Cultura

La comediante que comenta Juego de Tronos con jerga andaluza e hizo callar a Risto Mejide

La jerezana Patricia Galván vive sus días más intensos como monologuista recorriéndose la geografía española con su espectáculo 'Forever Venado'. Hablamos con ella sobre el complejo mundo de la interpretación y su día a día como actriz

Cuando Patricia Galván (Jerez, 1985), siendo pequeña, se subió por primera vez a las tablas de un escenario, en aquel grupo de teatro del colegio al que se apuntó para librarse de las clases, sintió la adrenalina de las artes escénicas recorriendo todo su cuerpo: “¿Esto qué es?”, se preguntó. “Tuve una sensación tan maravillosa que me dije esto es lo que yo quiero hacer durante el resto de mi vida” relata la actriz en conversación con lavozdelsur.es.

Patricia es una de las comediantes más corrosivas de Jerez. Su humor, irreverente, andaluz, guasón, desacomplejado, a veces grotesco y siempre disparatado es su sello de identidad cómica. “Desde los 15 años me lo venía diciendo la gente, que si soy muy graciosa, si tal… Después de dar muchas vueltas he regresado a la actuación hace tres años y desde entonces estoy que no paro. En este tiempo he recorrido prácticamente todas las autonomías de España haciendo monólogos”.

El monólogo es su hábitat natural, donde ella se mueve como pez en el agua: “Es un texto escrito y si funciona o no depende de la transmisión del intérprete. No es solo lo que dices sino cómo lo dices. Eso es lo que hace gracia a la gente. La comedia surge del drama, del dolor, de muchas cosas. Pero todo reside en la manera en la que contamos las cosas”, explica, añadiendo: “cuanto más fiel seas a ti misma más convences, cuanto más auténtica, mejor puedes transmitir el humor”.

Sus referentes son múltiples y variados, y dejan entrever el carácter heterogéneo de su comedia: “Me gusta mucho Eva Hache, tiene una manera de comunicar muy sencilla, ligera, además creo que ha abierto puertas en España en un mundo de hombres. Transmite mucho. También tengo admiración por actrices clásicas españolas como Gracita Morales o Lina Morgan, gente que llevaba la comedia hasta el límite, a la exageración. A nivel internacional soy una enamorada de Amy Schumer. E igual está feo decirlo ahora, pero para mi Louis C.K es muy bueno. Otro que admiro es Dave Chappele, que cuenta las cosas sin rodeos; es un genio”.

Patricia Galvan, en los camerinos del teatro El Nacional. FOTO: CEDIDA

Como toda actriz de nueva hornada, Patricia cuida su presencia en las redes sociales. En Instagram tiene más de 1.900 seguidores y en Facebook acumula 850 ‘likes’: “Te hacen llegar a muchas más personas. Es un nuevo canal de información al mundo. Antes si no salías en la tele no eras nada; y aunque, obviamente, la tele sigue siendo un bastión para la comunicación, las redes sociales han ocupado parte del terreno. Pero tampoco puedo estar las 24 horas del día con las redes, hay que encontrar un equilibrio entre todo”.

Y es que la humorista tiene una vida un tanto peculiar, sacrificada. Es la vida de una actriz currante que tiene cada día que buscar su sitio: “Vivo en Madrid desde hace ya 10 años. Parece que fue ayer cuando me instalé. Trabajo mucho por la noche. Esto me lleva a tener un día a día caótico. Las mañanas las suelo usar para trabajar en mis vídeos de humor, para escribir, para las tareas de creación. Y por las tardes suelo tener reuniones. Ya por la noche actúo”, explica, y nos descubre que hace poco tuvo un serio accidente con el coche en un día de lluvia y ahora tiene que ir a rehabilitación: “Estoy entrenando. Poco a poco voy mejorando y tomando conciencia de mi cuerpo”. “En realidad, mi vida es la vida de un autónomo. Me tiro las 24 horas del día por y para mi profesión. Es un poco hardcore, pero es así. Estoy volcada en todo lo que es la comedia”.

Ahora le va bien, tiene programadas actuaciones en el Beer Station de Madrid todo el mes de mayo. Pero no siempre fue así, hace muchos años el machismo imperaba en el mundo de la comedia y las mujeres estaban poco menos que vetadas. “Había un open que no dejaban a las mujeres subir al escenario. Siempre se ha dicho ese mantra de que las mujeres no son graciosas. Hay mucho machismo, pero estamos avanzando; estamos consiguiendo que las cosas se igualen más”. Patricia nos cuenta un episodio lamentable: “Hubo un dueño del local que se acercó a mí al terminar del show y me dijo: es flipante, siendo mujer y el público estaba a tope, se ha reído mucho. Le contesté: págame anda”.

En las últimas semanas, Patricia ha lanzado varios vídeos sobre la serie Juego de Tronos en los que comenta con un estilo muy peculiar las andanzas de los personajes en la temporada definitiva. Han tenido mucho éxito: “Soy muy friki, ya lo sabéis. Me entusiasma y me apasiona esa serie. Cuando fui hablando con la gente de ella vi que se descojonaban. Empecé a hacer videos y obtuve un feedback muy bueno, hay mucha gente que me escribe por privado para decirme que quieren nuevas entregas. Ya estoy ideando un show con el tema, un monólogo”.

Patricia alcanzó cierta notoriedad el pasado año tras participar en el programa de Telecinco Go Talent, en el que propinó un tremendo zasca al mismísimo Risto Mejide. “Fue una experiencia, en general, buena pero al principio fue un horror. Estuve esperando casi doce horas para entrar a grabar. Encima cuando salí al escenario se me partieron los tacones. Pero bueno, yo todo me lo tomo con humor, me río mucho de mi misma. Durante la grabación del programa estuve muy bien y Risto, pese a lo que parezca, es un buen tipo”, explica la comediante.

La actriz jerezana formará parte del elenco de la película Mi gran despedida, dirigida por Antonio Hens y Antonio Álamo, una comedia que se rodó en Cádiz el pasado mes de marzo y está pendiente de estrenarse en 2020 en España. “Conseguir el papel fue un jaleo: para hacer el casting perdí dos vuelos, me equivoqué de tren y cogí uno destino Zaragoza; luego tuve que coger otro vuelo… en fin, lloré mucho. Pero todo tenía que pasar así para que me dieran el papel. Cuando me llamaron fue un momentazo”.

¿Qué es mejor interpretar textos ajenos o propios? “Ufff, no puedo elegir. Son códigos distintos. Los englobo en el sentido de que soy una intérprete. Uno es escrito por mi, soy yo a la enésima potencia, y el otro viene de fuera pero también es una parte de mí. Me siento cómoda en los dos. Lo que si te puedo decir es que me gusta muchísimo hacer tele y cine. Y también amo el teatro. Lo quiero to pa mí“, concluye.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *