Gastrovoz

La hermana desconocida

Casi siempre que hablamos de una gastroenteritis o de síntomas parecidos, nos referimos a la bacteria E.coli que es la que comúnmente produce estas dolencias, pero hay un tipo de bacteria, muy similar y que vive en los mismos ambientes, que puede producir síntomas estomacales parecidos y puede ser que nos confundamos a la hora de determinar el origen bacteriano del contagio. En este caso podemos estar presentes a una hermana de E.coli, hablamos de la bacteria denominada comúnmente como Shigella.

Este microorganismo aerobio o anaerobio facultativo (puede tolerar ambientes con ausencia de oxigeno aunque su principal fuente de energía la consigue con la respiración aeróbica), es una bacteria mesófila (su temperatura de crecimiento óptima está entre los 15 y los 35°C) sin capacidad de esporular. Fue el bacteriólogo japonés Kiyoshi Shiga quien pudo aislar el bacilo dysenteriae en 1898. Son microorganismos exclusivos del hombre y de algunos homínidos, siendo su hábitat natural los intestinos.

Diferentes estudios han demostrado el gran parecido genético con E.coli, siendo en ocasiones muy difíciles de poder diferenciarlas. E. coli es una bacteria Gram negativa de la familia Enterobacteriaceae. Análisis filogenéticos moleculares indican que pertenece a la subclase γ de las proteobacterias (Logan, 1994). En esta subclase se encuentran además otros organismos patógenos de vertebrados, como Shigella, Salmonella, Vibrio y Haemophilus (Souza, 2001).

La Shigella es capaz de producir tres tipos de toxinas: Shiga (es la más potente y la produce la Shigella dysenteriae), Citotoxina y  Enterotoxina. De las especies de Shigella existentes la Shigella dysenteriae es la más patógena, causante de la enfermedad infecciosa intestinal denominada shigelosis o disentería. El cuadro clínico que produce es comúnmente conocido como shigelosis. Se trata de una enfermedad producida por un grupo de bacterias que afectan al aparato digestivo. La diarrea, a menudo sangrienta, es el principal síntoma y aunque suele desaparecer sola, puede generar complicaciones y requerir antibiótico. Según Salud, suele haber hasta 130 casos algunos años.

El origen de la bacteria, normalmente es oral o fecal, ya que son los ambientes donde suele reproducirse, siendo las fuentes de transmisión aquellas personas que estén en contacto con el agente patógeno como pueden ser manipuladores, portadores de la bacteria que lo desconocen o por una inadecuada higiene o temperatura. El período de incubación viene dado  entre 1 y 4 días después de haber sido expuesto a la bacteria.

Entre los alimentos implicados, principalmente son tres: Leche y derivados, pescados y mariscos y carnes.

Muchos días podemos encontrar noticias con intoxicaciones o brotes debido al contagio por microorganismos presentes en los alimentos que consumimos habitualmente, por eso debemos de hacer hincapié en eliminar los posibles riesgos. Un alimento inocuo es aquel que no está en contacto con microorganismos peligrosos como químicos, físicos o microbiológicos y no provoca ningún riesgo para nuestra salud.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.