Mil y una historias de Jerez

Las anécdotas sobre Jerez de Sebastián Marocho (y IV)

En la tercera entrega, la semana pasada, señalábamos cómo bajo este diario de “cosas notables” hay bastantes noticias históricas del Jerez de la época, aproximadamente de entre 1650 y 1750, que se refieren a cosas más que “anecdóticas”. En esta última rematamos nuestra selección de sucesos citados por Sebastián Marocho invitando al lector a volver al texto con el ofrecimiento de estas últimas gavillas de viejos acontecimientos que ya, como las aguas pasadas, no mueven molino.

Años 1732 y 1733: “Hubo por Enero un pequeño temblor de tierra que hizo recibir algún daño a la Iglesia de San Mateo. A expensas del Corregidor Don Carlos Ramírez de Arellano, se puso la Alameda de las Angustias. En el mes de Septiembre se hizo la segunda alcantarilla del camino del Puerto, Y en las entradas de la nueva y la vieja sus arrecifes” (1732). “Se promovió un nuevo artículo en el pleito que ganó la Ciudad al Duque de Arcos, y marchó a Madrid Don Juan Dávila para defender las tierras que reclamaba a la ciudad Quincoces. Se empezaron los Claustros de la Merced Calzada, siendo Comendador Fray Juan Angulo, habiendo enviado el dinero Fray N. Sierra, natural de Jerez y Vicario General de Indias. A fin de este año se acabó el retablo de San Juan de los Caballeros” (1733)

Año 1734: “En 12 de Mayo de este año murió en Sevilla Doña María Pascual Nicolasa Alonso de la Puente, de edad de 128 años; besó la mano a Don Juan de Austria; fue chichisveo del Fundador de Maese Rodrigo; tuvo por Confesor a San Juan de Prado; tuvo comunicación con la Madre Dorotea, que murió en 1623; era mesina; mamó sólo siete meses; no tuvo viruelas y de 123 años tuvo sarampión; fue casada dos veces, y del segundo marido tuvo un hijo que vive, y tiene hoy noventa años

Año 1735: “Este año, en el Cortijo de la Mesa, del Marqués de la Mesa, su arrendador Fulano de Amaya, trilló con bueyes, porque con las yeguas no daba abasto. Nadie se admire en lo venidero. Este año vino un repartimiento al Partido de Jerez de 25.000 fanegas de trigo y 13 de cebada. Le tocaron a Jerez 1.200 de trigo y 7.000 de cebada, y lo restante entre Arcos, Villamartín, Bornos y Espera; se repartieron entre labradores y pegujaleros, sin distinción de personas. El precio del trigo se puso a 24 reales y el de la cebada a 11. Dan un recibo que dicen se abonará en su día”.

Año 1736: “Volvió a su empleo el Corregidor Don Próspero Jurado Hidalgo. Se demolió y empezó a levantar de nuevo la Iglesia de Los Capuchinos, con limosnas de la ciudad y particulares. Este año hubo una lluvia que empezó el 12 de Diciembre y acabó el mes de Abril, casi al fin, sin que en tan largo período dejase de llover más que algún dia que se tuvo por muy contado. Se dejó de sembrar mucho, y mucho de lo que se sembró alcanzó a mediados de Febrero; ha sido incapaz el arrancar la yerba ni hacer barbecho. Estuvo corriendo el arroyo de la Victoria hasta muy entrado el verano, y en él se oyeron varias veces cantar las ranas. Este año se celebró asamblea de la Milicia en que se entregó el Regimiento al Coronel y las Compañías a los Capitanes. Este año vino un Ingeniero a examinar el camino del Puerto; dícese que es para hacer un arrecife. También examinó el de Cádiz, y dijo que se podía hacer un camino ahorrando legua y media, pero que era necesario hacer un puente, cuyo costo era monstruoso. El día de San Luis se trasladaron las Monjas Capuchinas, de la ciudad del Puerto a su Convento nuevo, saliendo de su alojamiento, que lo era la ermita de Santa Lucía, en procesión con el Santísimo, que llevaba el Arzobispo. Acompañaba dicha Procesión una Ciudad muy escasa, un Clero muy aniquilado y un pueblo de mala gana. Este año, por las lluvias de que se ha hecho mención fué muy escaso, pues el que llegó a cinco quedó para escogido. Vino trigo de la mar. La cosecha de vino fue buena y abundante

