La Rotonda

La realidad y el deseo

Desconfíe de quien le diga “como no puede ser de otra manera”. Las cosas siempre pueden ser de otra manera. Desconfíe de quien claramente confunde la realidad con los deseos. Una cosa es el anhelo o la buena intención, y otra el autoengaño. Una cosa es lo ordinario y otra lo verdaderamente extraordinario. Que una ciudad de 215.000 habitantes, con más de 200 millones de euros de presupuesto, ‘estrene’ 150 contenedores de basura es algo que debería sentirse como ordinario —y por tanto irrelevante— y no como una venta política extraordinaria. Comunicar la obviedad puede llegar a ser tan contraproducente como no comunicar nada. Jerez lleva demasiado tiempo ya apostando por lo primero.

Que una ciudad que aspiró a convertirse en epicentro mundial del flamenco y de la arquitectura internacional gracias a un edificio emblemático infinitamente más barato que decenas de megalomanías construidas en España al calor del boom del ladrillo, se consuele ahora con reurbanizar una plaza y esperar a que llegue un proyecto que ya se prometió hace más de diez años, es un fracaso colectivo. O que una ciudad que en su día fue de las más avanzadas del país por la adopción de determinadas estrategias políticas a largo plazo —delegación de Igualdad, peatonalizaciones, presupuestos participativos, puesta en marcha de la Agenda 21…—, celebre ahora que contará con nueve autobuses no contaminantes en una flota repleta de chatarra que, o arde, o se cae a pedazos expulsando montañas de monóxido de carbono a la atmósfera.

Todo eso no puede ser más triste. Triste por el conformismo al que todos hemos llegado (entre todos la mataron y ella solo murió). Triste porque la crítica de estas acciones no contiene más argumento que el mero proyectil partidista contra el adversario político (¿quién plantea algo diferente? Diferente de verdad). Lamentable porque la pregunta de nuestros representantes públicos (cada vez con menos luces, cortas o largas) no es cómo será Jerez dentro de una década, sino cómo harán para mantener o llegar al poder en un año, sin más intención ni imaginación para que Jerez siga languideciendo presa de un falso deseo totalmente desajustado con la realidad. La realidad es que nada cambia. Porque no hay quien la haga cambiar. O como escribía Cernuda en La realidad y el deseo, “Tierra indolente. En vano resplandece el destino. Junto a las aguas quietas sueño y pienso que vivo”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.