JerezPolítica Municipal

“La lucha de los pueblos no tiene frontera”

El chileno Cristian Cuevas, designado recientemente como "diplomático político" en España, atiende a LVDS durante su visita a Jerez de esta semana. 

 

Cristian Cuevas (Coronel, Chile, 1969), es un sindicalista chileno y miembro del Partido Comunista de su país, que desde el año pasado gobierna como parte de la coalición Nueva Mayoría que lidera la presidenta Michelle Bachelet. Desde hace escasamente un mes, trabaja como agregado laboral en España, o como dice el propio Cuevas, como “diplomático político”. El último chileno que ocupó un cargo así fue Pablo Neruda, por lo que para él es “un honor” seguir la estela del Nobel de Literatura de 1971. En su primera visita institucional a una comunidad autónoma, Cuevas ha elegido Andalucía “por la relación histórica que tenemos en cuanto a memoria” y también “porque era de mi interés cómo se ha ido construyendo la relación desde la izquierda a partir del espacio de gobernanzas que existen acá en esta comunidad”.

Su objetivo, según cuenta, no es otro que “ver las relaciones del mundo del trabajo y dar cuenta de la realidad social que se vive en España para generar alianza con Chile”. Su designación se dio a conocer el mismo día que las de sus compañeros Jeanette Soto y Pablo Lazo, que fueron destinados a Argentina y Ginebra (Suiza). En Chile, Nueva Mayoría agrupa a partidos de centro, centro izquierda e izquierda, algo parecido a lo que muchos quieren hacer en España y que se ha venido a llamar frente amplio de izquierdas. Cuevas cree que es importante “generar alianzas”, ya que “la emergencia de nuevos movimientos sociales y políticos contribuye a rectificar los errores que hemos cometido”.

Para él es importante “poder escuchar mejor la voz del pueblo e incorporar los elementos nuevos que competen a las nuevas generaciones”. El chileno es partidario de “no tenerle miedo a lo nuevo, ya que lo nuevo también tiene que aprender del pasado”. Fruto de la propia experiencia de Chile, el comunista apunta: “Toda posibilidad de convergencia y de unidad para derrotar a la derecha me parece saludable. No siempre vamos a pensar igual, pero siempre pensaremos en cómo resolver las problemáticas sociales sin perder el cordón umbilical con el pueblo”. La clave: “Que el pueblo se sienta parte del proyecto”. En esta época de “desmantelamiento de derechos” y de privatizaciones de recursos naturales, “el ciudadano lo que está pensando es en recuperar el rol del Estado”, de ahí que vea con buenos ojos esta “convergencia”.

“Siempre he dicho que soy muy revolucionario y que la izquierda debe hacer un camino que posibilite ampliar la mirada, generar alianzas. Unir al más rojo puro hasta al más suavecito, porque en esa diferencia uno puede generar victoria. La izquierda tiene que aprender a gobernar y gobernar para las mayorías. No creo en los consensos, creo en los acuerdos, en los programas y en los avances que podamos hacer”, apunta. Por ello cree que en España “ustedes tienen la oportunidad de hacer ese camino pero sobre todo pensando en las nuevas generaciones; por tanto la izquierda y el PCE, IU, Podemos y otras fuerzas tendrán que buscar cómo resuelven ese camino pero también saber la urgencia y la responsabilidad que tienen con el país y con sus ciudadanos”.

Su actitud crítica con el gobierno chileno ha hecho pensar a muchos que destinarlo a España ha sido una forma de quitárselo de en medio, aunque él lo niega: “La decisión de venir aquí fue una decisión personal y colectiva. No es una decisión castigadora, más bien lo veo como una oportunidad para el crecimiento y porque entiendo que la lucha de los pueblos no tiene frontera. A mí lo que sufre el trabajador español me estremece, al igual que lo que pasa en África y también el padecimiento y el dolor de Palestina es mi dolor“.

España le atraía por ser “la puerta de entrada a Europa” y por su relación cultural y política con Chile. “Fue contribuyente a la solidaridad contra la dictadura de Pinochet”, algo que valora muy positivamente Cuevas. Aunque también le fascina “conocer la tierra de Antonio Machado, de Rafael Alberti, del gran Federico García Lorca, de Pablo Picasso, de La Pasionaria…” Incluso cuenta que a él en Chile también le han llamado en alguna ocasión El Pasionario, “por ponerle pasión a la política, al discurso, a intentar convencer a la masa”.

¿En qué se diferencia el comunismo español del chileno? “El Partido Comunista chileno es un partido centenario, enraizado en la clase trabajadora, que emerge como un gran hombre y padre del movimiento obrero chileno que es Luis Emilio Recabarren o mujeres lúcidas como Julieta Campuzano. Cuando uno mira para acá y escucha los discursos de Dolores (La Pasionaria), sin duda hay una confluencia común. Hay un deseo de justicia social, de democracia, de socialismo, de que el pan alcance para todos, una esperanza de tener un mejor vivir, aprender de nuestros propios errores y entender cómo el mundo va cambiando y vamos generando alianzas. En eso coincidimos, en que queremos mejor vida para el pueblo”.

Durante la conversación surge el tema de la monarquía y lo que ha originado la abdicación del Rey y la petición desde muchos sectores de la izquierda de la celebración de un referéndum para elegir el tipo de Estado. “Creo que la sociedades deben discutir democráticamente, no tener miedo a los debates ni a los referéndum, lo peor es cuando construimos sociedades tuteladas, con garantes. El único garante nuestro es que la soberanía reside en el pueblo. No creo en los tutelajes ni en los padres de las democracias, creo que el ciudadano debe ser el pueblo, ahora cada estado decidirá cual es el camino”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *