CulturaAntes todo esto era bodega

La Plaza

Levantada sobre lo que fue los terrenos del convento de San Francisco, expropiado tras la desamortización de Mendizábal, ha sufrido diferentes transformaciones en el tiempo.

Los jerezanos conocemos popularmente al Mercado Central de Abastos de Jerez como “la Plaza”. De estilo neoclásico y con elementos constructivos propios de la época como el hierro, la cristalería, la cerámica vidriada y la piedra, el Mercado Central de Abastos fue construido entre 1873 y 1885, obra del insigne arquitecto valenciano afincado en Jerez, dada su condición de arquitecto municipal, José Esteve y López. De ahí el nombre del emplazamiento sito entre la calle Larga y el propio Mercado de Abastos: la plaza Esteve. La ciudad necesitaba de un espacio amplio donde alojar el Mercado de Abastos.

Levantado sobre lo que fue los terrenos del convento de San Francisco, expropiado tras la desamortización de Mendizábal, ha sufrido diferentes transformaciones en el tiempo, siendo la más notable la que ocurrió a mediados del siglo pasado. En los años 50, las naves laterales del Mercado de Abastos que daban a la plaza Esteve fueron derribadas a colación de la construcción a finales de dicha década del hoy polémico edificio del IARA, obra de Fernando de la Cuadra, arquitecto municipal desde 1935 a 1971. Otra serie de grandes remodelaciones fueron la que tuvieron lugar entre 1983 y 1984, frente a la situación en la que estaba, y las más recientes del año 2007 y 2010, con una serie de reformas y la instalación de un sistema de refrigeración, respectivamente.

Hoy, con algo más de un centenar de puestos, la Plaza sigue siendo para muchos jerezanos el mercado de referencia donde hacen sus compras diarias de verduras, frutas, pescados o carnes.

 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.