SociedadJerez

La pureza del flamenco plasmada ‘A Palo Seco’

El fotógrafo y cámara Juan López-Cepero monta la primera productora jerezana dedicada al arte jondo. Más que buscar la belleza, lo que pretende es “transmitir” con sus imágenes "sin adornos y sin complementos".

El fotógrafo y cámara Juan López-Cepero monta la primera productora jerezana dedicada al arte jondo. Más que buscar la belleza, lo que pretende es “transmitir” con sus imágenes “sin adornos y sin complementos”.

Naciendo en la calle Empedrada, en pleno barrio de San Miguel, era casi obligatorio que le apasionara el flamenco. Al jerezano Juan López-Cepero Benítez (Jerez, 1978) lo conoce todo el mundo por Juanaco y por estar casi siempre unido a una cámara fotográfica o de vídeo. Tras estudiar Imagen y Sonido en La Granja y pasar por televisiones locales como Ondavisión —posteriormente Localia—, autonómicas como Canal Sur y hacer sus colaboraciones en nacionales como Antena Tres, La Sexta, Cuatro o Televisión Española, surgió la oportunidad de marchar a Guinea Ecuatorial, donde la televisión pública de aquel país le dio la oportunidad de formar a sus profesionales durante un año, primero en la localidad de Bata y posteriormente en la capital, Malabo. Toda una aventura de la que aprendió “a valorar lo que verdaderamente importa y a darme cuenta de lo mucho que nos quejamos aquí en España y lo felices que son allí con prácticamente nada y con las fatigas que padecen”.

De la antigua colonia española, Juan se queda con “la manera de ser que tienen, son mucho más tranquilos que nosotros, no tienen ninguna maldad”, y con la “solidaridad” que demuestran. “Allí nadie se muere de hambre, pero si ven un entrecot de ternera se les caen dos lagrimones. Pero aun así, si te ven con hambre, no dudan en repartir su comida contigo”. Profesionalmente, supo lo que es trabajar en un continente en el que “es complicado ir con una cámara al hombro, porque si ya es difícil en Europa, allí más”, pero a pesar de que al principio le costó adaptarse a un país totalmente diferente, no cambiaría la experiencia para nada.Tras finalizar su contrato en Guinea, Juan ha vuelto a su tierra, donde ha emprendido un nuevo proyecto al entender que actualmente es difícil que alguna productora o cadena puedan llamar a su puerta más allá de una colaboración puntual. “La situación laboral en mi sector, como en muchos otros, está muy difícil, pero yo no valgo para estar sentado en el sofá y esperando a que me llamen”. De esta manera, a principios de 2017 montaba su propia productora, ‘A Palo Seco’, centrada en el mundo del flamenco, su otra gran pasión. Afirma que más que buscar la belleza, lo que pretende es “transmitir” con sus imágenes, “dejándome llevar por el momento”. En este sentido, reconoce que en esos momentos el corazón le puede más que a la razón, ya que entiende el flamenco como “una forma de vida más que una manera de ganarme la vida”. Como bien explica en su web, simplemente quiere transmitir lo que los artistas, a su vez, le transmiten. Su fotografía es, como el nombre de su productora, a palo seco, “sin adornos, sin complementos, sin aditivos…tal y como es”.

De momento, Juan ha realizado trabajos para José Caraoscura y José Ignacio Franco, aunque espera que próximamente haya más artistas interesados en su trabajo. De momento, sabe que en el mundo del flamenco todavía hay muchos que no entienden la importancia de plasmar en vídeo sus actuaciones. “A mí hace años un cantaor me llegó a decir en un festival que apagara la cámara o no seguía cantando. No entienden que eso es una forma de promocionar su trabajo, que hay miles de personas que pueden ver su actuación a través de las redes sociales”. Juan lo sabe bien, porque desde que puso en marcha el perfil en Facebook de su productora, está ganando decenas de seguidores cada día.

Ahora, Juanaco lleva en marcha su primer gran documental, dedicada a las saetas devocionales, “esas que salen del alma, espontáneamente”, un trabajo duro ya que, al ser saetas improvisadas, le hacía recorrerse a diario las calles en Semana Santa en busca de ellas. Y aunque reconoce que actualmente su proyecto “me está costando el dinero”, sabe que antes o después dará sus frutos. “El movimiento se demuestra andando”. 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *