Elecciones generalesEdición Jerez

La tierra del ‘sorpasso’: “Aquí no hay miedo”

Trebujena, uno de los bastiones comunistas de la provincia, es un caso especial: un 60,7% de los votantes ha apoyado a Unidos Podemos el pasado 26J.

Trebujena, uno de los bastiones comunistas de la provincia, es un caso especial: un 60,7% de los votantes ha apoyado a Unidos Podemos el pasado 26J.

Las calles de Trebujena aún están de resaca electoral. Las principales avenidas del pueblo conservan intactos carteles de los candidatos de las pasadas generales pero una cara destaca por encima del resto: la de Alberto Garzón. También hay otros con la de Pedro Sánchez (PSOE), muchos de Unidos Podemos y pocos o ninguno del PP. En uno de los principales bastiones comunistas de la provincia no conocen un gobierno local que no sea de izquierdas. Allí gana por mayoría IU. De hecho, sólo en la legislatura 1987-91 estuvo el PSOE al frente del Ayuntamiento y desde entonces se mantiene perenne la coalición de izquierdas.

En las generales no hubo sorpasso a nivel nacional pero en la provincia no se conoce otro caso como el de este pueblo. Aquí la coalición Unidos Podemos ha logrado el 60,7% de los votos, o lo que es lo mismo, 2.589 de 4.347 papeletas en juego. El mejor resultado de Unidos Podemos en toda la provincia. También han logrado ser primera fuerza en Alcalá del Valle, con el 47,28% de los sufragios, y Puerto Real con el 35,37%. A nivel andaluz y nacional no han logrado vencer en ninguna gran capital salvo Barcelona, por lo que el descalabro cuando todos daban por hecha la vertiginosa subida ha sido brutal.

¿Pero por qué ese apoyo tan mayoritario a todo lo que huela a IU en Trebujena? “Aquí hay una mayor cultura política que en otros sitios. ¿Miedo a qué? Miedo al que está robando todos los días, peor que lo están haciendo esta gente no se puede hacer”. Quien habla es José Arellano, que interrumpe su faena para responder varias preguntas. Trabaja en el despacho de vinos de la cooperativa Virgen de Palomares, donde lleva más de ocho años. “Aquí hay cultura política de siempre y por desgracia en España y en otros lados hay miedo al cambio”, señala.

José se confiesa votante de IU de toda la vida. En las generales ha confiado en Unidos Podemos. “En campaña hemos estado hablando más de Venezuela que de las elecciones”, se queja este trebujenero, que saca pecho al hablar de su Ayuntamiento: “Está pegado al trabajador, cuando hay manifestaciones está el primero, las ideas son esas. El que quiera hablar de Venezuela, aquí está Trebujena de ejemplo, que llevamos con IU casi desde que empezó la democracia”. Y señala entre risas: “Y todavía no le han salido cuernos ni rabo a nadie”. Uno de sus clientes ha salido escopetado al ver la grabadora y la cámara: “Yo no he votado a nadie, son todos iguales”.

Cerca de donde trabaja José está el bar Tomaso. En la barra se acodan varios paisanos a los que no hace falta pincharles mucho para que empiecen a hablar de política. Pedro es trabajador del campo y de izquierdas. “Aquí miedo no hay. Conocemos a la izquierda y no nos quitan las casas ni nada”, apunta. “Los comunistas no se comen a nadie, buscan que el trabajador viva con dignidad”. Las tertulias de barras de bar en Trebujena son distintas. Es raro quién no se sabe los resultados de las últimas generales al detalle. Pedro los recita de memoria. “No puedo votar a ningún partido que sea de derechas y siendo un trabajador, menos”, insiste. Él recuerdas las luchas y manifestaciones mantenidas durante muchos años y señala: “Todos los derechos que conquistamos en aquellos tiempos nos los ha quitado el PP”. “La gente es inteligente y sabe lo que vota, aunque seamos casi analfabetos pero sabemos lo que votamos”.


Máximo, camarero del Tomaso, escucha con atención la conversación. Y da un dato: “Donde hay menos hambre ha ganado Podemos —Cataluña y País Vasco— y donde hay más paro —Andalucía— ha ganado el PP, ¿cómo te comes eso?” Aunque en Trebujena, claro, no todo el mundo es de izquierdas. En la barra también hay un hombre que se confiesa votante del PP y que provoca un abucheo —en tono de broma— de uno de los parroquianos. “El que quitó las becas fue Felipe González”, señala para dejar clara su postura.

“Aquí la gente está ciega”, dice José Tejero, que trabaja con cosechadoras y que no votó el 26D. Son todos lo mismo, dice. Un hombre mayor, bastón en mano, señala que no se acuerda a quién votó en las generales, porque no quiere confesarlo, pero sí deja clara una cosa: “A Rajoy no se lo echo”. El voto, se entiende. En Trebujena está muy interiorizada la responsabilidad de ejercer su derecho al sufragio. De hecho, sólo un 23% de los trebujeneros se ha quedado en su casa el domingo frente a la media naciona de abstención del 30,16%. “He votado porque hay que votar, pero yo me levanto a las ocho de la mañana y a mí nadie me va a traer nada”, señala un camarero del bar El Litri, que no quiere hablar mucho de política. El alcalde no puede atendernos, reunido con un nutrido grupo de vecinos. En la calle los vecinos suben y bajan en sus quehaceres. En un balcón cuelga la cara de Alberto Garzón dibujando la sonrisa de un país, mientras en otro hay una pancarta exigiendo la excarcelación de Andrés Bódalo. Así es Trebujena, una tierra donde el sorpasso ni se discute.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *