Jerez

Las ‘prioridades’ de Pelayo a un año de las elecciones

El gobierno local del PP decide costear una veintena de obras que suman casi 10 millones de euros a unos 12 meses de las municipales y con cargo al canon por la privatización del agua durante los próximos 25 años. Entre las actuaciones previstas en la primera fase de este plan con marcado acento electoral se encuentran partidas de medio millón de euros para mejorar rotondas, 300.000 euros para trasladar la Delegación de Cultura y 600.000 euros para reurbanizar dos plazas en San Benito y La Granja

Fachada del antiguo asilo San José, en calle Taxdirt.

Tiene el nombre rimbombante de ‘Plan Especial de Actuaciones para la Mejora y Rehabilitación de la Ciudad de Jerez’ pero bien podría haberse llamado ‘Plan de Emergencia Electoral del PP a un año de las Municipales’. El pleno municipal del pasado viernes aprobó definitivamente, por vía de urgencia, con el voto en contra de la oposición a la urgencia, y sin el informe preceptivo de la Junta de Andalucía, un paquete de 21 actuaciones con cargo al segundo plazo del canon por la privatización del agua durante los próximos 25 años. En total, 9,84 millones de euros en un paquete actuaciones que, en su mayoría, no parecen responder demasiado a las prioridades de una ciudad con más de 36.000 parados y paradas, y con unos 60.000 jerezanos al borde de la exclusión o viviendo directamente bajo el umbral de pobreza.

Entre las actuaciones previstas se encuentran partidas genéricas de, por ejemplo, medio millón de euros para mejorar y reurbanizar glorietas y rotondas, 300.000 euros para trasladar la Delegación de Cultura al antiguo asilo San José, urbanizar un parque en La Marquesa por 450.000 euros, y 600.000 euros para la reforma urbanística de dos plazas en San Benito y La Granja, dos distritos en los que el PP barrió en las pasadas elecciones municipales pese a que tradicionalmente no han sido graneros de voto para la derecha en la ciudad. Según el gobierno local, este plan de inversiones, que tendrá una segunda parte con otros 10 millones más de gasto con cargo también al canon del agua, tiene por objeto “resolver demandas históricas de la ciudad referidas tanto al centro histórico como a los equipamientos de las barriadas, infraestructuras en la zona rural, y mejora en los equipamientos productivos e industriales”. El plan de actuación, que por cierto no ‘toca’ al mundo rural, incluye en conjunto un total de 40 obras con las que pretende resolver “demandas ciudadanas prioritarias que contribuirán a mejorar el bienestar de los jerezanos”.

El PP, de esta manera, va como quien dice a financiar su campaña electoral a base de obras y gracias a la venta del agua, cuyo canon (80,1 millones) se habrá consumido íntegramente en apenas dos años pese a que, por el contrario, el Ayuntamiento perderá sus ingresos recurrentes por la explotación del ciclo integral del agua hasta 2038. Además, la mayoría de actuaciones programadas se refieren a obras improductivas y sin valor añadido que solo vendrán, en el mejor de los casos, a paliar por unos meses al maltrecho sector de la construcción. Justo lo que el PP en la anterior legislatura censuraba de la mayoría de proyectos que incluyeron las dos anualidades de los conocidos como Planes E del Gobierno de Zapatero y que ahora, en cambio, no tiene reparos en impulsar cayendo en el viejo tópico político de que ‘obras son amores’ y obras sinónimo de votos.

En todo caso, Pelayo defendió en el pleno este plan con un argumento peregrino que no entra al detalle de un programa más ligado a la crisis de ansiedad electoral que le marcan las encuestas que a un proyecto serio de ciudad: “Me gustaría que me dijeran otro Ayuntamiento que esté pagando deuda y haciendo inversiones como el de Jerez”. “Estamos hablando de inversiones que van a generar empleo en Jerez, porque estas obras se contratarán en Jerez y haremos posible que un sector que está en situación muy complicada, como es el de la construcción, genere puestos de trabajo de nuevo en la ciudad”. ¿Pagando deuda? Apenas se paga nada, y a la vista está si nos atenemos a que no hay Presupuesto municipal para este año aprobado porque el Estado lo impide. La propia regidora popular admitió públicamente que no puede cumplir con los vencimientos de los créditos ICO y está tratando de buscar flexibilidad en los pagos. De hecho, sólo se paga deuda con Seguridad Social y Hacienda gracias a que la Participación en los Ingresos del Estado (PIE) está embargada al 100% desde hace años. ¿Haciendo inversiones? Las inversiones que se hagan se harán a costa de haber empeñado un bien patrimonial y los ingresos de los próximos 25 años de la única empresa municipal rentable, Aguas de Jerez. ¿Volver a confiar en el sector del ‘ladrillo’? Parece una estrategia de pan para hoy y hambre para mañana que no contempla ni tiene en cuenta los errores del pasado.

Las deficiencias de la estación de autobuses también serán reparadas.

Aun así, el gobierno popular lo tiene claro y ha buscado los subterfugios necesarios para sacar adelante cuanto antes este plan sin contar con Presupuesto municipal en vigor. La propia alcaldesa explicó que se ha recurrido a una vía prevista por la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) que permite recurrir a los créditos adscritos al Patrimonio Municipal de Suelo (PMS) para abordar inversiones no consignadas presupuestariamente. De ahí que este plan de actuaciones necesitase ser publicado en el BOP y contar con informe preceptivo del Gobierno andaluz. Así las cosas, entre las 21 primeras actuaciones previstas destacan: la reurbanización del polígono industrial El Portal (1 millón); algo más de 1 millón de euros en la mejora de la electricidad en el parque González Hontoria; y 1,3 millones de euros en una promoción de viviendas en calle Barranco. Sorprendente, cuando menos, esto último si se tiene en cuenta que el gobierno local del PP no ha promovido ni una sola VPO en tres años de legislatura y que, para más inri, la reforma local impulsada por los populares desde Madrid quita las competencias en materia de vivienda pública a los ayuntamientos.

El arreglo del sistema eléctrico de Icovesa (medio millón) y un centro de día de mayores en San José Obrero (400.000 euros) contrastan con otras actuaciones de dudosa prioridad como la urbanización de una zona verde perimetral en los terrenos de la antigua cárcel de La Asunción (600.000 euros) y la rehabilitación del antiguo edificio Díez Mérito para un centro de barrio (600.000 euros), sobre el que el PP defiende que su uso puede seguir siendo compatible con el centro de salud que hay proyectado desde hace años. Aquí se puede consultar el documento completo.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *