La Cruz Vieja

Uno de los lugares jerezanos con más solera. 

Pasear por la Cruz Vieja es pasear por uno de los lugares jerezanos con más solera. Solera muy vieja, como su propio nombre indica. Sobre él, Agustín Muñoz sostuvo que se debía a la existencia de una cruz en esta zona, perteneciente a la feligresía de San Miguel, que por aquel entonces, en el siglo XV, ni siquiera estaba poblada. En Jerez, la presencia de cruces en esquinas, hornacinas y otros espacios de la vía pública era habitual, si bien sus ejemplos hoy son paradigmáticos. Hace más de un siglo ya, Agustín Muñoz advertía sobre la perdición de “esta tradición para la Historia, ciencia que aprovecha el más pequeño dato”. Sobre la cruz que situaría en la Cruz Vieja, especula que pudiera ser para las cruces de Mayo en algún tipo de romería o simplemente como signo protector en unos caminos alejados del núcleo poblacional de Jerez.

Hoy popularmente llamamos Cruz Vieja a todo lo que hay entre la estatua a Ramón de Cala y el propio Palacio de Villapanés, cuya “casa chica”, la segunda parte del palacio, esconden dos olivos. Allí, entre donde estaba el mítico Maypa, que durante más de medio siglo “adobó” el barrio de San Miguel, y la insigne Peña Colchonera, que continúa su actividad, se encuentra Lola. Aunque nacida en la paralela calle Sol, el Ayuntamiento decidió en 2003 honrar a su figura con una escultura realizada en bronce por Víctor Ochoa. El palacio que le saluda lleva años esperando alojar en su interior un museo a La Faraona. Sin embargo y pese a haber manifestado su intención de así hacerlo varios gobiernos municipales, hoy quieren llevarse a La Faraona al barrio de San Mateo, a la Nave del Aceite, en la plaza Belén. Los vecinos de San Miguel lo tienen claro.

Allí donde hace muchos siglos seguramente había una cruz, hoy está Lola. Para ratificar su presencia, le reclaman un espacio en el que ya todos iban considerando como su palacio. Un artículo en La Voz Digital de hace ya casi una década así lo manifestaba desde su inicio: “Solo podía ser en San Miguel, cerca de la calle Sol, donde nació”. El otrora gobierno local —del mismo signo— hablaba de un museo a La Faraona finalizado en el año 2013; el actual, en referencia a su nuevo museo en la Nave del Aceite, para el año que viene, 2019. Las cruces en nuestras calles y plazas, como decía Agustín Muñoz, se están perdiendo. Sin embargo, hay otras cruces que no nos quitamos de encima; la cruz de una gestión nefasta… que esa sí es una cruz muy vieja con la que seguimos cargando año tras año, en penitencia bajo la túnica de las falsas promesas.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.