos con el PSOE?

Esto no se consigue en la campaña. Yo creo que hay un sector en el campo de la izquierda que se sitúa en profundas dudas con respeto al debate catalán. Y eso hay que asumirlo, por lo tanto habrá que hacer escucha y pedagogía. Lo que sí es objetivo es que nos ha perjudicado que el debate haya sido en clave catalana a quienes hemos reivindicado el espacio andaluz.

¿Se va a reeditar la confluencia en las municipales?

Lo tenemos claro. El espacio de Adelante Andalucía se consolida y la base que tiene es la perdurabilidad. ¿Quién habría gestionado en un escenario de fragmentación el 3 de diciembre? Ahora nos encontramos con un bloque que tiene un suelo electoral del 17% que equivale al techo histórico de Izquierda Unida, pero la confluencia es para transcender lo que ha representado IU.

¿Tiene sentido una fórmula electoral que hace que las fuerzas del cambio pierdan representación elección tras elección?

¿Pero la confluencia es un concepto meramente electoral o la construcción de un bloque de la gente que padece la crisis? Es decir, al final, a la gente que coincide en la parada de un desahucio, en la lucha del convenio colectivo, de las kellys que ganan conflictos a sus empresas, ¿lo sitúas en un marco electoral en un marco social? Lo electoral es la respuesta a la unidad en el espacio social, no al contrario.

¿Quién falla en la confluencia: los votantes de Podemos o de IU?

Cuidado. Yo creo que es un error plantear que la gente falla, fallamos los que no hemos sido capaces de persuadir. Antes de crear Adelante Andalucía, el espacio ya estaba desfondado. Sabemos que había votantes de IU y de Podemos que no votarían un espacio de unidad, pero también sabemos que si hubiésemos ido por separado habría habido mucha gente que no hubiera ido a votar a un espacio fragmentado. La unidad es el único camino que tenemos las clases populares para organizarnos, los demás tienen consejos de administración, patrimonio dinerario y muchos medios de comunicación.

¿Ha muerto el 4D y el 28F como relato épico movilizador de la izquierda andaluza?

Tenemos casi 600.000 andaluces y andaluzas que han apoyado ese relato. Cuidado con construir un discurso de derrota. A mí me parece que situar en un escenario de proyección a VOX, de lo que no es todavía, es un error, es hinchar al monstruo. Al monstruo hay que sacarlo de la madriguera, para que lo vean, para que se airee y veamos las propuestas que tienen y combatirlas. Es un momento de racionalidad, de análisis, de saber qué patrimonio acumulado tenemos. Un dato: Adelante Andalucía ha tenido sólo 70.000 votos menos que Ciudadanos.

¿A qué explica la irrupción de VOX con tanta fuerza?

A una volatilidad desde un escenario en el que la crisis de régimen no se cierra. VOX ha reactivado a un sector que existía. VOX corta el brazo derecho del PP, al igual que Ciudadanos le corta el brazo derecho al PSOE.

¿Tiene Andalucía 400.000 fascistas?

No los tiene, claro que no. ¿Tiene Andalucía gente muy de derechas? Sin lugar a dudas, y la base del voto a VOX es del facha de toda la vida, del ‘a por ellos’, pero no banalicemos. Yo creo que el 8 de marzo adquiere una importancia esencial la huelga feminista anunciada. Y eso es una reactivación de esa otra a Andalucía que existe y que se quedó en casa el 2 de diciembre.

¿Cómo puede recuperar la izquierda la iniciativa en un contexto de banderas ultranacionalistas?

Nosotros vamos a la ofensiva, nuestra mejor bandera son las cosas de comer.

Durante la campaña, Adelante Andalucía dijo que seria un dique de contención contra las derechas, ¿por qué no apoyar un acuerdo PSOE, Ciudadanos y Adelante Andalucía para aislar a la ultraderecha?

Perdona. Dijimos dique de contención de las derechas y a Ciudadanos lo hemos caracterizado como tal, igual que a Susana Díaz. Nosotros no vamos a votar a Ciudadanos para la Presidencia de la Junta, por favor. ¿Escuchas a Pablo Casado lo que dice? ¿Escuchas a Albert Rivera lo que dice? Ciudadanos es el peor partido de la derecha en términos de política laboral. ¿Qué es eso de que vamos a votar Ciudadanos como si fuera una derecha centrada, si está pactando con VOX el gobierno de las derechas?

El coordinador andaluz de IU en su despacho durante un momento de la entrevista. FOTO: R.S.

¿Llegarán finalmente a un acuerdo PP y Ciudadanos?

El acuerdo está hecho. Lo que les está generando contradicciones es el papel de VOX en el acuerdo y ellos saben que sin VOX no son gobierno.

¿Descarta por completo que Susana Díaz siga presidiendo de la Junta de Andalucía?

Todos los elementos apuntan a eso.

¿Resistirá el PSOE vivir fuera de la Junta de Andalucía?

El PSOE es un partido muy instalado aquí al poder institucional, pero cuidado con la tentación voluntarista de desmerecer al PSOE en Andalucía. Evidentemente se va a resentir, sin lugar a dudas, porque es un partido que está muy identificado con las instituciones, pero nada de desmerecerlo en su capacidad e influencia social en nuestra tierra.

¿Va a haber colaboración parlamentaria entre Adelante Andalucía y PSOE en esta legislatura?

Lo que va a haber es política. Nosotros vamos a tomar la iniciativa con respecto a la recuperación de derechos en materia de educación y sanidad. Y los demás que se posicionen. PP, Ciudadanos y VOX van a desmantelar el sector público y nosotros vamos a luchar por defender la sanidad pública, la educación y los servicios sociales. ¿Que el PSOE se apunta? Todo el que se apunte a defender los servicios públicos será bienvenido.

¿Qué opinión le merece el anuncio de Llamazares de concurrir a las elecciones con un partido nuevo fuera de IU?

Que se tiene que aclarar. Gaspar Llamazares sabe, porque ha sido coordinador federal durante ocho años, que no se puede estar en dos partidos a la vez y no estar loco, como dice el bolero. Lo que tiene que analizar es que está en una contradicción. Él tiene espacio en IU pero también debe saber que no puede pertenecer a otra organización que va a competir contra IU.

¿Qué espera del juicio de los ERE?

En julio hablaremos, cuando salga la sentencia, pero nosotros desde el punto de vista político lo tenemos claro. Los ERE son el síntoma de una época, donde la impunidad permitió esa irresponsabilidad y la comisión de los delitos. Independientemente de la sentencia judicial, el PSOE tiene que asumir el coste político.

Hay ciudades claves para la izquierda de cara a las elecciones andaluzas, como pueden ser Sevilla o Córdoba, ¿cuál va a ser la estrategia de cara a las municipales para las grandes ciudades?

Lo que decimos es que creo que hay que hacer alianzas de amplias miras, no alianzas administrativas, que den salida y aspiración a la ilusión de la gente. Serán las asambleas locales quienes tengan la última opinión, pero mi decisión personal es que hay que actuar con mucha inteligencia en busca de referentes que sumen proyectos de mayorías para las municipales.

 

 

 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *