Opinión

La condición de posibilidad de la democracia es la democracia

Resulta tan obvio que no se nos puede olvidar, sin democracia no hay democracia. Es importante decirlo. Tampoco podemos olvidar que el verbo que precede a los verbos encarcelar o matar es ilegalizar (prohibir). Verbos preferidos de Vox. Como la democracia son derechos democráticos (garantías), igualdad (justicia) y equidad (redistribución), también resulta obvio que desde que Zapatero sucumbió en 2010 ante Merkel, el BCE y el FMI, el campo de juego de la democracia ha quedado reducido y esquilmado. Los gobiernos de Rajoy han sido verdaderos navajeros contra la democracia.

Las políticas killers de la democracia comandadas en España por el PP, asumidas con docilidad en aquella Andalucía de Susana Díaz y su pacto con Ciudadanos, son las que han dado lugar al nacimiento del auténtico killer de la democracia, Vox. No es extraño, por tanto, que el huevo de la serpiente del fascismo español eclosionara en Andalucía, territorio campeón de España en indicadores de paro, desigualdad, y precariedad.

El “a por todos” (y sobre todo todas) que significaron las reformas laborales, las subidas de impuestos directos e indirectos a las clases populares y medias, las bajadas de impuestos reales a la banca y las grandes empresas, la detracción de gasto en igualdad, justicia social, educación, salud y empleo para entregárselo a la banca vía rescate directo o vía endeudamiento público fue tapado por el “a por ellos” del PP y Ciudadanos al que se apuntó alegremente el PSOE andaluz inconsciente de que el pack antidemocrático de la derecha es indivisible y dentro de ese pack del “a por ellos” Andalucía era objetivo substancial.

Una definición tautológica de democracia podría ser esta: La democracia es aquel conjunto de relaciones con las que se práctica la democracia. No hay democracia sin práctica democrática. Por eso es tan importante que una fuerza política democrática como Unidas Podemos esté, en tiempos como estos, en el Gobierno de España. Nos estamos jugando cada vez más la democracia. Estar en el gobierno es un antídoto, un baluarte, contra la involución que hasta antier ha promovido y alimentado el viejo bipartidismo conservador, del que Vox es la consecuencia política más visible y terrible.

Por supuesto que es relevante recuperar derechos laborales y democráticos derogando leyes y avanzando con otras leyes. Por supuesto que es imprescindible recuperar bienestar social y familiar aumentando gasto público para garantizar escuelas, medicina, casa, pan, cultura, alegría, aire limpio y mujeres libres fuera del abismo de la precariedad y la pobreza. Por supuesto, porque eso es imposible sin democracia.

Por eso, para que la democracia sea cada vez más sólida, es imprescindible apuntalar las condiciones de posibilidad de la democracia. Así, derogar ya la ley mordaza, liquidar la posibilidad de puertas giratorias, limitar la concentración de la propiedad de los medios de comunicación, democratizar las radios y televisiones públicas, descentralizar la elaboración y difusión de la información (Madrid no es España), democratizar el acceso a la carrera judicial y la forma en la que se eligen los órganos judiciales y fiscales para evitar su hiperideologización de derechas y su endogamia machista, reforzar la democracia en la escuela pública y las universidades, democratizar las fuerzas armadas y los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, eliminar del código penal el delito de sedición y el delito contra los sentimientos religiosos, enaltecer el valor de la diversidad, la plurinacionalidad, los autogobiernos y las soberanías territoriales, sean demandadas por Teruel, por las comarcas del altiplano granadino, por Cataluña o por Andalucía, entre muchas cosas más, se hacen cada día que pasa más imprescindibles.

Debemos trabajar para que nunca más gritar a por ellos, cualesquiera que sean ellos, mujeres, inmigrantes, catalanes, kellys, sindicalistas, familias desahuciadas, pobres o ricos, titiriteros o premios Nobel tenga éxito político. La condición de posibilidad de la democracia es la democracia.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. Hay varias, bastantes, definiciones de la democracia como sistema político; por ejemplo, el DRAE recoge 4 acepciones genéricas y otras 8 específicas o la clásica y archiconocida definición de Aristóteles, entre otras muchas, pero todas las definiciones de democracia, como cualquier definición de cualquier idea o concepto, ha de cumplir una regla lógica básica y esencial: lo definido no puede entrar en la definición. Así, su definición de democracia como “aquel conjunto de relaciones con las que se practica la democracia” no es sólo una tautología, como usted reconoce, sino un absurdo que sólo aporta confusión interesada, una definición “cantinflesca”.
    Usted, mediante la casuística que va citando, trae a colación, sin explicitarlo y de forma confusa, el viejo debate sobre el equilibrio entre los valores (a menudo contrapuestos) de libertad e igualdad en un sistema democrático. ¿Qué debe primar en una democracia, la libertad o la igualdad? ¿Dónde está el equilibrio, la justa proporción? Un debate abordado por grandes pensadores, aunque quizá el estudio más clásico es el que hizo Tocqueville en “De la democracia en América”, quien ya vio los dos grandes peligros de la democracia, su degeneración en un despotismo suavizado o disimulado, si predomina la libertad sin cortapisas, y el imperio de la mediocridad (peligro que también apuntó lúcidamente Ortega en “La rebelión de las masas”), esto es, el pensamiento débil políticamente correcto que impone una censura de facto que restringe férreamente la independencia de pensamiento y la libertad de discusión, si rige la igualdad castrante y opresiva. Ambos riesgos se han materializado en las democracias occidentales, y en la española, con mucha malignidad, con la inestimable colaboración de los medios de comunicación y de los periodistas-activistas dogmáticos como usted. Su artículo es un nítido exponente de ese despotismo y de esa mediocridad imperante que se arroga fatuamente la potestad de repartir carnés de demócrata y declarar que sólo la ideología podemita es la democracia fetén y que se permite devaluar las democracias europeas y, entre ellas, la española, que son las democracias realmente existentes (no son democracias míticas o sublimes), simplemente porque sus gobiernos mayoritarios no han seguido las políticas que a usted le gustan. Será que, entonces, para usted las verdaderas democracias actuales a imitar son Venezuela, Bolivia o Argentina. ¡Lo que hay que leer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *