Antes todo esto era bodegaFin de Siglo

La “Capilla Sixtina” del flamenco, tres décadas después

Recemos para que el palacio de Pemartín, una joya arquitectónica que originalmente data del siglo XV, no pase a la lista de los abandonados por una ciudad que camina sin saber hacia dónde va.

Ayer, 1 de julio, como ha recordado el Centro de Documentación del Flamenco a través de sus redes sociales, se cumplieron 30 años del comienzo de las obras de rehabilitación del palacio de Pemartín para albergar este espacio. Diez meses después, el 7 de mayo de 1988, la recién creada Fundación Andaluza del Flamenco vería inaugurada su nueva sede. Esta institución, fundada en abril de 1987 y formada con la financiación de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Jerez, la Diputación de Cádiz y la Caja de Ahorros de Jerez, se transformó en 1993 en Centro Andaluz del Flamenco, configurándose como entidad pública dependiente de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Desde entonces, el CADF (Centro Andaluz de Documentación del Flamenco), como lo conocemos hoy, ha venido elaborando una notable actividad en la conservación de fondos y en la divulgación y difusión del flamenco y la cultura andaluza. Además de albergar una densa biblioteca sobre flamenco y temas andaluces, tiene unos fondos sonoros con un centenar de cilindros de cera, casi 3.000 discos de pizarra, 6.500 LP, 7.000 sencillos y 9.500 CD. Las bases de datos del centro, según informa el propio CADF, catalogan unos 96.000 cantes o toques de guitarra.

Fran Pereira, en un artículo del Diario de Jerez, con motivo del vigésimoquinto aniversario de la inauguración de este espacio, citó al CADF como “la Capilla Sixtina” del flamenco, asegurando que muchos ya la habían denominado así. Su relevancia ha sido durante todos estos años, sin lugar a dudas, de primer orden. Pero tres décadas después, hay incertidumbre sobre su futuro. ¿Qué será de esta “Capilla Sixtina” si se lleva a cabo el proyecto del nuevo Museo Flamenco de Andalucía? ¿Y a qué uso quedará relegado el Palacio Pemartín?La restauración de este histórico complejo palaciego de carácter barroco con elementos mudéjares costó nada más y nada menos que 90 millones de las antiguas pesetas. José Rodríguez de la Borbolla, en aquel entonces presidente de la Junta de Andalucía, aseguró “tener envidia” de un proyecto así para Jerez. En esa línea, no ha sido la primera vez que se ha especulado con la ubicación de este espacio en nuestra ciudad. Más allá de “colocar” a paracaidistas vividores, el CADF no ha gozado últimamente del protagonismo que debiera. Sin ir más lejos, la presencia del Instituto Andaluz del Flamenco, creado en Sevilla en 2005, deja entrever una apuesta alternativa de la Junta… con la probable intención de dejar a Jerez a un lado. Sin embargo, la Junta insiste en lo contrario: el Museo Flamenco de Andalucía como singularidad para Jerez. ¿Será el proyecto del Museo Flamenco de Andalucía un farol? ¿Por qué debe abandonar el CADF sus instalaciones actuales? ¿Qué lugar mejor va a tener nuestro arte, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, para conservar su legado que un palacio con tanta señera?

El tiempo hablará. Por lo pronto, lo único que conocemos es que el CADF se mudará, si el proyecto es una realidad, a uno de los espacios que se habilitarán en el entorno de la Plaza Belén. Y ese espacio, actualmente en ruinas y tras la nave del aceite, no supera los 200 metros cuadrados. El Palacio Pemartín tiene 800. “Capilla Sixtina” del flamenco… Quo vadis? Recemos (y actuemos) para que el palacio de Pemartín, una joya arquitectónica que originalmente data del siglo XV y cuya reforma más significativa fue en el siglo XVIII, no pase a la lista de los abandonados por una ciudad que camina sin saber hacia dónde va.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close