Opinión

La plaza del Arenal es actualmente una apología al fascismo

Ya hay varios artículos en este periódico que explican a la perfección la situación que tenemos con nuestro patrimonio histórico, específicamente, con la estatuita de Primo de Rivera. Pero tras un año —y algo más— el tema parece volver a quedar en la sombra. Es como si los responsables esperasen que olvidásemos la tarea pendiente que todavía tenemos en esta ciudad. Porque, nos guste o no, Primo de Rivera es una apología, no sólo al realismo artístico, sino al fascismo español.

No me extenderé en detalles históricos ni informativos, para eso ya tenemos un artículo de octubre de 2015: Primo de Rivera seguirá ‘cabalgando’ en el Arenal… ¿O no?, que ilustra a la perfección las causas del congelamiento legal en el que esta situación sigue permaneciendo y, tenemos también un maravilloso blog de memoria histórica jerezana: Memoria histórica de Jerez (archivos, documentos, libros, historia social de Jerez…), de Cristóbal Orellana González. En su artículo ¿Quiénes son los generales que están al pie de la estatua ecuestre de Primo de Rivera (Jerez)?, expone una interesantísima información sobre los militares que aparecen representados en el monumento de Benlliure, que desde aquí invito a descubrir a aquellos que todavía estén ajenos al tema. Especialmente, a aquellos que defienden que Primo de Rivera no entra en la ley de Memoria Democrática.

Orellana nos presenta en su artículo la clave para derrocar del Arenal a Primo de Rivera de una vez por todas: “Pero no es bien sabido quiénes exactamente eran esos militares que, además de ser fieles ejecutores de la dictablanda de Primo de Rivera, en sus intereses de ocupación de Marruecos, protagonizaron (varios de ellos) en 1936 y años sucesivos sendas acciones contra lo que, democráticamente, la ciudadanía, un 14 de abril de 1931, había decidido para el país”.

Curiosamente, en el primer artículo de lavozdelsur.es se nos aclara cómo la ley de memoria democrática no puede contemplar a Primo de Rivera, puesto que no entra dentro del periodo comprendido entre el 14 de abril de 1931 y el 11 de enero de 1982. Por lo mencionado en el párrafo anterior, sólo puedo denominar esta situación como legal entre comillas. Para rematar esta cuestión añadiré otro detalle del artículo de Orellana sobre el general José Sanjurjo Sacanell, representado también en el conjunto escultórico de Benlluire y que participó en un primer intento de golpe de Estado en la II República, justo un año después de instaurarse ésta, en 1932.

Es así, Primo de Rivera es un vestigio del posterior franquismo. Muchos de los que participaron activamente en la dictadura de Primo de Rivera, participaron igualmente en el golpe de Estado franquista e incluso, en la consecuente dictadura. ¿No es por todos estos motivos, entonces, que estos personajes aquí representados, junto a Primo de Rivera en la plaza del Arenal, entran en el periodo histórico que tan estúpidamente los responsables han querido acotar?

Creo que si muchas personas han pedido que cambien esta escultura ecuestre es porque tienen razones de peso para ello. No se trata de un simple capricho. Si hablásemos de términos legales, tendría que quitarse. Es cierto que Primo de Rivera murió antes de la II República, en 1930. Pero, ¿qué ocurre con los militares que aparecen representados abajo? ¿Qué vamos a hacer, vamos a cortar por la mitad al bulto redondo? ¿Vamos a quitar al jinete de su pedestal? Menuda idiotez. ¿No es más sensato quitar del centro histórico una escultura que representa en su totalidad, miremos por donde la miremos, al fascismo de comienzos del siglo XX?

Seguro que son muchísimas las personas que ya estaban al día de todos estos detalles, pero la inquietud de este artículo de opinión va un poco más allá de la necesidad de quitar la escultura de Primo de Rivera. Sabiendo esta información, ¿crees que aún así debe seguir la escultura y por qué? ¿Crees que debe cambiarse de sitio, y en cuál? ¿Qué monumento crees que debería ponerse en su lugar y que es más representativo de Jerez? Aunque estés de acuerdo con la escultura de Primo de Rivera, ¿no crees que pueda haber algo más representativo de tu ciudad para ocupar el centro? Algo, que cuando lleguen otras personas de otros lugares, sirva para que comprendan inmediatamente el aire de esta ciudad.

Antes de la industrialización y la contaminación, Shakespeare describió su recuerdo del olor a vino y a azahar, que no existía en otras ciudades. Definió a Jerez como la ciudad que mejor olía de todas, con sus calles adornadas por naranjos. España está repleta de esculturas como ésta. Pero seguro que hay pocas cosas de Jerez que se puedan emular en otras partes del mundo. Con el tiempo, ese alma a vino y azahar que Shakespeare describió en el siglo XVI ha ido desapareciendo, olvidándose. Hemos suplantado la belleza de nuestra cultura bajo el ego de un solo hombre, un dictador. En Inglaterra nadie recuerda a Primo de Rivera, pero nosotros hemos olvidado nuestros tesoros para seguir rememorándolo.

Hay tantas cosas que son representativas de Jerez: el vino, los caballos, la cultura y el arte que hemos tenido, el flamenco… Seguro que podemos encontrar una apología a estos ámbitos, mucho más afines a nuestra esencia como sociedad. Una esencia que Primo de Rivera no representa en absoluto. Si tanto escozor produce a algunos quitar a Primo de Rivera, podríamos elegir un monumento que englobase a todos los jerezanos, sin necesidad de ser una representación de la izquierda o de la derecha, sin relación con la política. Podríamos hacer un honor a nuestro arte, nuestros escritores o artistas flamencos. Todos nos quejamos de lo poco que se valora el arte jerezano en nuestra propia ciudad. Levantar un monumento en el centro de Jerez sería una forma de valorarnos y de mostrar a los demás lo mejor de nosotros, no lo peor que ofrecieron algunos en un periodo determinado.

Quizá sea hora de dejar de colocar tantas imágenes de dirigentes, reyes, presidentes, dioses… y colocar algo que nos represente a todos. La sociedad no la hacen los altos cargos, la hacemos nosotros, los ciudadanos. Nuestras acciones, nuestra forma de pensar y nuestra cultura es lo que nos determina y lo que nos identifica. Cuando nos sentimos jerezanos, de esta tierra, ¿nos sentimos identificados con Primo de Rivera, o con otras cosas?

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.