JerezCiudadEconomíaEdición Jerez

La vieja estación de autobuses revivirá como complejo de apartamentos turísticos de lujo

Urbanismo gestiona la licencia para una treintena de pisos solicitada por Dimalara SL, una familia de empresarios italo-venezolanos que cuenta desde hace años con negocios en Jerez.

Urbanismo gestiona la licencia para una treintena de pisos solicitada por Dimalara SL, una familia de empresarios italo-venezolanos que cuenta desde hace años con negocios en Jerez.

Los técnicos de la Delegación Municipal de Urbanismo se encuentran en plena tramitación de un proyecto para reconvertir la vieja estación de autobuses de la calle Diego Fernández Herrera en un lujoso complejo de una treintena de apartamentos turísticos que, según el proyecto inicial, incluso contempla una piscina en el centro de la urbanización. Como ha podido saber lavozdelsur.es, después de recibir la petición de licencia urbanística de una familia de empresarios italo-venezolanos, los Di Maggio —que ya cuentan desde hace años en la ciudad con otro tipo de negocios a través de la sociedad Dimalara SL—, el procedimiento se encuentra ahora en fase de alegaciones.

En este sentido, según han confirmado fuentes municipales a este medio, los vecinos colindantes —hay una comunidad de unos 170 vecinos— a la parcela han alegado al proyecto, por lo que aún hay que resolver cada una de estas alegaciones para que la inversión reciba la vía libre administrativa. 

Por el momento, se desconocen los detalles de la operación inmobiliaria, si bien este solar, con más de 5.000 metros cuadrados, cuenta con tipología mixta de uso privado: residencial, equipamiento y espacio libre. En su momento, el Ayuntamiento (a través de la empresa municipal de suelo Emusujesa, ya extinguida) vendió este suelo público en 2006 a la empresa Ingeniería Jienense por 2,7 millones de euros, un precio muy inferior al valor de mercado que tenía entonces —cifrado en más de 4 millones por los técnicos de la Agencia Tributaria—. Esta empresa revendió la parcela apenas siete meses después a Bogaz Inmobiliaria por unos 3,18 millones, con lo cual obtuvo un beneficio de más de 400.000 euros limpios. Fue lo que se dio en llamar el caso ‘Estación de Autobuses’, que finalmente se dirimió en los tribunales con una nueva sentencia adversa para el exalcalde y por aquel entonces delegado de Urbanismo, Pedro Pacheco, que fue condenado a otro año y medio de cárcel por esta operación que benefició al empresario ubriqueño José Luis López, conocido como El turronero, y a otros socios.

Hasta el momento, se desconoce cómo ha llegado Dimalara SL a hacerse con el control del solar y proyectar el complejo de apartamentos turísticos, para los que incluso ya ha comenzado a trabajar en su imagen y concepto, pero lo que sí está confirmado es que esta sociedad pretende sumarse a un boom que en Jerez ha crecido exponencialmente en los últimos años, hasta el punto de que ya existen en el municipio unas 350 plazas en 200 apartamentos de este tipo frente a las alrededor de 3.000 plazas hoteleras disponibles. De llevarse a cabo finalmente la inversión, la antigua estación de autobuses reviviría tras más de una década de abandono, pese a que en 2006 se proyectaba un espacio comercial que iba a convertir esta zona en “en un segundo centro comercial abierto de Jerez”, como apuntó el gobierno local de la época. Desde entonces, solo un enorme bazar chino ha venido ocupando parte del inmueble aledaño y de las dársenas por las que tantos viajeros desfilaron en su día. 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.