Sociedad

La gaditana Desirée Rovira, campeona mundial de muay thai (y en el paro)

La deportista logra la medalla de oro en amateur y la de plata en neoprofesional en Tailandia. "Estoy aquí con los pocos ahorros que tengo y gracias a varios patrocinadores, ya que la federación no se hace cargo de mis gastos", lamenta

Hace tan solo una semana que Desirée Rovira (Cádiz, 1987) se ha proclamado campeona del mundo amateur de muay thai en su peso (menos de 51 kilos) tras derrotar en la final a la búlgara Karina Petkova, en Tailandia. Todavía sigue allí. Dice que ahora está “de vacaciones”. Pero se refiere a que está de descanso. Y es que tras llevarse la medalla de oro el pasado 13 de marzo, se alzó con la plata en el camponato mundial neoprofesional pro am, dos días después. Lleva solo cuatro años en este deporte y ya es también bicampeona de España y de Andalucía. Le apasiona tanto que confiesa que su sueño es ser campeona del mundo profesional de muay thai. Rovira está cerca, no hay duda de que está en ello.

Lleva haciendo ejercicio desde pequeñita. Ha practicado multitud de deportes: atletismo, natación, senderismo en largos tramos, tenis, fútbol… Hasta que encontró el muay thai. “Nunca antes me había centrado tanto en uno. Cuando empecé a comprarme la equipación (protecciones, guantes…) me dije: Esto va en serio“.

Estoy aquí con los pocos ahorros que tengo y gracias a varios patrocinadores, ya que la federación no se hace cargo de mis gastos

Cuenta que comenzó en el muay thai porque quería ponerse en forma. “Ese era mi principal objetivo. Aunque también lo hice por curiosidad”. Vio que no se le daba “del todo mal”, pero para Rovira fue clave la filosofía que hay detrás de este deporte. “Está muy ligado a lo que es la espiritualidad y a la religión budista. Una de las cosas que me llamaron la atención fue el respeto a tu maestro y al oponente“, explica. La gaditana, gracias a este arte marcial, ha aprendido lo que es el sacrificio, la tranquilidad, el esfuerzo y disfrutar mucho más de las cosas. “En una competición no puedes mostrar fatiga ni dolor. Eso, cuando lo extrapolas a la vida, te puede ayudar. No hacerte pequeño y enfrentarte de manera más positivia y más guerrera”, continúa.

La gaditana junto a su medalla de oro tras ganar el campeonato mundial amateur de muay thai. FOTO: LVDS.

Lo probó en el gimnasio 360, pero luego se pasó al centro de Raúl Calvo por asuntos laborales. No obstante, siempre ha estado dentro del club Chok Muay Cádiz, dirigido por quien es su maestro el gaditano Carlos Coello, tres cinturones de campeón mundial de muay thai, gesta que le ha convertido en el mejor deportista de Cádiz. “Es la persona que más me ha ayudado siempre y a quien le dedico esta medalla de oro, porque ha sido la persona que me ha enseñado realmente este deporte y quien me ha ayudado a alcanzar mi sueño”, manifiesta Rovira a través del teléfono. Además de las clases que ha recibido en Cádiz de la mano de Ramón Rivera.

Más allá del tiempo que Coello le ha dedicado a la gaditana, para ella también ha sido fundamental el papel de los patrocinadores de Cádiz, como Construcciones Rubiales, ya que sin ellos, Desirée Rovira jamás habría podido volar a Tailandia y conseguir su medallero. “Ahora mismo estoy en paro“, comparte la gaditana, que es traductora e intérprete de inglés y alemán. “Y estoy aquí con los pocos ahorros que tengo y gracias a varios patrocinadores, ya que la federación no se hace cargo de mis gastos”, denuncia.

“Soy consciente de que somos un deporte minoritario y que las federaciones no te pueden ayudar porque estamos muchísimas personas así. Que tienes que buscarte la vida, vender camisetas, rifas… Al final es conseguir fondos para lograr un sueño. Y es muy frustrante ver que no puedes llegar a realizarlo porque no tienes dinero suficiente. Así que gracias a ellos he podido conseguir el oro y la plata”, declara Rorvira. “En España el deporte rey es el fútbol. Es injusto porque nosotros también somos deportistas, pero no estamos tanto a la vista. El muay thai no es un deporte tan visible y gracias a españoles como Coello, se le está dando mucha más visibilidad”, añade.

Si bien para la gaditana todos sus éxitos han venido de manera consecutiva, sin encontrarse con comentarios sexistas tanto fuera como dentro del club, confiesa que al principio no tuvo el apoyo de su entorno. “Cuando dije que quería competir y que tenía una dedicación total a este deporte, mi madre no lo entendía. Mi entorno ha ido comprendiéndolo con el paso del tiempo. Han visto que es mi pasión, que estoy luchando por ello. Al ver mi constancia, han ido aceptándolo. Y ahora mis amigos y mi familia me apoyan muchísimo, aunque hay parte que aún no lo comprende”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *