Provincia

La provincia de Cádiz, en señal de alerta por la situación de sequía severa

El mes de mayo ha sido el más seco de la serie histórica con apenas 1,4 milímetros de precipitaciones, provocando la preocupación de agricultores y ganaderos

La Red de Información Ambiental de Andalucía (Rediam) ha calificado el pasado mes de mayo de 2019 como “extremadamente seco”, en su último informe sobre la evolución de la climatología señalan que dicho mes ha sido “el más seco de la serie histórica, con un promedio en la región de apenas 1,4 milímetros de precipitaciones“. Si el pasado mes de diciembre se confirmó como el seco desde 1994 parece que los datos apuntan a una continuo descenso de las precipitaciones. El informe analiza el “alivio que supuesto el mes de abril” pero apunta que “mayo nos devuelve a la situación de sequía severa”.

No se esperan cambios significativos hasta el próximo mes de septiembre, cuando da inicio la nueva temporada de lluvias. Por ello, la situación de la provincia gaditana presenta un estado alarmante ante el dato que muestra como tres de las cinco comarcas, entre las que se encuentra la campiña jerezana, han alcanzado el nivel de sequía severa.

Infografía de las precipitaciones registradas en Cádiz en 2019 FOTO: Aemet

Según el informe emitido por el organismo dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, las precipitaciones acumuladas en el presente año hidrológico en la zona de la Cuenca Atlántica de Cádiz, rondan los 500 litros por metro cuadrado. Estos datos están muy por debajo de los registrados un año antes, la media de 731,7 litros del periodo 1971-2000, por lo que el déficit hídrico ha alcanzado el 31,5% con 230,5 litros de diferencia. Convirtiéndose así en la segunda cuenca con mayor desfase por detrás de la Atlántica de Huelva, que registra un déficit del 36,7%.

En lo que llevamos de año, concrétamente en el periodo enero-mayo, la situación se ha venido agravando, el déficit de precipitaciones en la provincia oscila entre el 58,7% y el 48,8% respectivamente. Las reservas de agua, ubicadas en los pantanos de la cuenta Guadalete-Barbate han bajado del 60% en cuanto a su ocupación. El Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) apunta la cifra de 968 hectómetros cúbicos en cuanto al volumen que se encuentra embalsado. Esto se traduce como un descenso del 15% frente a los niveles del pasado año, cuando se alcanzaba el 73,6%, 1.215 hectómetros cúbicos.

Las organizaciones agrarias solicitan ayudas

Este escenario dibuja un panorama desolador para los agricultores y ganaderos de las comarcas más afectadas, por ese motivo desde las organizaciones agrarias, con Asaja a la cabeza, han comenzado a pedir medidas compensatorias para tratar de paliar las pérdidas que arrastra el sector.

Desde Asaja-Cádiz, ya habían trasladado al comité directivo de Asaja-Nacional la situación de sequía que venía sufriendo la provincia gaditana por la ausencia de precipitaciones, altas temperaturas y vientos secantes de Levante, en el pasado mes de marzo de este mismo año. Actualmente, las falta de precipitaciones afectaría a todo tipo de cultivos como son el cereal, las oleaginosas y leguminosas, las viñas, con especial afección en la campiña de Jerez, el olivo, los cítricos y el cultivo de arroz, entre otros.

En el caso particular de la remolacha, cuya campaña arrancaba hace una semana, se mantendría dentro de los parámetros de riqueza estándares de la zona, ya que se trata de un tubérculo, y al estar debajo de tierra está más resguardado de las inclemencias meteorológicas. Esta campaña será más reducida debido al descenso de la superficie en la zona sur, de 7.800 hectáreas a 6.400, por lo que se prevé la finalización del trabajo de recolecta y posterior molturación en la azucarera del Guadalete una semana antes que el pasado 2018.

 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *