Opinión

La parodia facha

Esperaban sacar 70 escaños y asombrar al mundo con su gesta, ahora sólo saben preguntarse dónde está toda esa gente que abarrotaba los mítines de Santiago Abascal

Todo es expectación. El nuevo Parlamento andaluz se va a constituir con los votos de la extrema derecha. Por primera vez, los partidos de derechas gobernarán Andalucía -digo “partidos” porque políticas de derechas lleva Andalucía sufriendo hace décadas con el sello del PSOE andaluz-. La tarde ha terminado. Ciudadanos se hace con la Presidencia de la Mesa del Parlamento de Andalucía y, a cambio, el PP se hará con la Presidencia de la Junta poco después, tras la escenificación del acuerdo con la ultraderecha.

Un hombre alto, muy alto, de más de 1,90 centímetros de altura y con pluma de macho alfa, hace declaraciones a los medios de comunicación delante de la estatua de Blas Infante que preside el exterior del Parlamento andaluz. Un ejército de cámaras inundan el diámetro de Ortega Smith, el número dos de Vox, un falangista que se ha equivocado de siglo al nacer.

Con 12 diputados de ultraderecha dentro de la Cámara andaluza, su partido se ha convertido en el árbitro de la política andaluza que echará al PSOE de la Junta en pocos días. Ortega Smith, mentón dirección al cielo, mirada de malo y con acento castellano perfecto del que se sentiría orgullosa la mismísima Isabel La Católica, patrona del facherío compatriota, se despacha a gusto delante de la escultura de Blas Infante, el hombre que dio la vida por Andalucía y que sigue en una fosa común tras 40 años de democracia.

Ya está en marcha la Reconquista a caballo de una pandilla de pijos engominados criados entre algodones y que proceden de los chiringuitos y mamandurrias que repartió el PP a troche y moche cuando ataban los perros con longanizas. Ortega Smith parece que ha dejado a la bestia amarrada en unas caballerizas del siglo XV y que se ha colado en el Parlamento andaluz para grabar una ficción histórica de las que tanto gustan en la TDT party.

La almeriense Marta Bosquet, de Ciudadanos, ya es presidenta del Parlamento andaluz con los votos de su partido, del PP y de la extrema derecha. Todo son aplausos, abrazos y miradas cómplices entre los miembros del trifachito. A las pocas semanas, las puertas nobles del Parlamento andaluz se vuelven a abrir para investir a Juanma Moreno presidente de Andalucía. Esta vez, con el apoyo de su partido, el PP, Ciudadanos y de la extrema derecha.

Trumpismo

Las tres familias juntas de la derecha española en amor y compaña no serán vencidas. Andalucía es noticia en medio mundo. El patio del Parlamento está lleno de estudios móviles de televisión y radio desde donde emiten en directo los principales informativos del país. El trumpismo ha entrado en España por Andalucía y el socialismo de derechas que ha sido el PSOE andaluz cederá su trono a la derecha original, que, para copias malas, la gente siempre prefiere lo original.

Ortega Smith hoy no hace acto de presencia en el Parlamento por el que dio su vida Blas Infante. Ha venido otro hombre, más bajito, de barba poblada y envanecido hasta el infinito tras la toma de protagonismo de su invento fascista con tipografía posmoderna, financiado con dinero iraní e inventado en las salas de máquinas de FAES, la fundación de José María Aznar que vive gracias a las subvenciones pero que critica que los pobres vivan del Estado.

El hombre de la barba poblada y recortada como si fuera un hipster de éxito de la Alameda de Sevilla, Malasaña en Madrid o del barrio de Ruzafa de Valencia, se pasea por los pasillos del Parlamento andaluz como si fuera un legionario en su jura de bandera. Poco más de metro sesenta, ancho de espalda y estrecho de culo, pecho henchido y andares afeminados que recuerdan a Franco, el líder de Vox desfila por los pasillos de la sede de la soberanía del pueblo andaluz con una cohorte de simpatizantes, cámaras de televisión y curiosos. “Es Santiago Abascal”, grita la portavoz del PP de un pueblo del área metropolitana de Sevilla donde, en las elecciones generales de este domingo, los resultados le han salido a pagar.

Allí están todos convocados, felices y exultantes. PP, Ciudadanos y Vox han rubricado un pacto de legislatura que ha puesto a los socialistas caras de funeral. Los diputados de Adelante Andalucía, divididos entre la solemnidad de Antonio Maíllo (IU) y los aspavientos y camisetas de la chavalada de Anticapitalistas, sector que controla Podemos en Andalucía, hubieran dado  lo que no tienen por votar a favor de la investidura de Susana Díaz y evitar a las bestias de la extrema derecha.

El Cid Campeador

El hombre que no hizo la mili pero que la quiere imponer como obligatoria, con andares de señorita de barrio fino envueltos en pantalón de tallo bajo, se para delante de una auténtica telaraña de micrófonos, periodistas y cámaras de televisión. Se siente poderoso, más que un legionario, menos que la División Azul y casi igual como Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid Campeador, esa figura insigne del facherío patrio que no resiste la máquina de la verdad historiográfica.

El hombre que habla de la “España viva”, pero que no ha fichado nunca a las ocho de la mañana, seguramente tenga alguna autorrepresión sexual mal gestionada, porque no es normal ese nivel de homofobia que se gasta teniendo esos andares tan sospechosos. Dicen los psicólogos que sólo se le tiene fobia a lo que no has conseguido domar en tu fuero interno. Mira que si Abascal termina teniendo un novio como aquel líder de la ultraderecha austriaca, Jörg Haider. ¡Qué salseo!

El destino ha querido que el fascista que insulta en sus mítines a Blas Infante esté sentado al lado de Pilar Távora y Pilar González, dos pilares del andalucismo y guardianas del ideal del Padre de la Patria Andaluza que fue fusilado por los padres y abuelos ideológicos de los falangistas que hoy se sientan en la autonomía andaluza para destruir el legado del notario de Casares (Málaga), que fue asesinado con dos tiros en la nuca la noche del 10 al 11 de agosto de 1936 mientras gritaba ‘Viva Andalucía Libre’.

Juanma Moreno ha sido investido presidente de la Junta de Andalucía, con el apoyo de Ciudadanos y de Vox. Las derechitas cobardes y la extrema derecha sueñan con repetir fotografía del acuerdo en el Congreso de los Diputados. Juntos se sienten invencibles y han hecho un pacto de no agresión con el que creen que van a ampliar el espacio de la derecha ondeando las banderas del odio contra Cataluña, los trabajadores, los inmigrantes, las personas LGTB y las feministas. Nada se les resiste a su paso.

Vox incluso mitinea que le encanta el “olor a progre por la mañana” en su campaña de terror. Suena a los alaridos del genocida Queipo de Llano desde los micrófonos de Radio Sevilla y que se saldaron con más de 50.00 andaluces asesinados tras el Golpe de Estado de 1936.

¿Dónde están los votos?

Ya se han celebrado las elecciones generales. Han perdido las tropas de Isabel y Fernando. La Reconquista, ese relato inventado por el nacionalismo español para justificar su xenofobia, ha quedado en parodia nacional. Ahora quieren que se recuenten los votos porque no entienden que España se parezca tan poco a su odio fascista y que los españoles y españolas hayan votado a separatistas, maricones, rojos, feminazis, etarras y gente de mal vivir.

En la sede donde Vox ha decidido citarse para el recuento electoral en Córdoba sólo hay unas 20 personas, casi todos hombres vetustos con patillas que ahogan y vestidos con ropa de la marca de Álvaro Moreno, el Amancio Ortega millenial. Llegan los periodistas para coger declaraciones y se niegan a hablar, a pesar de que han conseguido un diputado por la provincia y 23 más en toda España.

Les sabe a nada porque esperaban sacar 70 escaños y asombrar al mundo con su gesta. Ahora sólo saben preguntarse dónde está toda esa gente que abarrotaba los mítines de Abascal. Las banderas de España se han quedado en las bolsas de IKEA sin abrir, que para eso ellos son muy españoles. Sólo ha hecho falta abrir las urnas para que huela a facha cabizbajo y derrotado y Vox parezca lo que es: una parodia.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Comentarios

  1. Con este casposo “periodismo” frentista, demonizador del adversario político, sembrador de odios y que no cumple su función social de conformar e ilustrar una opinión pública objetiva y democrática seguiremos padeciendo la mediocridad del debate político español. Estos artículos solo le dan más votos y relevancia a VOX. Mejor dedíquese, si sabe, a analizar y criticar con argumentos objetivos el programa de VOX; sería más respetuoso con la inteligencia de los lectores.
    ¡Ah! Y el autor comete un gran gazapo: el Parlamento andaluz no es la sede de la soberanía del pueblo andaluz porque no hay ningún pueblo andaluz soberano; la única soberanía que hay aquí es la del Pueblo español y está representada en las Cortes. El Parlamento andaluz tiene el poder que le han conferido las Cortes mediante la ley orgánica que aprobó el Estatuto de Autonomía de Andalucía

    1. El autor se queda corto. VOX es el fascismo del siglo XXI. Ya lo reconoce hasta Casado. La ultraderecha le llama. Más de veinte millones de españoles, pudiendo votarles no les votó. Un 90%. Peeo bueno, alerta fascista porque Hitler entró en el Parlamento alemán con sólo 32 diputados en el 24. Aquí tenemos otro personajillo: pecho lobo, con botón de camisa desabrochado, homófobo, racista, etc. Ellos nos dicen: no somos fascistas, no somos fascistas, no somos fascistas… mientras tanto no ven llegar la hora de indicarnos dónde están las cámaras dpara ducharnos a los que no pensamos como ellos. Pero eso puede ser el futuro…

    2. Estoy totalmente de acuerdo.
      Los periódicos se están volviendo plataformas de proclamas políticas de los periodistas.Todo es información partidista e interesada.La imparcialidad en la información,no existe.

  2. Aburrido…. Todo lo que dice este articulo es aburrido.
    Fascista era el PP, fascista era CIUDADANOS. Ahora que esta VOX, fascista.
    Todo lo que no sea socialimos direccion izquierfa es fascismo….
    Aburrido

  3. Me hace mucha gracia esta gente que critica a un partido como vox y no dice nada nada de los golpistas independentistas que esos si que son fachas o de unidas podemos que son los mismos radicales que apoyan a un dictador como el de Iran o el de Venezuela que mata todos los dias 50 o 60 personas los mismos que quemaban iglesias o violaban monjas o este inmaculado pesoe de los ere que intento golpes de estado contra la republica y que no respetaba los resultados elelectorales los años de la preguerra civil…………..Pero los fachas son los demas

    1. Yo no se lo de los catalanes. No soy catalán y como no me dejo manipular ni por unos ni por otros, me gustaría que ellos decidieran qué deben hacer. Yo soy muy español. En serio. Soy español. Pero no soy de esos españoles que van imponiendo por la cara españolidad a diestro y siniestro. Eres español porque lo digo yo y punto. Simplemente pienso que ellos deben decidir si son españoles. Pero de ese tema no entiendo. De lo que sí entiendo algo es de los familiares y amigos que han votado a vox. He oído sus planteamientos. Son racistas, son machistas, son …. fascistas. He comparado el programa de Vox y el de Hitler de los años veinte (está en internet) y coinciden en lo mismo: la expulsión de los inmigrantes. Y eso es racismo. Se pongan como se pongan. Y así con argumentos de ese calado entró en el Parlamento alemnán. Suavecito. Y terminó como terminó. Buscando aliados en partidos afines en Europa y gaseando a quienes no estaban a su favor. Eso es el fascismo. Repito Alerta Fascista.

      1. La Nación y la familia en la que se nace nunca se eligen. La nacionalidad de cada uno (como su profesión) es un hecho material, es la que corresponde con el pasaporte que tiene, no es una cuestión de “sentimientos”, lo que cada uno sienta es irrelevante; por mucho que se sienta médico no lo será si no tiene el título de Medicina y por mucho que se sienta francés tampoco lo será si no tiene ese pasaporte. Nadie obliga a nadie a ser español; quien no quiera ser español solo necesita emigrar a otro país, obtener otra nacionalidad y renunciar a la española; pero lo que no puede pretender es robarnos a todos los españoles un trozo de España para ahí constituir su nacioncita. Como bien dice, se nota que de este tema no entiende nada.
        Pero del nazismo parece que tampoco entiende mucho. Lo de Hitler no era simple xenofobia, era racismo supremacista ario, y planteaba la expulsión (luego fue exterminio) de todos los no arios (especialmente judíos), fueran estos alemanes o extranjeros. Nada remotamente parecido se plantea en el programa de VOX, que no habla de expulsión de los inmigrantes, sino de expulsión de los inmigrantes ILEGALES, y de aquellos que delincan, como ocurre en muchos países del mundo. Entre ilegalmente en Cuba (por ejemplo) y cometa un delito grave; verá lo que le pasa.
        No me extraña que, hartos de escuchar sus diatribas sectarias, sus familiares y amigos voten a VOX, porque de discursos como el suyo es de lo que mejor se alimenta VOX.

  4. Ahora entiendo por qué os llaman “lacozdelsur”…!!!Bilis,al perder vuestros amigos por primera vez en Andalucia!Los periodistas que,como vosotros,se dedican a ridiculizar con las peores artes a unos políticos que han obtenido votos,no sólo demostráis ser totalitarios sino que despreciais a las personas que los han votado.Y no todos van con ropa de marca.Hay obreros,mujeres y gays,por más que os fastidie.

  5. Menuda birria de artículo. La prensa no sabe más que decir sandeces que luego la gente se cree y claro, tenemos que aguantar gobierno de izquierdas 4 años más. No ha dejado el listón muy alto el Psoe en Andalucía en tantos años. Han robado más de lo que se podía esperar. Por muy mal que lo hagan, tienen mi voto asegurado. Hoy día no existe izquierda, derecha ni centro. Hoy esta el que roba y el que mira por los ciudadanos de un país. No hay más.

  6. En mi vida he visto tanto odio y tan mala sangre como en este artículo. No sé qué razones tendrá esta persona para pensar así pero debe ser un amargado porque no se puede ser feliz con tanto odio dentro. Ni me gusta la política ni mucho menos los politicos pero pienso que sí mala es la extrema derecha igual de mala será la extrema izquierda y de eso no dice ni una sola palabra . La democracia creo que es aceptar y respetar todas las ideas y esta persona demuestra que de demócrata nada de nada. Solo le deseo que por su bien se relaje y deseche todo ese odio que refleja en su artículo.

    1. No se puede respetar un partido ligado a la homofobia, xenofobia, un partido que quiere ilegalizar otros partidos por sus ideas comunistas o independentistas. Simplemente por ser diferentes, quiere decir que no son demócratas, es decir no creen en la democracia. No hay respeto democrático posible para los que están fuera de las reglas que definen la democracia sean del extremo que sean.

      1. VOX, de momento y que se sepa, no está fuera de ninguna regla democrática ni han protagonizado o inducido ningún acto de violencia o escrache contra ninguna otra fuerza política; son sus sedes y actos electorales los que han sido atacados y sus seguidores los que han sido agredidos por otros que van repartiendo carnets de demócratas.
        En Alemania están prohibidos los partidos comunistas y los secesionistas, además de los nacionalsocialistas; en Francia están prohibidos los partidos secesionistas… y podría seguir con más ejemplos de Democracias que prohíben partidos que atentan contra el régimen democrático. ¿Acaso no son Alemania y Francia países demócratas? Por supuesto que sí lo son. Es más, lo lógico y coherente es que cualquier Democracia defienda su régimen y su misma existencia defendiendo al Estado que la sustenta y que, en consecuencia, prohíba a los partidos secesionistas, que pretenden destruir la Nación, y los partidos que pretenden acabar con el régimen de libertades (fundamentalmente con el derecho a la propiedad privada y con la libertad de empresa), como son los partidos comunistas y los partidos nacionalsocialistas.

        1. Es muy complicado debatir con desinformados. En Alemania es legal el partido comunista (DKP), aunque minoritario. Y en Francia existen partidos nacionalistas como el Bretón. Y VOX es el fascismo con piel de cordero. Ilegalización ya¡

          1. El desinformado es usted.
            El artículo 21.2 de la Constitución alemana prescribe que los partidos cuyos fines sean “poner en peligro la existencia de la República Federal de Alemania están prohibidos”. El partido comunista de Alemania, el KPD, fue ilegalizado por la Corte Constitucional Federal de la RFA en 1956. Lo que ahora se denomina DKP es una formación completamente marginal que no tiene representación en el Parlamento ni en los landers ni en los ayuntamientos; también existe el partido bávaro, que en su programa de máximos pretende la independencia de Baviera y que también es políticamente irrelevante. Ninguno de esos partidos es hoy, ni remotamente, un peligro para la existencia de Alemania; si llegaran a serlo, serían prohibidos inmediatamente.
            El artículo 4 de la Constitución francesa decreta que los partidos “constituirán y ejercerán su actividad libremente dentro del respeto a los principios de la soberanía nacional y de la democracia”; ni el partido bretón ni el corso promueven actualmente el secesionismo (aunque lo tengan en su programa máximo), sino que priorizan el autonomismo; si dieran el salto al independentismo (como ha ocurrido en Cataluña) serían fulminantemente ilegalizados, como ya lo fue, entre otros, Iparretarrak en el País Vasco francés.
            En Portugal, con base en el artículo 10 de su Constitución, se prohíbe la concurrencia electoral de partidos regionales o que vayan contra la unidad del Estado.
            Y podría seguir con más ejemplos…
            Con usted sí que es imposible “debatir”, no por su evidente desinformación, sino por su contumaz sectarismo, que le lleva a reclamar la anticonstitucional ilegalización de un partido que, de momento, no ha incurrido en ninguno de los supuestos que para esa sanción se tipifican en la vigente Ley de Partidos Políticos. ¿Y se atreve usted a repartir carnets de demócrata? ¡Jajaja!

  7. Lo de ilegalizar partidos les gusta mucho a los de vox… así están. Cada vez más solitos. Veremos lo que pasa en las municipales y en las europeas. Ya se ve que van a bajar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *