Actualidad

La publicación de los bienes de la Iglesia como “una rotunda victoria ciudadana”

La coordinadora Recuperando ve positivo que el Gobierno publique los bienes inmatriculados 

La coordinadora Recuperando, que incluye a una veintena de colectivos ciudadanos, ha celebrado la decisión del Ministerio de Justicia de la publicación del listado de los bienes inmatriculados por la Iglesia católica, a la que ha acusado de “expolio”. Para la coordinadora, “es una rotunda victoria ciudadana” y una iniciativa “en la dirección correcta”. Sin embargo, considera que “resulta insuficiente” ya que es necesaria una “solución global para revertir el expolio”.

Una reforma de la Ley Hipotecaria aprobada en 1998 por parte del Gobierno de José María Aznar otorgaba la potestad a la Iglesia Católica de acreditar la propiedad de templos o lugares de culto. Desde Recuperando han rechazado que “la fecha de referencia” sea ésta ya que “con anterioridad se inmatricularon en fraude de ley bienes de culto de manera directa (templos en litigio de Zaragoza) o indirecta (en
Guipúzcoa se inscribieron numerosos solares en los que se ubicaban iglesias, ermitas y cementerios)”.

De hecho, la coordinadora ha asegurado que, según los datos parciales de los que dispone, “el volumen de inmatriculaciones realizadas antes de 1988 son muy numerosas”. “No entendemos por qué han de ignorarse”, han recalcado. “El expolio de bienes protagonizado por la Iglesia católica en virtud de las inmatriculaciones podría superar los 40.000 inmuebles, solo para aquellos inscritos después de 1998 según admite la propia jerarquía, e incluye fincas, casas parroquiales, plazas públicas, cementerios, frontones y, sobre todo, gran parte del legado cultural histórico, como la Mezquita de Córdoba o la Giralda de Sevilla”, ha afirmado.

Para la coordinadora, la publicación del listado abre la puerta a posibles reclamaciones judiciales de instituciones y particulares sobre aquellos bienes inscritos sin título de propiedad. A su juicio, este “no es el camino idóneo para resolver miles de conflictos de una enorme complejidad que podría generar procesos largos y costosos”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *