Feminismo

La clave para desmantelar el patriarcado: “Hay que cambiar la familia, el empleo y los servicios públicos”

La matemática María Pazos, experta en economía feminista, propone un Estado del Bienestar inclusivo que ponga en valor los cuidados y aumentar el presupuesto en políticas sociales para alcanzar la igualdad

“Hay que cambiar la familia, el empleo y los servicios públicos”, estas son las tres patas que propone deconstruir y reformar la matemática y experta en economía feminista María Pazos (Cáceres, 1953). Plantea un cambio de políticas sociales y fiscales en el sistema español para alcanzar la igualdad real entre hombres y mujeres. Se trata de una propuesta que ella misma desarrolla en su libro Contra el patriarcado. Economía feminista para una sociedad justa y sostenible, a la que, por lo pronto, hacen oídos sordos los políticos de España.

Pazos es Investigadora en el Instituto de Estudios Fiscales y forma parte de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA), que apuesta por permisos igualitarios. “Solamente un 55% de las mujeres vuelven a su mismo puesto de trabajo después de la maternidad”, destaca la investigadora que basa sus planteamientos a base de analizar datos y cifras. La extremeña ha centrado gran parte de sus investigaciones en comparar los sistemas impositivos de diferentes países y su relación con la desigualdad de género. Y destaca que “sin justicia social no es posible la igualdad de género”.

“¿Qué prefieres un Parlamento compuesto todo por hombres, o uno compuesto por hombres y mujeres al 50%? Las mujeres debemos estar donde se cambian las cosas, y se cambian en el Parlamento”, expresa en una entrevista a lavozdelsur.es, a favor de las listas cremalleras. En unas jornadas feministas, organizadas por Ganemos Jerez y celebradas en Jerez el pasado 3 de noviembre, María Pazos habla sobre el Estado del Bienestar inclusivo, de cambiar la estructura social y del empleo, de poner los cuidados en el centro y de aumentar el presupuesto en políticas sociales. “La política social es súper barata, es mentira eso de que cueste más dinero”, asegura.

¿Qué es una economía feminista? 

Le economía feminista es parte del feminismo, esto es una cosa muy importante a tener en cuenta. Es una respuesta a la economía oficial que está sesgada porque es parte del sistema patriarcal. De lo que se trata es precisamente de poner las cosas en su sitio, de enfocar la economía al servicio de la sociedad, pero de la sociedad sin excluir a las mujeres.

Como ha dicho durante su conferencia, las mujeres no habían entrado en el espacio de la economía.

Claro, la economía estaba hecha por hombres como todas las demás disciplinas. Es que en todas las disciplinas se nos ha ninguneado, se nos ha ocultado… Por ejemplo, en la filosofía hecha por hombres que fíjate en las burradas que decían sobre las mujeres… En la medicina, incluso, puesto que en las enfermedades de las mujeres no se han investigado, no se han atendido, es que es en todo…

En su último libro, ‘Contra el patriarcado. Economía feminista para una sociedad justa y sostenible’, plantea cómo desmontar la estructura patriarcal pero, por dónde se empieza? ¿Quiénes deben ser los miembros ejecutores?

El motor, la revolución feminista, el movimiento feminista y social, porque el movimiento social tiene que ser feminista. Las feministas tenemos que conseguir que los movimientos sociales asuman nuestras reivindicaciones, que ha sido el gran problema. Descubrimos el patriarcado justamente en la ola anterior, entre los años 60-70, cuando nos rechazaron de los movimientos sociales porque nos decían que lo nuestro no era importante, que lo que importaba era la cuestión de clase, que la contradicción de clase era lo principal y lo nuestro era secundario. Que teníamos que ir primero a por el socialismo y que lo nuestro ya se nos daría. Es todo transversal. Pero, desde luego, el motor es el movimiento feminista, pero el ejecutor son los gobiernos y los parlamentos los que tienen que cambiar las políticas, porque lo que hay que hacer para cambiar la sociedad es cambiar las políticas sociales. Las reivindicaciones políticas son demandas de cambios en las políticas sociales.

Como hemos escuchado en la conferencia, no hay un interés político para llevar a cabo esta feminización, por los intereses del patriarcado y del capitalismo. 

Claro, el poder es el poder, y es capitalista y patriarcal. Entonces intenta mantenerse, por supuesto.

María Pazos duranre su conferencia ‘Economía feminista, por una sociedad más justa y sostenible’, junto a la edil de Ganemos Jerez, Kika González. FOTO: CLAUDIA GONZÁLEZ ROMERO.

¿Cuáles son las leyes que a día de hoy perpetúan el sistema patriarcal, es decir, somos desiguales por ley en base a qué leyes?

A todo tipo de leyes. Son leyes que ya se basan en modelar el comportamiento en base a no dar alternativas y hacer ver que las mujeres elegimos lo que nos pasa.

El mito de la libre elección.

El mito de la libre elección es muy importante. El mito de la maternidad, las diferencias biológicas se siguen manteniendo. Esos son los mitos, lo que hay detrás, pero… ¿cuáles son las políticas? Sobre todo, las políticas económicas, porque estas son las que establecen las condiciones de vida de la gente. Y la vida determina la conciencia. Tú puedes cambiar la mentalidad, pero si tú no cambias las condiciones de vida, eso es efímero, ni siquiera puedes llegar a cambiarlo.

Entonces, ¿es la economía la base para cambiar la estructura social? 

Sí, la economía en la doble vertiente, el empleo y las familias. Una familia igualitaria, con igualdad de roles. Y luego, un empleo estable, con derechos, donde todas las personas puedan compatibilizar la familia. Si dos personas trabajan 35 horas semanales cada una, en total son 70. Pero si una trabaja 40 y tantas y la otra, nada, son menos en total, pero eso determina una estructura social muy desigual, una dependencia de las mujeres. Hay que cambiar la familia, cambiar el empleo y los servicios públicos, son esas tres patas.

¿Cómo afecta el neoliberalismo a la feminización de la pobreza? 

Afecta absolutamente, brutalmente. El neoliberalismo, que es el patriarcado neoliberal, es desmantelamiento de los sistemas de protección social, es fatal para las mujeres porque impide la igualdad. Somos las principales víctimas y sobre todo impide el cambio social e impide la igualdad. Porque la igualdad solo se puede hacer a base de ampliación de derechos y necesita un sistema del Estado del Bienestar inclusivo. Los hombres no van a cuidar en las condiciones en la que lo hacen las mujeres ahora. Tenemos que cambiar, dignificar esas condiciones de cuidado que es, importante para las mujeres, pero también para que los hombres entren en el cuidado. Tenemos que cambiar la estructura del empleo porque es importante para los derechos de todos los trabajadores y trabajadoras y solo así podrán entrar las mujeres. Si el empleo exige 24 horas al día de disposición a la empresa, ¿quién va a entrar?

Si dos personas trabajan 35 horas semanales cada una, en total son 70. Pero si una trabaja 40 y tantas y la otra, nada, son menos en total, pero eso determina una estructura social muy desigual, una dependencia de las mujeres

Habla de permisos parentales pagados al 100%, de Educación Infantil publica y universal desde los 0 años, ¿cómo implantarlo en la España actual cuando se está ejerciendo tanta presión por parte de algunos partidos políticos para que el salario mínimo no ascienda a 900 euros?

El salario mínimo es una de las cosas. A mí lo que me duele es que solo se hable del salario mínimo, o pensión mínima de 1.080 euros. Pero se olvidan, incluso dentro de todos los movimientos sociales, de todas las mujeres que están fuera del salario mínimo. ¿Por qué los movimientos sociales que están tan interesados en el salario minimo no hablan de las empleadas del hogar? ¿Por qué somos solo las feministas las que hablamos de empleadas del hogar? ¿Por qué los movimientos de pensionistas que encima están liderados por mujeres? Yo espero que esto vaya cambiando por esta misma razón. Pero se habla de una pensión contributiva mínima, pero no se habla de que las pensiones no contributivas están a 300 y pico euros. Y que son incompatibles con todo tipo de rentas.

Con lo cual, son mujeres las que no han tenido acceso a la pensión contributiva en un sistema de pobreza absoluta. Todas esas cosas están ligadas. Pero tienen que expandirse los movimientos sociales para incluir esas reivindicaciones, todas las que ahora están ausentes. Todas son importantes y las mujeres incluso ahora estamos liderando todos esos movimientos sociales: las plataformas de afectados por la hipoteca, los pensionistas… Todos están liderados por mujeres. El problema es que, además de estar ahí, tenemos que ir con nuestras reivindicaciones y que todo el mundo las acepte.

‘La economía resiste por el consumo de las familias y el PIB crece un 0,6% en el último trimestre’, titular del pasado 31 de octubre. ¿Qué quiere decir que la economía resiste por el consumo de las familias?

Hay un problema, no todas las familias pueden consumir, hay muchísimas afectadas por la crisis, y las más afectadas son las familias con una sola persona sustentadora, es decir, las más patriarcales. Y que terminan en el desastre cuando el sueldo se acaba. Y luego están las familias monoparentales que tienen dificultades especiales, muchas de ellas en el paro. Vamos, que la economía resiste pero esta no es sostenible por la situación en la que está. O sea, necesitamos verdaderamente crecer en los sectores no depredadores del medioambiente, el cuidado es el mayor yacimiento de empleo, y así, la economía, con todos los recortes y con todas las bajadas de impuestos, y el desmantelamiento del Estado del Bienestar, la economía no va a hacer na más que seguir contrayéndose. Pero a nivel mundial.

La matemática e investigadora Pazos, tras la entrevista. FOTO: CLAUDIA GONZÁLEZ ROMERO.

¿Qué significa poner los cuidados en el centro de la política social?

Significa atender los cuidados verdaderamente, no decir que son importantes, sino verdaderamente poner las políticas públicas necesarias para atenderlos, ponerlos en condiciones dignas y para cambiar el sistema de cuidados para que no esté basado en que las mujeres cuiden en casa, sino que esté basado en la igualdad. Que se haga en casa igual, partido equitativo entre hombres y mujeres, que se pongan los servicios públicos necesarios para atender a todas las personas dependientes y para la Educación Infantil desde los 0 años, y que se cambie el empleo de tal forma que la conciliación de todas las personas sea posible, no solo las mujeres. Y que se quiten todos los incentivos a que las mujeres dejen el empleo cuando hay alguien a quien cuidar, porque hay otra alternativa. Poner los cuidados en el centro es resolver los grandes problemas que tienen las personas y poner un sistema de tal forma que poner los cuidados se hagan en condiciones dignas, que es la forma que van a tener los hombres para poder incluirse.

También sería entonces la definición de lo que es un Estado del Bienestar inclusivo.

Exactamente, es lo mismo. Un Estado del Bienestar inclusivo es un Estado que incluya a las mujeres y que incluya a los cuidados, que han estado, hasta ahora, excluidos. Luego también hay recortes en sanidad, educación…, hay que revertir los recortes, pero el problema que tiene un Estado del Bienestar familiarista es que las mujeres y los cuidados están excluídos del Estado del Bienestar.

¿Por qué la revolución feminista es fundamental para atajar el cambio climático?

Es fundamental porque ahora mismo por muchas razones: porque la inclusión de los cuidados es fundamental para crear esos empleos limpios que se necesitan; otra, porque ese cambio que se necesita para incluir a las mujeres y para la igualdad, es un cambio de valores que tiene que acabar, con esos valores machistas que son depredadores del medioambiente. Principalmente poner los cuidados en el centro es cambiar la mentalidad de la gente. Cambiar la mentalidad no con sermones, sino con políticas. Y esos cambios cambiarían la mentalidad.

Un Estado del Bienestar inclusivo es un Estado que incluya a las mujeres y que incluya a los cuidados, que han estado, hasta ahora, excluidos

Fíjate, ¿por qué las mujeres tenemos un comportamiento más favorable al medioambiente? Las mujeres, sún laegs estadísticas, estamos más preocupadas por el cambio climático y nuestro comportamiento es más favorable al planeta. Esto se ve en el consumo de carne, de coches de lujo y en otras muchas variables. Hay que feminizar la sociedad, hay que cambiar los valores. Las mujeres ya valoramos los cuidados, ya estamos centradas en la familia, valoramos más los deportes de medioambiente y no los de riesgo. O sea, toda esta economía de casino, que es la que nos lleva a la catástrofe, a los cracks financieros, está muy ligada a los valores masculinos.

Por ello tenemos que feminizar la sociedad, cambiar los valores y eso se hace con esas políticas de cambio estructural, pero además es que ahora mismo hay toda una capa que está mantiendo al capitalismo, es una capa de hombres, hombres bien situados que no quieren saber nada de todas estas cosas de las que estamos hablando. Y que están interesados, porque cobran directamente del capitalismo pero que también la forma de cooptarles es prometerle una dominación sobre las mujeres. Y ahí tienen que ver otros fenómenos como por ejemplo: la prostitución, la pornografía, el acoso sexual… Esa preeminencia masculina que tiene mucho de violencia, está cooptando a esa capa de hombres que se están convirtiendo en un tapón realmente para el acceso de las mujeres a los puestos de decisión y también para el cambio social. Un tapón contra el cambio social.

María Pazos durante su intervención en el Museo Arqueológico. FOTO: CLAUDIA GONZÁLEZ ROMERO.

¿Qé le dicen sus compañeros matemáticos y economistas cuando plantea un sistema de políticas sociales con una política fiscal distinta, para alcanzar la igualdad real entre hombres y mujeres?

En general cuando se hablan de estas cuestiones la respuesta es el silencio. Cuando se habla de cuestiones que tienen que ver con la súper estructura, con la ideología, por ejemplo, la prostitución, los vientres de alquiler, la violencia de género…, estas cosas provocan reacciones airadas por parte de los hombres, reacciones muy violentas, pero yo no tengo reacciones violentas cuando hablo de estas cosas económicas. Lo que obtengo es indiferencia, mirar para otro lado, o decir, sí, sí, pero no ocuparse.

No encuentra una legitimidad.

Bueno, no tengo legitimidad porque no tengo poder. Los cambios te lo da tener el poder, el Gobierno, el Parlamento, yo soy una investigadora…

Me refiero, con sus propios compañeros del gremio.

Dentro de los compañeros, puesto que estamos en el campo de la investigación, es un interés en investigar sobre estas cosas y en difundirlas, y esto es lo que no hay. Pero ya te digo, es indiferencia, no es rebatir. No. Es silencio. Y ahora mismo el silencio es el peor enemigo porque ahora, como todo el mundo es teóricamente feminista… El problema, con lo que yo hago y la gente que estamos planteando cambios estructurales, es desmontar las medidas cosméticas que hacen los gobiernos, entonces, realmente, la reacción no es nada favorable porque los dejamos en evidencia. Pero no van a decir públicamente que estas cosas son mentiras, nunca lo dicen.

Para terminar, dígame, ¿cuál ha sido la frase machista que más le ha dolido?

Se me viene una a la cabeza que es lo de: “No os quejéis que estáis mejor que antes”. Eso, dicho por un compañero de facultad hace poco. Es decir, después de muchos años, un compañero, que cuando éramos jóvenes yo me creía que éramos iguales, y según van creciendo los hombres ellos van consolidándose en esa posición preminente y haciéndose indiferentes e insensibles a lo que nos pasa a sus compañeras. Y que varias décadas más tarde, ante mis quejas, su respuesta sea: “No os quejéis que estáis mucho mejor que antes”. O sea, queriéndome comparar, entonces yo digo, bueno, soy comparable con quién, ¿con mi abuela, con mi  madre o con una mujer de Afganistán? Pero, ¿y contigo? ¿No se te ha ocurrido compararme contigo? Eso es lo que me duele.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. Si hay Estado… del Bienestar… seguira habiendo patriarcado y desigualdad.
    La unica forma en destruir el patriarcado y la desigualdad es igualando a todos, y eso solo sucedera cuando la sociedad transcienda al Estado y asuma sobre si, no sobre el estado, la organizacion de la sociedad.
    El Estado es la estructura dominante y de dominacion, ahi es donde esta instalado el patriarcado y la desigualdad…
    La unica forma de destruir el patriarcado como forma de dominacion de unos sobre otros, es la sociedad asamblearia, concejil, la soiedad autogestionaria que distcute y vota igualitariamente sus asuntos, y no delegando en otros la solucion de sus problemas (modelo estatal). Construyamos asambleas de barrio, de distrito, de ciudad donde discutamos y hallemos soluciones ENTRE TODOS, dodne cada persona, sin distincion sea un voto valido, y entonces construiremos una igualdad efectiva.

    Todo lo demas son cuentos y bla bla blas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.