CulturaPequeVoz

“La esencia del flamenco no está en lo que me pongo, sino en lo que yo siento”

La bailaora Leonor Leal presenta su primer álbum ilustrado, 'Catalina sin Pamplinas', mientras imparte cursos de baile en el marco del Festival de Jerez

La jerezana Leonor Leal, bailaora desde los 9 años y creadora de diferentes espectáculos flamencos como eLe eLe, LeoleoléEl verbo en tu Boca y Frágil, desvela, a sus 38 años, una de las grandes pasiones que guardaba en el cajón bajo llave. “Tú a otra persona se lo cuentas y no se lo cree”, comenta instantes antes de narrar cómo nació su primer álbum ilustrado, Catalina sin Pamplinas. “Escribir siempre ha sido una de mis aficiones, pero de una manera personal, íntima. De puertas para fuera solo me he dedicado al baile. Y hace unos diez años me puse a escribir cuentos relacionados con las experiencias que yo estaba viviendo en este universo que es el flamenco, pero contadas a través de relatos infantiles”.

Comparte que desde 2010 hasta el año pasado, sus cuentos solo fueron leídos por familiares hasta el día en que empezó a mantener contacto con el ilustrador Raúl Guridi. “A mí me encantaba su trabajo, lo seguía porque soy una coleccionista de álbumes ilustrados y cada cierto tiempo me regalo uno a mí misma”, ríe a través del teléfono. Un día, la bailaora jerezana le felicitó por redes sociales por una de sus obras y ambos empezaron a charlar sobre arte.

“Fue entonces cuando le dije que yo era bailaora y que me encantaba la ilustración y los cuentos infantiles. Él me dijo que por qué no le mandaba algo que pudiera leer, y le mandé el cuento de Catalina con muchísimo pudor”. Guridi se quedó prendado de la historia y se pusieron manos a la obra para publicarlo. “En un año se hizo realidad algo que jamás me hubiera imaginado en la vida”, confiesa la artista. Así fue cómo nació Catalina sin Pamplinas, en papel, de la editorial catalana Fragatina. Pero, ¿cómo nace la historia en sí?

La bailaora jerezana, que en la actualidad reside en Sevilla, baja a su tierra natal con motivo del XXII Festival de Jerez para presentar su álbum ilustrado en la librería infantil El árbol de las palabras y para comenzar, a partir de este domingo 4 de marzo, a dar cursos de baile flamenco en el Teatro Villamarta. En esta edición, la artista solo participa en el Festival impartiendo clases a cursillistas, pero anticipa que si todo sigue según lo previsto, participará en el 2019 con su proyecto Nocturno, obra que protagoniza junto con Alfredo Lagos al toque y Antonio Moreno en la percusión, y que estrenará el próximo mes de septiembre en la Bienal de Sevilla.

¿Quién es Catalina, la protagonista de su obra infantil? ¿En quién se inspira?

Es un cuento autobiografico, por su puesto. Son cosas que a una le pasan en los viajes, reflexiones que una misma tiene y al final uno siempre escribe cosas que tiene que ver contigo. Catalina, en gran medida, forma parte de mi misma. Yo me he criado en Estella del Marqués. Y enfrente de mi casa, había dos vecinas que se llamaban Catalina. Una al lado de la otra. Y curiosamente, las dos tenían algo de artistas. A las dos le gustaba cantar, una era muy dicharachera, otra era muy diferente, muy echá pa lante. No le importaba ser distinta. Las dos, para mí, han sido dos especies de artistas que no se han realizado hacia fuera, pero que yo siempre las vi como artistas. Si hubiesen tenido otra vida, otra circunstancias, hubiesen sido artistas.

¿Y qué le ocurre a esta joven bailaora? 

Es una bailaora que empieza a viajar, y en una maleta enorme se lleva todo lo que ella cree que necesita para ser esa persona que ella cree que debe ser. Y está representado por todos los objetos que lleva una bailaora, todos sus complementos. Lleva los vestidos de lunares con muchos volantes, los mantoncillos, sus peinetas, sus zarzillos…, vamos, no le falta ni un alfiler. Y en realidad ella va muy contenta, porque ella piensa que es lo que debe llevar y con lo que debe bailar bien. Y ¿cuál es su sorpresa? que durante el viaje, por alguna razón, va perdiendo algo. Y al mismo tiempo, la pérdida de esos objetos le causa distintas emociones con las que ella tiene que bailar por primera vez.

“Una niña que va perdiendo cosas y al mismo tiempo ganando experiencias”

Por ejemplo, en su viaje a Rusia, los lunares tienen mucho frío y se van, y entonces ella baila muy triste y es la primera vez que ella baila con esa tristeza, y al mismo tiempo se da cuenta de que la gente lo recibe con muchos aplausos, la abrazan… Le devuelven un calor a esa tristeza que la llenan. Y así, poco a poco, ella va bailando con distintas emociones a través de estas pérdidas. Y cuando vuelve a España, se encuentra que no tiene prácticamente nada en su maleta, pero tiene muchísimas experiencias en su cuerpo y en su viaje interior. En España baila sin ninguno de los complementos, baila sin zapatos, porque además ya ni los quiere porque le duelen… Una niña que va perdiendo cosas y al mismo tiempo ganando experiencias.

El concepto de que la pérdida también te regala algo.

Las pérdidas siempre te aportan muchísimo y te descubren una parte de ti que tú no conocías. Y al mismo también era una oportunidad de hablar de la profundidad del flamenco, que para mí tiene una profundidad que va mucho más allá de la estética que se supone que debemos tener. Era una manera de hablar de la profundidad de las emociones.

Entonces con esta historia también define, de alguna manera, qué es para usted el flamenco.

Para mí habla de lo profundo que es. La esencia del flamenco no está en lo que me pongo, sino en lo que yo siento. Y cómo bailo, con los sentimientos que tengo. Creo que esa es la esencia del flamenco, la libertad emocional y de expresión.

¿Más allá de la pérdida, contra qué otros aspectos de la vida se enfrenta Catalina?

Como va perdiendo cosas, va a apareciendo la soledad, la rabia, pero también aparece el compartir, en La India se encuentra con un grupo de niñas que quieren bailar con ella y que quieren comunicarle cómo son sus bailes en la India, y ahí se enfrenta a un compartir con gente desconocida. Abrir la experiencia, compartir culturas…, que en realidad es lo que nos pasa en los viajes. En algunos puedes descubrir la soledad, pero en otros te vas cargado de amistad, de cariño, de compañerismo con personas que no conoces de nada.

¿Y qué busca transmitir con este cuento a los niños?

No pretendo enseñar nada, solo compartir. Me he criado con un montón de historias de las que sigo disfrutando, porque soy una adulta que compra de manera viciosa libros y cuentos. Creo que hay un desarrollo muy importante en la imaginación, en la creatividad, en el desarrollo psicológico de una persona que para mi está muy relacionado con la lectura. Y me parecía un medio perfecto para contar cosas sin tener que explicarlas. Y cada persona, aprende algo de esto, o entiende algo diferente. Cada uno hace su propia lectura. Esa lectura personal es la que más me interesa. Lo que yo pretendo es que cada uno entienda lo que quiera, lo que sienta, y para mi esa es la riqueza del arte.

¿Cuál ha sido la respuesta de los pequeños lectores?

A mí me gusta continuar con esa posible historia de Catalina, y me gusta jugar con los niños preguntándole cuál sería el siguiente destino al que Catalina iría. A ellos les gusta, comparten, preguntan muchas cosas. Por ejemplo, una vez una niña me preguntó que por qué cuando estaba triste, Catalina no llamó a su mamá. Le dije que ella estaba muy lejos, claro, y me dijo, ¿y el móvil? Te hacen unas preguntas que te dejan desarmada.

Los niños parece que buscan alternativas a esos posibles problemas del personaje.

Sí, los niños suelen buscar soluciones a las emociones que tiene Catalina. Yo me divierto mucho, me lo paso muy bien.Y al mismo tiempo, cada vez que leo el cuento, estoy con mucha curiosidad y con impaciencia, porque ellos son el mejor termómetro.

¿Qué otros proyectos tiene por delante? ¿Otro cuento para niños?

Tiene muchas historias, muchos capítulos en el cajón. No sé si continuar, o tirar por otro personaje. Dentro de la misma temática, el flamenco, pero es que el flamenco tiene muchas personalidades. Hay una autenticidad…

Personas que ha conocido durante su viaje.

Sí, muchos artistas con los que he compartido experiencias. Esta persona es de novela, de película… Bueno, es cuestión de seguir adelante, siempre con muchísimo respeto, porque no es mi principal oficio, pero no deja de ser algo que me ilusiona, que me encanta. Porque ya te digo, es un sueño hecho realidad.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *