Política

La batalla electoral en la provincia de Cádiz también se libra en las redes sociales

La cuenta provincial del Partido Popular en Twitter es la que más seguidores acumula, 7.796 'followers', mientras que de las cabezas de lista arrasa Noelia Vera, de Unidas Podemos, la más seguida en todas las grandes plataformas

En la actualidad se entienden las redes sociales como un elemento significativo y a cuidar en la comunicación política, con especial influencia en periodos electorales como en los que estamos inmersos. Los principales partidos usan las diferentes plataformas como lanzaderas de sus propuestas de gobierno y sus mensajes, con la finalidad última de convencer al electorado de que su papeleta es la más idónea para ser introducida en la urna.

Facebook, Twitter, Instagram… se erigen como “pseudoparlamentos” virtuales que permiten un contacto directo y público con los simpatizantes e interpeladores de las agrupaciones políticas. También con el rival. En cierto modo, el uso de las redes ha democratizado la interacción política, otrora una actividad reservada para los círculos más cercanos a los políticos de turno.

¿Cuál es hoy la presencia de los principales partidos políticos de la provincia de Cádiz y de sus candidatos al Congreso en las distintas redes sociales? Analicemos pormenorizadamente a cada partido político.

Comencemos con el Partido Socialista Obrero Español. El mismo dispone de una cuenta específica para su agrupación provincial. Su comunidad asciende a 3.989 seguidores en Facebook y un número muy similar, 3.978 en Twitter. El cabeza de lista, el bilbaíno Fernando Grande-Marlaska, no tiene perfiles públicos en las redes sociales, aunque sí una cuenta privada que abandonó en cuanto llegó al Ministerio del Interior. María Jesús Castro, candidata al Senado, tiene perfil público en Twitter donde acumula 780 seguidores, mientras que en Facebook la siguen 392 personas. No parece, a simple vista, un gran despliegue virtual el del PSOE, ni en las cuentas corporativas ni en las individuales.

Las redes sociales volverán a ser un elemento a tener en cuenta en la disputa electoral.

El Partido Popular, por su parte, parece tomarse en serio su presencia en las redes en Cádiz. La cuenta provincial de Twitter alcanza los 7.797 miembros, mientras que en Facebook se tiene que conformar con 3.787 “me gusta”. Sin embargo, su número uno, María José García-Pelayo no dispone de cuenta ni en Twitter ni en Facebook aunque en tiempos pretéritos sí la tuvo. Es José Ortiz, el número dos al Congreso por el PP, el que está presente en todas las redes: tiene cuenta en Twitter, en la que acumula 2.104 seguidores, en Facebook, con la que reúne a 4.989 amigos y hasta en Instagram, donde le siguen 1.677 personas. Es uno de los candidatos más activos en las redes sociales, en las que publica contenido a diario.

Unidas Podemos es un caso diferente, peculiar; por una parte, al ser una confluencia de reciente creación no existen órganos provinciales que ejerzan bajo este nombre de nuevo cuño. Sí se pueden encontrar perfiles de Podemos en casi en toda la provincia, pero siempre a nivel local. Izquierda Unida, por su parte, sí dispone de una cuenta de la asamblea provincial con 3.233 seguidores en Twitter y 3.909 en Facebook. También existe una cuenta de Adelante Cádiz a nivel provincial, con apenas unos meses de vida, en la que acumulan 507 seguidores. Es la candidata de Unidas Podemos, Noelia Vera, la que arrasa en cuanto a seguidores en las redes sociales se refiere con respecto a sus rivales políticos: 27.800 en Twitter, 22.783 en Facebook y 8.197 en Instagram. Quizás tenga algo que ver su profesión de periodista.

Ciudadanos, al ser otro de los partidos de nueva generación, también cuida moderadamente su presencia en las redes sociales. 4.428 seguidores leen al partido de Rivera en la cuenta provincial de Twitter y 2.152 en la de Facebook. La jerezana María del Carmen Martínez será la cabeza de lista, seguida de Javier Cano. En las redes, la parlamentaria de la formación naranja se muestra activa en Facebook, donde tiene unos 1.900 amigos y en Twitter, con 292 seguidores. Ciudadanos cuida al milímetro su imagen corporativa; el diseño de sus estados de Facebook y sus tweets siguen siempre el mismo patrón visual.

A nivel nacional, Podemos lidera el ranking

A nivel nacional, en lo referente a los perfiles públicos, Podemos se lleva el gato al agua en cuanto a número de seguidores en las redes sociales: nada más y nada menos que 1.237.000 personas siguen diariamente sus publicaciones de Facebook, más los 1.370.000 de seguidores que acumula en Twitter. Y es que la formación morada fue la auténtica precursora en el uso de la red como herramienta política al tener como referentes al 15M y el fenómeno viral de Democracia Real Ya. A una distancia considerable se encuentra Ciudadanos, con 333.162 en Facebook y 514.000 en Twitter respectivamente; el Partido Popular, 203.000 en Facebook y 703.000 en Twitter, y el PSOE, 167.000 en Facebook por 667.000 en Twitter. Las trifulcas entre los cuatro grandes partidos y el cruce de declaraciones entre sus líderes son ya un clásico diario de su actividad comunicativa.

Pablo Iglesias no tiene rival en términos cuantitativos: 2.270.000 seguidores tiene en Twitter, seguido de los 1.100.000 seguidores de Albert Rivera, el millón del presidente del Gobierno Pedro Sánchez y los 233.000 de Pablo Casado. En Facebook se repite el ranking: lidera la tabla el líder de Podemos, con 749.000 “me gusta”, por los 361.000 de Rivera, los 249.000 de Sánchez y los 95.000 de Casado.

¿Tienen las redes sociales incidencia real en las urnas?

Hablamos con el politólogo Pablo Simón para que nos arroje luz al respecto: “No podemos precisar cual es el impacto real de las redes sociales porque los partidos hacen campaña por tierra, mar y aire. No se sabe en términos exactos en qué medida lo transmitido a través de estas plataformas mueve el voto o puede engendrar cambios en actitudes, o servir para provocar cierto clima de adhesión en un sentido u en otro. Sí sabemos, no obstante, que los partidos más jóvenes son prácticamente nativos digitales y suelen emplear más las redes sociales; también por una cuestión de costes asociados”.

Dirigir el mensaje hacia un determinado público sí es posible, expone Simón: “Lo que sin duda permite las redes sociales es una elevada microsegmentación, es decir, los partidos pueden dirigir mucho mejor los mensajes a públicos objetivos de determinadas edades o con pautas de consumo concretas. Más allá de eso, las redes son un elemento más. No creo que sea el elemento más importante a la hora de decantar el voto, sino que se mezcla con otro tipo de factores. Muchas veces son los propios partidos los que le dan más importancia de la que realmente tienen. Utilizan ejércitos de bots y distintos mecanismos muy meditados para tratar de llegar a los votantes objetivos: recurren a la mensajería instantenea, Whatsapp, Telegram, etc”.

Pablo Simón, en una reciente entrevista con lavozdelsur.es. FOTO: JUAN CARLOS TORO

En plena época de las fake news, como consumidores, hay que ser crítico con lo que nos llega a través de las redes sociales. “Es verdad que hay mecanismos de propaganda y desinformación masiva que emplean los partidos políticos de manera interesada para condicionar humores a última hora, pero no sé hasta qué punto condicionan un voto. Te puedo hablar de algunos efectos documentados: El efecto más inmediato es la banalización de la política, la continua síntesis en el mensaje, que cada vez es más corto, así como la incapacidad de cierta audiencia para sustraer y debatir en el terreno de las ideas complejas. La cultura del ‘zasca’ también se ha abierto paso entre los representantes”.

Simón señala que en España se utiliza más Facebook que Twitter, y que Instagram está creciendo entre los jóvenes: “El impacto de Twitter es reducido, aunque muchos de sus generadores de opinión tienen una influencia desorbitada en la agenda política. El consumo general en España parece que viene a través de Facebook. Los partidos tienen sus estudios y adaptan los mensajes al canal en cuestión: no es lo mismo un vídeo en Instagram que generar una noticia para ser compartida por Facebook o mensajería instantánea. Las redes también son un laboratorio de pruebas muy barato para los partidos”, concluye.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *