Gastrovoz

La Carica, la tienda que no quiere que la alimentación ecológica “sea solo para ricos”

Carlos Camacho es el propietario de una ecotienda de Jerez que ofrece productos sanos a precios competitivos. La ciudad aumenta las listas del paro con 297 personas más en el mes de noviembre

Carlos empezó a tener contacto con la alimentación ecológica en Barcelona, donde estuvo residiendo unos años. Es madrileño, de apellido Camacho, y lleva residiendo en Jerez desde hace más de trece años, donde empezó a consumir verdura ecológica y participó en la fundación de la cooperativa La Reverde. “Fui uno de muchos”, dice. Y ahora acababa de abrir su propia tienda física, la ecotienda La Carica, que nace tras años de experiencia online, recogiendo y distribuyendo productos ecológicos por la ciudad.

“Era algo que estaba haciendo y me gustaba”, señala Carlos, quien comenta que ahora los usuarios son “más conscientes” de la importancia de una buena alimentación. “Ahora tengo a clientes que le dan la vuelta a los productos para ver los ingredientes, antes te fiabas del supermercado de turno”, añade. Sobre todo, “cuando la gente tiene hijos mira mucho más que va a comer su niño o su niña”, señala el propietario de La Carica, quien asegura que “quien prueba la alimentación ecológica no vuelve a la otra, no solo por salud, sino por el sabor”.

Legumbres, arroces, frutas y verduras frescas, pan artesano, sal, huevos, harinas o conservas tiene Carlos Camacho en su ecotienda, donde cuenta con 17 variedades de pasta artesana ecológica, “que hacen dos hermanos en la Sierra de las Yeguas de Málaga”, explica; o un pan de fermentación lenta que elabora una empresa de reciente creación “con cereales y harina ecológica, espectacular”, describe. Aunque también tiene miel del Rancho Cortesano, huevos ecológicos de un proveedor de Chipiona, patés y mermeladas de Conservas Contigo de El Puerto, kombucha de un proveedor de la localidad portuense —una bebida fermentada obtenida a base de té endulzado— o turrones ecológicos —sin manteca de cerdo—.

La ecotienda La Carica, con Carlos Camacho en el mostrador. FOTO: MANU GARCÍA 

La comida ecológica, señala Camacho, “no siempre es más cara”. La verdura y la fruta que tiene en su ecotienda “no lleva pesticida”, por lo que “tiene mucha más amenaza de insecto”, pero “la gente busca la calidad, el sabor y que redunde en su salud”, y él, “tener los precios lo más ajustados posibles”. “No quiero que se convierta en una alimentación solo para ricos”, sostiene el propietario de La Carica.

Carlos Camacho estudió Ingeniería Electrónica en Madrid, pero más tarde se trasladó a Barcelona a trabajar como mensajero en bicicleta, un modelo que intentó exportar a Jerez sin éxito. En el municipio jerezano cursó estudios de jardinería. “Me fui al campo a vivir”, cuenta, y hasta estuvo a punto de montar una granja de huevos ecológicos cerca de La Barca, una idea que desechó finalmente, hasta que decidió montar una tienda ecológica online y llevar pedidos a domicilio.

Un día vio la “oportunidad”. Un local en la avenida José Manuel Caballero Bonald le llamó la atención. “Es una zona con mucha gente joven, con niños”, explica Camacho, que se lanzó a tener una tienda física para “tener más contacto con los clientes, con los que hablo de recetas o les recomiendo productos en persona”. “Eso hace —añade— que vuelvan y me digan que estaba muy rica la chirimoya o los aguacates. Quien prueba un tomate ecológico no vuelve a consumir uno normal”.

En La Carica los clientes se sirven a sí mismos, cogen una cesta de palma y van añadiendo productos, a granel o envasados, desde frutos secos, fruta deshidratada, semillas, arroces, legumbres o azúcar de caña, aunque lo que más vende Camacho es fruta y verdura. “He tenido que aprender a base de leer y de ir aprendiendo sobre la marcha”, cuenta Carlos, quien comenta entre risas que ahora tiene “un máster” en agroecología.

La ecotienda, de reciente apertura, se encuentra en una ciudad que durante el pasado mes de noviembre ha aumentado en 297 personas las listas del paro, situándose en 27.506 desempleados. La provincia experimenta una subida del 2,2%, con 3.311 parados más, sumando 149.515 desempleados.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *