Jerez

Las extrañas operaciones inmobiliarias del Ayuntamiento de Jerez

El gobierno local de María José García-Pelayo aprueba la cesión gratuita, con el pago de agua y luz, del Palacio Garvey a la Unión de Hermandades, mientras decide una inversión de 300.000 euros con cargo al canon por la privatización del agua para adaptar el antiguo asilo San José para la Delegación de Cultura

El pleno extraordinario de hermanos mayores de la Unión de Hermandades de Jerez ha aprobado este sábado, en votación secreta, el traslado de la sede de esta organización desde el actual inmueble municipal que ocupa en calle Curtidores al antiguo Palacio Garvey, sede hasta ahora de la Delegación municipal de Participación Ciudadana. Resulta cuando menos llamativo que los hermanos mayores se hayan visto obligados a tomar parte en el acuerdo mediante un pleno decisivo a la vista de que muchos no entendían este cambio de sede a propuesta municipal. Pero más curioso aún resulta, y más misteriosas aún las motivaciones para la permuta, la postura del gobierno local del PP de querer ceder a toda costa este valioso inmueble de la plaza del Mamelón.

Fachada del Palacio de Garvey, en el Mamelón.

La operación -extraña, insistimos- se viene manejando desde principios de este año y finalmente saldrá adelante tras el acuerdo de los directivos de las hermandades y cofradías jerezanas, que en algunos casos como se ha dicho ni tan siquiera veían la necesidad. El caso es que fue el gobierno municipal que preside la alcaldesa, María José García-Pelayo, el que aprobó una cesión gratuita, con el pago de agua, luz y adaptaciones necesarias incluidas, para sorprendentemente deshacerse de este inmueble municipal. El edificio, que consta de cuatro plantas, ha sido desmantelado paulatinamente ya que hace unos años incluso albergaba la Escuela municipal de Música, que ahora se ha trasladado a la Sala Paúl. Las actuales dependencias municipales de Participación está previsto que pasen a las antiguas oficinas de Aguas de Jerez en Divina Pastora, toda vez que con la privatización la sede de AquaJerez está ahora en plaza Monti, en la que fue sede de la promotora de Basilio Iglesias.

Antiguo Asilo San José, en pleno corazón de Santiago.

Pero si llama la atención el casi forzoso traslado de la Unión de Hermandades al edificio público del Mamelón, la extraña operación inmobiliaria aún tiene menos sentido si se tiene en cuenta que el gobierno municipal ha previsto desembolsar 300.000 euros con cargo a la privatización del ciclo integral del agua para adaptar el antiguo Asilo de San José, en Santiago, para que acoja la Delegación municipal de Cultura.

Ésta actualmente se encuentra precisamente en el mismo inmueble de Curtidores en el que, aparte de la Unión de Hermandades, también tiene su espacio la empresa municipal de Vivienda Emuvijesa. Se trata de la actuación número 15 del programa de inversiones que ha programado la alcaldesa y pretende una intervención de adaptación para Delegación de Cultura del antiguo asilo o Casa de Acogida San José, con el objetivo de mejorar las dotaciones municipales y un bien inmueble del patrimonio cultural, al tratarse de un edificio catalogado como de Interés Genérico en el Catálogo del PGOU en vigor.

A todo esto, aún está pendiente de aprobación un nuevo convenio con la Unión de Hermandades que complemente al anterior que se suscribió en 2012, mediante el que el Ayuntamiento de Jerez aportaba 105.000 euros a la organización que en teoría se destinaban a “objetivos sociales y de caridad” y a conservación del patrimonio, dado que el montaje y desmontaje de palcos y colocación de sillas en la Carrera Oficial quedaba en manos de la UH.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *