SociedadCádiz

La mayoría de personas sin hogar en Cádiz llevan más de diez años en la calle

El Ayuntamiento elabora un nuevo censo que revela un aumento de un 16% de los 'sintecho' empradonados en la capital; "prueba de las facilidades que hemos dado para que puedan hacerlo", asegura la edil de Asuntos Sociales

En 2015, un 28% de las personas sin hogar en Cádiz capital estaban empadronadas, cifra que ha aumentado hasta el 44% en este año 2017, según ha informado la concejala de Asuntos Sociales del Ayuntamiento, Ana Fernández, que ha considerado este incremento como “un dato muy relevante, porque estar empadronado significa que puede acceder a derechos como a la educación, a la atención social y puede que al más importante para este colectivo por su vulnerabilidad, como es la atención médica primaria y la obtención de la tarjeta sanitaria”.

En un comunicado, la edil ha dado a conocer el estudio elaborado a partir de las encuestas realizadas el pasado 16 de noviembre durante el censo de personas sin hogar, en el que, según ha incidido, “uno de los datos más relevantes obtenido” es el aumento del número de personas sin hogar en la ciudad que “puede derivarse de las facilidades que desde este Ayuntamiento hemos dado para que puedan hacerlo”. La concejala ha añadido que se entiende que el ámbito socio-sanitario “es uno de los que más nos preocupa, ya que se trata de una población que puede presentar mayores niveles de deterioro físico por las condiciones de vida que soportan, por lo que se trata de un paso importante, además del estudio específico que nos encontramos realizando”.

En esta cuarta edición del censo de personas sin hogar, las encuestas se han realizado enfocadas a cuatro objetivos principales como son cuantificar las personas que carecen de un techo, analizar sus variables sociodemográficas, conocer la trayectoria de las personas que integran este colectivo y su conocimiento y utilización de los recursos disponibles, así como estudiar sus condiciones de vida, y, específicamente, su estado de salud.

El Ayuntamiento ha recordado que el número de entrevistados fue de 98, un número inferior al último censo elaborado en 2015, que cifró en 115 las personas que dormían al raso o en algunos de los dos albergues de la ciudad. En 2013 fueron 107 las personas entrevistadas y, en 2010, primer año de la elaboración de este censo, fue de 83 personas. De las 98 personas contactadas en este 2017, 29 se encontraban en el centro de Acogida Municipal o en el albergue de Caballeros Hospitalarios y el resto en la calle.

Perfil mayoritario

En cuanto al perfil, Ana Fernández ha explicado que “siempre es difícil hablar de un perfil determinado porque la crisis y la calle no discriminan ni por sexo ni por edad, pero aún así hemos visto que siguen predominando los hombres sobre las mujeres”. Así, el informe ha reflejado que ocho de cada diez personas que duermen en la calle son hombres. No obstante, la concejala ha precisado que “se está observando un aumento de la presencia de mujeres, ya que se ha pasado del 9,6 al 12,5 por ciento; es decir, dos puntos y medio más”.

En lo que se refiere a la edad, la medida de este colectivo es superior a los 48 años —casi la mitad de los encuestados se encuentran en el tramo de edad comprendido entre los 45 y 68 años—, una circunstancia que se ha ido repitiendo en los últimos censos. “Con estos datos observamos cómo la población de personas sin hogar en Cádiz se mantiene en su tendencia al envejecimiento más que a la juvenalización”. Siguiendo el ámbito sociodemográfico, la concejala ha señalado que “la mayoría de estas personas son españoles, sobre todo de Cádiz provincia” frente la población extranjera. En esta línea, ha precisado que “más de la mitad no contestaron sobre su lugar de procedencia, aspecto éste que también debemos tener en cuenta”.

En el ámbito laboral, “tan sólo un poco más del ocho por ciento realiza algún trabajo remunerado frente al 50 por ciento que no trabaja”. Fernández ha explicado que un aspecto importante que revela este informe es que “la media de tiempo en el paro de las personas que respondieron es de cuatro años y nueve meses”. Entre los encuestados, un 71 por ciento lleva más de doce meses en el paro y un 16,5 por ciento más de ocho años. En cuanto al sector en el que estuvieron empleados, la mayoría afirma haber realizado laboras de mantenimiento y multiocupación, seguido de la hostelería y el sector servicios.

Sobre el tiempo y los motivos que les llevaron a estar en la calle, el Ayuntamiento ha indicado que la media se sitúa en tres años y cinco meses aunque “la categoría donde se haya el mayor número de personas es de más de diez años”. En este censo, los problemas familiares han pasado a ser el primer motivo que llevaron a los encuestados a encontrarse sin hogar —un 26 por ciento—, seguido muy cerca del desempleo (23,5%).

En este censo se aprecia una diferencia significativa con respecto al 2015, donde los problemas familiares estaban representados por un 29 por ciento y las personas en desempleo, por un 38 por ciento. El estudio precisa que “son varios los motivos que llevan a estas personas a encontrarse sin hogar, encontrando con más frecuencia la combinación de adicciones con problemas familiares y desempleo”.

Recursos municipales

“Unos de los puntos de mayor interés para este Ayuntamiento era saber el nivel de conocimiento de los recursos municipales”, ha afirmado Ana Fernández. Entre ellos, los recursos más conocidos —prácticamente por la mayoría— son los de alojamiento y manutención. En el apartado de recursos de apoyo y acompañamiento, como es el de las asociaciones Calor en la Noche y Cruz Roja, que se desplazan a los lugares de pernoctación para atenderles ‘in situ’, son conocidas entre el 35 y el 45 por ciento, mientras que el recurso menos conocido es la Asociación Despertares.

El apartado de los recursos utilizados es bastante similar a los conocidos, de modo que se utilizan más los recursos que satisfacen las necesidades básicas, como son los albergues y comedores. El Centro de Acogida Municipal es el más utilizado, con un 28,6 por ciento, y el comedor Valvanuz da a cobertura a un 36,7 por ciento, siendo el más requerido. La concejala ha señalado que las razones que esgrimen para no acudir a los recursos sociales son variadas. “Por una parte, hay quien no acude por decisión personal, pero también existe un porcentaje que no acude por la normativa actual o la organización interna del mismo”.

En esta línea, Ana Fernández ha recordado que el centro de Baja Exigencia, que se encuentra en proceso de adjudicación, “viene a dar respuesta a este tipo de demanda al tener unas normas más relajadas y accesibles, por lo que la respuesta será mucho más acorde a sus necesidades”. En la elaboración de este censo han participado Calor en la Noche, Caballeros Hospitalarios, Despertares, Virgen Valvanuz, el equipo de la Delegación de Asuntos Sociales que está realizando un estudio socio-sanitario de Personas Sin Hogar, voluntarios del comedor Virgen de la Poderosa, Iguales en Acción, personal del Centro de Acogida Municipal y Cruz Roja Española.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *