JerezCiudad

La chapuza de las prefabricadas: cuatro cursos del Quiñones, en huelga por falta de luz

Alumnos del instituto de Caulina toman la medida tras dos meses soportando fallos eléctricos que impiden el normal desarrollo de las clases.

Alumnos del instituto de Caulina toman la medida tras dos meses soportando fallos eléctricos que impiden el normal desarrollo de las clases.

Parecía que con la inauguración, el pasado enero, del nuevo aulario, profesores y alumnos del Fernando Quiñones, las aguas bajarían más tranquilas en el instituto de Caulina, pero nada más lejos de la realidad. Al hecho de que todavía haya alumnos de cuatro cursos que tienen que hacer uso de aulas prefabricadas se une, desde hace dos meses, fallos eléctricos en dichas ‘caracolas’ que impiden el normal desarrollo de las clases, hasta el punto de que la iluminación falla en todas ellas, mientras que en tres de estas no funcionan siquiera los enchufes, por lo que es imposible hacer uso de ordenadores o proyectores. “Es vergonzoso que no podamos ponerles un power point a los alumnos, cuando nos están exigiendo que trabajemos las nuevas tecnologías”, señala una profesora del centro.

Lo peor de este problema, que ya ha sido denunciado en la inspección de trabajo, es que esta falta de corriente hace que tampoco se haya podido hacer uso de la calefacción, en los días que ha hecho frío —“aquí alguno estaba con abrigos”— ni del aire acondicionado ahora que empieza el calor. “Lo mínimo que se puede exigir es que haya luz en un instituto, y ni siquiera tenemos eso”, señala Marta González, de 18 años, alumna y delegada de los alumnos del centro. Vistas las circunstancias, los estudiantes afectados por estos problemas (dos cursos de cuarto de ESO, un tercero de PMAR y uno de FPB) han decidido ponerse en huelga. Ya llevan desde el lunes y afirman que no volverán a dar clases hasta que haya una solución.De momento, la delegación provincial de Educación ha informado a la dirección del centro que utilice el presupuesto del que dispone para arreglar estos fallos, si bien en el instituto consideran que esto es competencia de la Junta de Andalucía, que a la postre es la que alquila las aulas prefabricadas. Y mientras se llega a un acuerdo, los afectados vuelven a ser los estudiantes, que además están en plena época de exámenes finales. En los últimos días, como medida de protesta, han colocado por paredes y vallas diferentes carteles pidiendo unas instalaciones dignas. En cuanto al profesorado, apoya las reivindicaciones de sus alumnos, toda vez que también estos fallos eléctricos les afectan a la hora de impartir sus clases. “Todos los profesores estamos a una, porque sabemos que el año que viene podemos encontrarnos con el mismo problema”.

De momento, no hay ninguna manifestación programada para próximas fechas, pero si las soluciones no llegan, no se descartan movilizaciones una vez pasada la Feria del Caballo.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *