La Rotonda

Les encanta el olor a elecciones por las mañanas

Aunque aún no hay fecha de confirmación oficial para el anticipo de las elecciones andaluzas y todavía restan casi nueve meses para las municipales, la sensación es ya de abierta contienda electoral

“¿Hueles eso? ¿Lo hueles muchacho? Es napalm. Nada en el mundo huele así. ¡Qué delicia oler napalm por la mañana!” La mítica frase de Robert Duvall en la no menos mítica Apocalypse now martillea a las claras del día a cualquier dirigente político andaluz que se precie. Con el colmillo retorcido, repasando la prensa en sus móviles con el primer café, ya se piensa en qué guantada sin manos dar a lo largo del día, qué titular humeante venderle a la prensa, qué foto colgar en Facebook, o qué sorpresa desagradable habrá que digerir y contrarrestar. No, oficialmente no hay convocatoria de elecciones andaluzas anticipadas. Se habla de noviembre, se habla de principios de diciembre, pero la última palabra la tiene Susana Díaz, que ya no tiene oficialmente socios de gobierno y que calcula el escenario más ventajoso para lograr su objetivo electoral: mantenerse al frente de la presidencia de la Junta de Andalucía.

No, oficialmente no se sabe nada de cuándo serán esas elecciones anticipadas en Andalucía y aún restan casi nueve meses para las municipales, pero sí, ya estamos en campaña. Y eso se huele por la mañana, a mediodía, por la tarde y por la noche. El sondeo publicado hace unos días por El Español, donde en intención directa de voto prácticamente hay un empate técnico entre las cuatro grandes marcas electorales, ha crispado un poquito más los nervios de más de uno y, claro está, el olor humeante a campaña es más intenso. En Cádiz, por ejemplo, la secretaria general de los socialistas gaditanos, Irene García, no ha ocultado su nerviosismo por estas encuestas y ha saltado a la palestra para criticar la decisión de Teresa Rodríguez de concurrir en las autonómicas como cabeza de lista por Málaga, abandonando así el número 1 por la provincia de Cádiz que ocupó en 2015.

Más allá de la decisión de la líder de Adelante Andalucía, controvertida si se quiere, ha llamado mucho la atención la reacción de García, que se ha abalanzado a la yugular para censurar el “cunerismo” de la política roteña. Como si en el PSOE no hubiese mil ejemplos en el pasado de estas prácticas (¿quién se acuerda cuando Rubalcaba se presentó como número 1 al Congreso por Cádiz? “Desde Cádiz seguiré defendiendo a Cantabria”, decía). Ella misma, García, abandonó la Alcaldía de Sanlúcar para presidir la Diputación de Cádiz. Si eso no es traicionar a sus votantes y a su pueblo… Pero, claro, estamos en campaña.

Y en campaña los líderes políticos tienen más amnesia de la habitual y hasta se permiten opinar sobre las decisiones internas de otras fuerzas políticas. El recurrido mantra de “no me corresponde a mí opinar sobre lo que deciden en el seno de otras organizaciones” se transforma ahora, en la versión de Irene García, en la “lástima” que le provoca que Izquierda Unida se haya entregado a los “podemitas” (sic) y vaya incluso a permitir que parlamentarios con el recorrido de la algecireña Inma Nieto puedan ver tambalearse su escaño en el Parlamento andaluz.

García, en unas declaraciones cuando menos sorprendentes, asegura sentir “lástima y decepción” por lo sucedido en IU y se ha preguntado “en qué lugar van a quedar los alcaldes de IU en la provincia o el propio dirigente provincial, Fernando Macías, y hasta dónde les llevará la irrelevancia a qué pueden verse abocados militantes de toda la vida que ahora tienen que mendigar puestos o ceder espacio a nuevos políticos que no conocen ni el terreno que pisan”.

La reacción de Podemos e IU no se ha hecho esperar, instando a la actual presidenta de la Diputación a que se “preocupe más por los devaneos del PSOE con la extrema derecha” y recordándole que “irrelevante es aquel que antepone los intereses de su partido a los de la ciudad que la votó como alcaldesa y a la que dejó en la estacada, aunque irrelevante haya sido su participación en el gobierno de Sanlúcar”. “Parecen muy incómodos en el PSOE con que haya una alternativa de izquierdas que plante cara a la derecha”, le han replicado. Tranquilos, como éstas quedan muchas más. ¿No lo hueles? Ya huele a campaña. Y “aquella colina olía a… victoria”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.