Las voces del 8M

Publicidad

Las voces del 8M

Más de un centenar de mujeres participaron en el encierro en el Palillero, el primero de los actos convocados en Cádiz para el 8 de marzo. 

08-03-2018 / 12:57 h.

Fue una noche de lluvia. Húmeda y oscura, despierta y morada. Más de un centenar de mujeres unieron sus fuerzas y sus voces. Cantaron, rieron, debatieron, mancharon sus manos de pintura y apostaron por la fusión. A las 21:00 horas se cerraban las puertas del Centro Integral de la Mujer. Entre sacos de dormir y provisiones el edificio se convirtió en refugio y cuartel. Formaron un ejército pacífico y sin coronel. 

Acudieron numerosos colectivos feministas, respaldados durante toda la noche por las concejalas Ana Camelo, María Romay y Laura Jiménez. Xiomara Sáez, del colectivo Rapsodelia, abrió la jornada con su monólogo La Todopoderosa. La historia de una mujer "extremadamente cuidadora". "A través del texto se tratan conceptos claves como sororidad o codependencia, finalizando con un alegato al propio empoderamiento". También hubo música, con la participación de la vocalista Merche Corisco, y un recital de poesía. Porque la mujer y la cultura siempre han ido de la mano, aunque la historia haya insistido en acallarlas. Pero hoy, 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, nada ni nadie podrá callarlas. 

Ellas tienen voz

Durante la larga noche, lavozdelsur.es pudo hablar con representantes de todos los colectivos participantes en el encierro sobre la importancia del acto en sí, la huelga y la manifestación que partirá esta tarde a las 19:00 horas desde la plaza de San Antonio. Esto fue lo que nos contaron. 

Nuria Sánchez, de la Asamblea Feminista: "El encierro es una manera de tomar los espacios públicos, de crear compromiso entre las mujeres que estamos en los movimientos feministas, de crear fuerza, de convivir y compartir experiencias de lucha. La manifestación de hoy es una visibilidad total de la propia reivindicación que lleva a cabo en estos momentos uno de los movimientos sociales más importantes a nivel internacional, como es el movimiento feminista".  

Isabel Canto, de Macondo: "Esta manifestación, y este año en especial, nos parece un hito. Poner en el centro del debate el feminismo nos parece algo fundamental para una transformación real y social. Las razones no las voy a detallar, están en todos los manifiestos, pero indudablemente la situación que vive la mujer, tanto a nivel laboral como con respecto a los cuidados y la violencia de género, es algo que ha hecho que este año ese grito se uniera en más de 170 países. Y es sentirte protagonista de un cambio, porque desde Macondo consideramos que esto va a ser un antes y un después. Hemos estado con Marcela Lagarde, quien nos decía 'es un momento histórico'. Relacionando todo esto con el encierro, queríamos que se visibilizara por un lado esas mujeres que no suelen ocupar espacios públicos, y el hecho de que sea en la fundación nos parece un hecho muy importante. Queremos que este sea un espacio público, ocupado por mujeres y, sobre todo, lo que nos parece más importante, desde una postura feminista. Porque el feminismo es lo que nos ha llevado a las mujeres a poder estar hoy en las calles, tomar las plazas y la fundación. Así que es lo que podría llevarnos a una transformación social". 

"Venimos a luchar por lo que queremos y por lo que creemos".

Carmen Vázquez, de Hijas de nadie: "La importancia de este encierro es, por una parte, que estamos organizadas, ya que somos bastantes colectivos feministas en Cádiz, y por otra hace que entremos en sororidad las unas con las otras cogiendo fuerzas de cara a la huelga. Será una manifestación muy importante a nivel internacional, donde podremos demostrar que no somos cuatro locas y que venimos a luchar por lo que queremos y por lo que creemos".  


Estefanía Escoriza
Por orden, Andrea Rueda, Carmen Vázquez, Isabel Canto, Nuria Sánchez, Lorena Garrón y Victoria García.

Lorena Garrón, Café Feminista de Cádiz: "El encierro es una forma, además de la visibilidad que supone, de empoderarnos y de preparar parte de la manifestación y las actividades que tendrán lugar a lo largo del día. Nosotras apoyamos la huelga de 24 horas, porque los cuatro ejes que se han planteado (cuidados, estudiantes, consumo y laboral), suponen cuatro ejes fundamentales que sostienen la sociedad en la que vivimos. Sostienen el sistema, por lo que es muy importante visibilizar que si las mujeres no estamos en esos cuatro ejes el mundo se para, tal y como dice el lema que se ha elegido. Es una forma también de intentar hacer visible que los dos sistemas que sostienen el mundo, que son el capitalismo y el patriarcado, están unidos. Y nosotras luchamos para derrocar esa unión, ya que es lo que nos oprime".  

Victoria García, Ni una menos: "El encierro tiene dos objetivos. El primero simbólico, que es señalar que los sitios públicos donde siempre hemos estado aisladas también son nuestros, por lo que no pedimos permiso y lo ocupamos. El segundo sería a nivel de cohesión. Las mujeres, por la serie de opresiones que nos atraviesa, realmente no contamos con espacios seguros. Un espacio como este, que es no-misto, constituye un espacio seguro donde tejer alianzas y donde encontrar ese apoyo en esta sociedad que nos quiere aisladas. Y con respecto a la huelga diría que ya es un éxito. Todo aquel y toda aquella que vaya por las calles habrá escuchado hablar de ella, muchísimas mujeres se han conectado, hemos tenido encuentros estatales de más de 400 mujeres... La huelga es un éxito porque ha conseguido hacernos visibles cuando siempre nos hemos resignado a ser lo invisible". 

"La huelga es un éxito porque ha conseguido hacernos visibles cuando siempre nos hemos resignado a ser lo invisible". 

Andrea Rueda, Marea Joven: "Siempre nos han relegado de los espacios privados, nos han hecho competir entre nosotras, nos han hecho estar separadas... Y ahora no sólo ocupamos un espacio público que entendemos que nos han robado y que tenemos que recuperar, sino que tenemos alianza entre nosotras. Este sistema nos ha hecho competir y entendernos como enemigas. Aquí nos sentimos libres de peligro, porque no existe ningún hombre que nos diga qué hacer o decir, y verdaderamente nos damos cuenta de que somos aliadas. Desde el ámbito estudiantil, creo que las estudiantes tenemos un papel crucial. El movimiento estudiantil llevaba unos años apagado y esta huelga ha hecho que reviva y en las universidades se vuelvan a ver carteles. La universidad se estaba vaciando de contenido político y vamos a volver a llenarla con contenido feminista y violeta. También en las universidades hay machismo, y en los institutos y los libros de historia y literatura, donde no se nos habla de mujeres".