Edición Jerez

La trágica muerte de un ciclista convertida en una conmovedora historia

Francisco Javier Cabeza fue arrollado en Sevilla por un conductor ebrio y drogado. Su familia, antes de que muriera, decidió donar todos sus órganos.

Francisco Javier Cabeza fue arrollado en Sevilla por un conductor ebrio y drogado. Su familia, antes de que muriera, decidió donar todos sus órganos.

Hasta la historia más triste puede tener un transfondo humano. Es el caso de un ciclista, Francisco Javier Cabeza, de 37 años, arrollado hace unos días en una avenida de Sevilla por un conductor de 27 que dio positivo en alcoholemia y estupefacientes. 

Cuando llegaron los servicios sanitarios, lo atendieron de urgencia y lo trasladaron al hospital Virgen del Rocío, donde permaneció unas horas en situación de muerte cerebral. Su familia, sabedora de que Francisco iba a morir, decidió donar todos sus órganos para que pudieran aprovecharlos personas necesitadas a la espera de un trasplante. 

El ciclista, uno de tantos que este año ha muerto en las calles y carreteras españolas por culpa de conductores negligentes, pertenecía al equipo Fernando Torres Probike y además de participar en diferentes pruebas a nivel nacional, era uno de los organizadores de la carrera ciclista de su pueblo, Guadalcanal.

En cuanto al conductor, detenido en el mismo lugar de los hechos, ingresó en prisión después de pasar a disposición judicial.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *