GastrovozEmpresas

La tienda que ama los vinos andaluces

Antonio del Mar Sánchez gestiona Andalucía de Vino, un proyecto que incluye la venta de caldos de la tierra, la formación a profesionales de la restauración y la distribución de productos a negocios.

Dar a conocer los vinos andaluces, ponerlos en valor y cambiar esa percepción de que los caldos de la zona son más apreciados de Despeñaperros hacia arriba. Con esa idea nació en 2015 la tienda online Andalucía de Vino, que comenzó con unas 70 referencias y ya supera las 120, impulsada por Antonio del Mar Sánchez Jiménez, un salmantino de madre gaditana —nacida en Villamartín— que quiere aportar su particular “ventana al mundo” para que los vinos andaluces se conozcan fuera de nuestras fronteras, y no solo los de grandes bodegas. “Hay que apostar por lo nuestro y vender todo lo bueno que tenemos”, sostiene Del Mar, que estudió Empresariales pero al que su amor por la viticultura le ha llevado a convertirla en su profesión.

“Soy un gran amante y prescriptor de vinos andaluces”, confiesa Antonio, que lleva varios años formándose en este campo para prestar, cada vez, mejor servicio. Antes de la salida de la tienda online estuvo dos años visitando bodegas, conociendo a productores y buscando “una diferenciación”. ¿Qué tiene que tener un vino para que entre a formar parte de su catálogo? “Lo primero, claro, que sea andaluz, y luego buscamos productos que no estén en grandes superficies, que nos transmitan sensaciones, buscamos la personalidad del viticultor”, explica Del Mar, que añade: “Cuando conoces a un bodeguero, te enseña sus viñedos, su forma de elaborar, su personalidad… te das cuenta de que esa personalidad se transmite a sus vinos”.

Desde Andalucía de Vino, Antonio asegura que vende botellas a países como Reino Unido, Noruega o Suecia. “Se consumen mas vinos generosos fuera de Andalucía que aquí”, señala, quien apuesta también por los productos ecológicos, que “está demostrado que tienen unas propiedades mas saludables para nuestro cuerpo”. Antonio confiesa que todavía “hay que trabajar mucho” para luchar contra el desconocimiento que existe sobre muchos de los productos andaluces que están en el mercado. “Antes decías que teníamos buenos tintos y te llamaban loco, pero la realidad es que se hacen algunos que no tienen nada que envidiar a los de otras zonas de España”.

El negocio de Del Mar no se nutre solo de la venta de vinos andaluces. Hace unos meses incorporó también quesos de la Sierra de Cádiz y, además, imparte cursos a profesionales de la restauración y distribuye vinos a negocios de toda la provincia. “Les ayudamos a hacer las cartas, a organizar eventos enogastronómicos… prestamos un servicio integral”, sostiene, y asegura que donde incluye carta de vinos andaluces se aumenta considerablemente su consumo. “Siempre me ha gustado el mundo del vino”, apunta Antonio, que cuenta que el hecho de que su padre regentara el restaurante La Posada (Salamanca) fue determinante para que fuera calando poco a poco en él su gusto por la gastronomía y la viticultura. “En mi casa siempre ha habido una cultura de vino considerable”, confiesa. Y se le nota.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.