Sociedad

La nueva vida de Fatah, Zoumana, Ayoub, Abou y Abdlatif

La Asociación de Familias Solidarias para el Desarrollo pone en marcha un piso tutelado para jóvenes que se encontraban literalmente en la calle al cumplir 18 años

La Asociación de Familias Solidarias para el Desarrollo (Afasode) pide ayuda y colaboración con el proyecto para que estos jóvenes, muy agradecidos por la oportunidad que se les ofrece, puedan seguir formándose, trabajar e integrarse en la sociedad, que es la ilusión de todos ellos. Tras meses de esfuerzos, pero sobre todo mucha ayuda e implicación, Afasode ha conseguido poner en marcha un piso tutelado para jóvenes que se encontraban literalmente en la calle al cumplir 18 años, tras salir de los centros de acogida de menores.

Este proyecto de emancipación y autonomía personal de jóvenes, denominado Emprendiendo el vuelo, ha cumplido así con la que quizás ha sido, hasta ahora, la parte más difícil: Encontrar una vivienda que cumpliera los requisitos marcados por la ONG, como que tuviese un precio simbólico y muy asequible por la falta de recursos económicos, así como estuviese ubicada en una zona no conflictiva, se ha logrado gracias a la ayuda de numerosos voluntarios y colaboradores que han puesto su granito de arena y mucho más para que esta vivienda se haya convertido en el hogar de Fatah, Zoumana, Ayoub, Abou, Abdlatif y a la espera de la llegada de un chico español en los próximos días.

“Son jóvenes que acaban de cumplir 18 años y tienen muchas ganas de aportar y de construir su futuro dignamente”, manifiesta Juan Molina, secretario de Afasode, quien además explica que “en estos momentos, estos cinco jóvenes se encuentran haciendo su vida en su nuevo hogar, tutelados y apoyados por nuestro voluntariado que les ayudan en su día a día, tanto asesorándoles en la convivencia, enseñándoles a cocinar, a mantener el hogar limpio, a organizarse en el estudio, y sobre todo, a formarse y a tener una búsqueda activa de empleo que les permita emanciparse definitivamente”.

“Estamos muy satisfechos con lo logrado —añade— y más ilusionados aún con que estos cinco jóvenes se integren perfectamente en la sociedad y puedan hacer su vida como cualquier otra persona de su edad que sí cuenta con el apoyo de su familia”. Juan Molina quiere destacar, además, el comportamiento de los jóvenes, las ganas que ponen y su actitud de agradecimiento constante.

“Lo único que nos faltan ahora –afirma el secretario de Afasode- son esos recursos económicos que nos posibiliten continuar con este proyecto. Cualquier forma de ayuda y colaboración es bienvenida. Necesitamos 1.850 € cada mes para mantener a estos 5 jóvenes, para su alimentación, vestimenta, desplazamientos , gastos de alquiler , luz , agua , etc. Y confiamos, porque lo comprobamos cada día, que la gente en nuestra provincia ha demostrado que es solidaria, máxime en estas fechas y con una causa que repercute en el bienestar de jóvenes, pero también en el futuro de esta sociedad”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.