La Zaranda vuelve a su "casa", el Teatro Español de Madrid, para celebrar 40 años de lucha

Publicidad

La Zaranda vuelve a su "casa", el Teatro Español de Madrid, para celebrar 40 años de lucha

La compañía jerezana presenta en el principal escenario municipal de la capital, entre el 19 y el 29 de este mes su último trabajo, 'Ahora todo es noche', una "apertura en canal" que refleja la historia del grupo teatral.

13-04-2018 / 18:43 h.

La compañía teatral andaluza La Zaranda regresa a su "casa", el Teatro Español, con Ahora todo es noche un "trabajo rabiosamente desnudo" en el que a través de la historia de tres mendigos Eusebio Calonge, creador del texto, ha sacado "lo que hay" de ellos en los 40 años de historia de la formación. La Zaranda subirá a las tablas del Español desde el 19 hasta el 29 de abril, diez días en los que esta compañía fundada en Jerez en 1978 dejará "desnudo" el escenario de la sala principal para dar vida a "unos mendigos con sueños que han sido desahuciados de todo lo material". Pero que al fin y al cabo en eso mismo que no le pueden quitar, que es su propia oscuridad, encuentran una luz", ha dicho Calonge durante la presentación de esta obra que, "de alguna manera, muestra también el camino de La Zaranda".

Un camino, según ha añadido, que confluía "bien" en este texto después de 40 años "de tanta brega, de tanta oscuridad administrativa, de tanto ninguneo por parte de los gestores, de la política, después de una lucha tan difícil donde, con tan poco, se ha podido demostrar tanto". "Yo creo -ha matizado- que después ya más no nos podían quitar y de ahí venía el título, estábamos sumidos en esa noche, pero en lo más oscuro de la noche creo que falta menos para el alma".

En Ahora todo es noche sus tres actores se enfrentan a un escenario solo ocupado por una caja de cartón "de un frigorífico" y "cuatro cachivaches más" para representar a tres mendigos creados a partir de tres grandes nombres del teatro mundial: el rey Lear, Prometeo y Segismundo. En palabras de Sánchez, director y actor, este trabajo ha sido "una autopsia" de ellos mismos con la que han averiguado de qué "habían muerto".

"El trabajo era rabiosamente desnudo, de abrirnos en canal, de sacar qué hay de estos 40 años en nosotros y nos dimos cuenta que sabemos muy poco de nosotros"

Y en esa averiguación, ha expresado, "volvió la creación y el trabajo". "Un trabajo muy especial porque de alguna manera sí que refleja que la historia de Zaranda está ahí porque hemos buscado a través del rey Lear, Prometeo y Segismundo". Tres personajes que han marcado "las pautas" del "comportamiento determinado de esos mendigos, aunque muy en el sentido metafórico". "Pero están ahí y hemos recurrido a esos personajes tan fuertes en el teatro", ha matizado. Por eso, según sus palabras, en esa lucha por salir del olvido de la sociedad, la lucha se convierte en "la esperanza". "Hay mucha épica", ha destacado el creador del texto.

"El trabajo era rabiosamente desnudo, de abrirnos en canal, de sacar qué hay de estos 40 años en nosotros y nos dimos cuenta que sabemos muy poco de nosotros. Lo importante es no lo que hemos hecho, sino lo que está haciéndose teatralmente en nosotros. Es decir, hasta aquí hemos llegado, pero no hay que mirar para atrás, es ver que estás vivo y que puedes continuar, ese era el reto", ha agregado.

Y es que, los creadores de La Zaranda, creen en un teatro en el que muestren su "alma desnuda" y que aquellas propuestas que presenten "lleguen al espectador" de manera que éste se convierta en su "propio espejo". "Hoy más que nunca -reflexiona Sánchez- creo, o tengo fe, en la creación, y el teatro sin creadores no es nada por muchas puestas en escena maravillosas que me ofrezcan; si no veo que es un teatro con fe y directo al alma a mi, particularmente, me deja vacío". Por eso, en Ahora todo es noche, La Zaranda vuelve a dejar su yo más fiel, ese que durante cuatro décadas ha dado voz a los invisibles u olvidados, sus cicatrices, sus heridas o sus anhelos.