Año 1737: “El 21 de Diciembre de este año hubo una Aurora Boreal. Se empedró la calle de la Caridad. Se hicieron rogativas por falta de agua, y a fin de Abril se segaron y trillaron cebadas muy bien granadas y no muy cortas, a pesar de haberse criado sin agua. En el mes de Mayo se ha cogido el trigo lo más del arrancado, en cuya faena se han ocupado mujeres, chiquillos y gitanos. Las pitas, aún las más chicas, han dado su palo, de donde ha sacado la gente el estribillo: Año de pitones, año de cabrones. Llegó el trigo a cinco pesos, gracias a haber mucho de la mar. Habiendo llovido mucho a mitad de Mayo, muchos labradores, tras los segadores traían las carretas, y tras éstas los arados sembrando zahína. Otros, antes de arrancar el trigo, sembraban la zahína, y con la tierra de lo que arrancaban la tapaban. Con tanta humedad, los yeros, garbanzos, alverjones, que se habían sembrado por Febrero y no habían nacido, van naciendo, con lo que se ve estar unos para cogerse y otros escardándose; las habas han vuelto a meter, echan su flor y sus habas, todo en veinte días; las cebadas por los cortes van retoñando y a los que las guardaron le dieron fruto.

El 6 de Julio se pronunció la sentencia contra e1 Fraile del Carmen que mató a su Prior, dada por su Provincial y Definitorio. Se redujo a convocar todos los Prelados (los que no asistieron) habiéndolo bajado a la Sala De Profundis, con solo la saya, se hincó de rodillas delante del Prior, quien le hizo una Plática harto tierna, y después lo sacaron afuera y le volvieron la saya, poniéndole la abertura atrás, en cuya forma llegando el Prior, con un manojito de varas lo acometió, y a este ejemplo todos hicieron con él lo mismo; después, llegándose al Prior, le tiró de la saya con algún desprecio, y habiéndola quitado a fuera y puéstole una capa, le volvieron a entrar, y puesto delante del Prior, con unas tijeras le quitó algún pelo del cerquillo y cejas, y después habiéndoselo quitado todo afuera y puesta la comunidad en orden, entre dos legos fué llevado por entre la comunidad, siendo arrojado de cada uno de por sí hasta ponerlo en la calle, donde estaba el Alcalde mayor quien se entregó en él y siguió la causa. Se han rematado los Diezmos de trigo en 13.000 fanegas. Se vendió la paja por arrobas a dos reales vellón. Se estrenó órgano de Santo Domingo. Este año estuvo el ganado tan débil que no se necesitaron cabestros para traerlo en cuerdas para el matadero. Hubo fiestas en la Compañía por la Canonización de San Francisco Xavier, y echaron los estudiantes su vítor al Predicador yendo en 24 coches. Se vendió el trigo a 17 reales y la cebada a 7 por el mes de Julio. Este año se vió a una mujer con un cuerno que le nacía en una sien, de tamaño y naturaleza competente. También se vió este año un caballo blanco, comprado en Villamartín, con la natura en la cola como si fuera hembra”.

Año 1740. “Vino el Despacho para que con el título y hermandad de Maestranza puedan los caballeros … (en blanco en el original.). Este año entró por Corregidor Don Fernando de la Rocha. Este año se midió Caulina la ·Dehesa Boyal, porque según dicen ha venido orden para venderlas y reducirlas a Cortijos. Este año se hizo un nuevo cuartel para Caballería en las bodegas de mi Señora la Marquesa de Casa-Villavicencio, en las Atarazanas”.

Años de 1741, 1742 y 1743: “Fué tan abundante de Cerdos que hubo quien comprase dos piaras pagando la libra a cinco cuartos y medio. Se puso el busto del Rey Don Alonso en la Portada nueva de Santo Domingo, que llaman de los Pobres” (1741). “Se vendió el trigo a 15 reales y aún alguno a 12, a pesar de haber salido muchos miles de fanegas para el extranjero” (1742). “El dia 23 de Enero estuvo nevando desde la seis de la mañana a las dos de la tarde” (1743).

Cristóbal Orellana González. Archivero municipal de Jerez. http://memoriahistoricadejerez.blogspot.com/

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *