CádizEdición Cádiz

La municipalización de los servicios de playas se desatasca

El voto afirmativo del PSOE desbloquea la situación y permite al equipo de gobierno seguir adelante con el proceso iniciado este año.

El voto afirmativo del PSOE desbloquea la situación y permite al equipo de gobierno seguir adelante con el proceso iniciado este año.

El pasado 23 de octubre, en la Junta General de Cádiz 2000, se vivieron momentos de tensión con una lluvia de insultos de Teófila Martínez y de Ignacio Romaní hacia el alcalde de Cádiz, José María González, a quien llamaron “cacique” hasta en 13 ocasiones, además de “chulo” y “cobarde” por dejar “sobre la mesa”, dos puntos relacionados con el proceso de municipalización de los servicios de playas, iniciado en este año 2017. En cualquier caso, la secretaría del Consistorio ya dejó claro aquel día que “cualquier concejal podrá solicitar que la propuesta se retire, quedando sobre la mesa, y en tal caso el presidente (el alcalde) podrá sin más, así declararlo”. El grupo municipal popular había solicitado informes tanto a Recursos Humanos del Ayuntamiento como a la Intervención y a la Tesorería Municipal y, ante la ausencia de estos, el regidor decidió posponer el debate para cuando estuvieran en poder de los concejales.

En la mañana de este lunes se ha vivido la segunda parte de aquel capítulo y, ya con los informes en la mano, el PSOE ha votado a favor y, junto al equipo de gobierno de Por Cádiz Sí Se Puede y Ganar Cádiz, ha permitido continuar con el proceso de municipalización de los servicios de playas, que para el PP y Ciudadanos “no ofrece garantías a los trabajadores”. Ignacio Romaní, además, ha tildado el proceso de “chapuza monumental que va a costar a los gaditanos 120.000 euros más” y ha asegurado que “ya ha habido despidos y se ha demostrado por parte del interventor que el coste es superior al del pliego actual”.

El PSOE, por su parte, ha justificado su voto afirmando que, tras analizar los informes, no han encontrado “datos que ofrezcan reparos para continuar con el proceso”, aunque han reconocido la existencia de “errores y problemas” durante todo el procedimiento y han pedido al alcalde que ofrezca garantías serias a los empleados de aquellas empresas que serán sustituidas por Cádiz 2000. Con un tono sereno y moderado, el debate ha transcurrido con mucha más calma que en la junta general anterior. Sin embargo, José María González se ha visto obligado a desalojar del salón de plenos a un grupo de trabajadores de los servicios de playas que, al mostrar pancartas en las que equiparaban al PSOE con el PP, estaban incumpliendo el reglamento. De esta forma han abanadonado la sala gritando consignas como “el pueblo manda” o “sacad ahora las banderas de España”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *