CádizCiudadEdición Jerez

“La bandera andaluza no mata, pero sí ha muerto gente por ella”

Cádiz inaugura su avenida 'Cuatro de diciembre de 1977' en medio de una gran expectación con un acto al que asiste Purificación García, la hermana de Caparrós.

Cádiz inaugura su avenida ‘Cuatro de diciembre de 1977’ en medio de una gran expectación con un acto al que asiste Purificación García, la hermana de Caparrós.

Muchas cámaras, decenas de gaditanos y un pequeño tablao. Así inaugura Cádiz el nuevo nombre de la ya extinta avenida Ramón de Carranza. Ahora, ya sí, avenida Cuatro de diciembre de 1977. Martín Vila, Eva Tubío, Martínez de Pinillos, Ana Camelo y José María González, en representación del equipo de gobierno, se acercan hasta la esquina de la mencionada vía con Cristóbal Colón. Llega también José Pacheco, el concejal socialista que en el pleno solicitó que se le añadiera la fecha al nuevo nombre. Va con retraso, puesto que la familia de Manuel José García Caparrós, a quien se le va a rendir un homenaje, se encuentra en la puerta de la biblioteca municipal porque, en un principio, la placa se iba a situar allí. Hace acto de presencia la hermana, Purificación García, y comienza el acto.

Toma la palabra el concejal de Memoria Democrática, Martín Vila, quien asegura que “en el Ayuntamiento tenemos claro que la verdad, la justicia y la reparación deben llegar a esta ciudad”, y recuerda el último pleno, en el que “dimos un importante salto en este sentido, dejando atrás el honor a un cómplice de la represión franquista como fue Ramón de Carranza y vamos a descubrir una placa con una fecha clave en el andalucismo histórico”. Tras Vila, Antonio Chico, portavoz de la Plataforma Memoria Histórica, reconoce que “el actual Gobierno está haciendo cosas para la Memoria Histórica, abriendo sepulturas de personas fallecidas y cambiando nombres de calles que honraban a personas que asesinaron y reprimieron”. Se muestra orgulloso y decidido, consciente de que “hoy es un día importante, y vamos a seguir avanzando en Memoria Histórica”.

Lola Rodríguez, secretaria provincial de CCOO, se muestra especialmente combativa porque “son muchos años de conquista de la clase trabajadora, y no podemos olvidar la conquista tan importante del pueblo andaluz, que salió a las calles pidiendo la misma igualdad y derechos que el resto de autonomías”. Sobre Caparrós, agradece su lucha por “la conquista de las libertades de las que hemos gozado, sin olvidar que estamos en un momento donde la conquista de los derechos que nos han arrebatado tienen que ponerse en primer lugar”.

José María González Santos es la última autoridad en tomar la palabra. Plenamente convencido, confiesa que “esto es un ejercicio de memoria colectiva de un pueblo que no se puede permitir el lujo de olvidar de dónde viene”, recordando para ello el fusilamiento de Blas Infante en 1936 y la masiva manifestación del 4 de diciembre. “Algunas personas murieron por defender esos derechos, la bandera andaluza no ha matado a nadie nunca, pero sí ha muerto gente por ella”. El alcalde de la ciudad prosigue y pide “justicia y futuro, sin odio pero con memoria y sin revanchismo, pero con justicia. Esta placa va por el futuro de nuestra tierra, no va contra nadie, va con el futuro de Andalucía”.

Unas palabras que emocionan especialmente a la hermana de Manuel José Caparrós, Purificación García, que en declaraciones a lavozdelsur.es reconoce que “este año está siendo especialmente emotivo porque se ha volcado toda Andalucía, ha habido muchos años atrás que ha estado muy olvidado por parte de muchas personas y grupos políticos, pero últimamente se está escuchando mucho, y cada día estamos más cerca de saber qué pasó, quién fue el autor del disparo y las personas que ocultaron todo esto”. Purificación, que no ha perdido ni un ápice de ganas de luchar, se lamenta de que “si mi hermano hubiera llevado un uniforme o hubiera sido un político seguro que se sabría todo desde el primer minuto, pero como era un andaluz más, no les importó nada”. Asimismo, pide “que levanten el secreto de sumario y que las actas salgan a la luz para que por fin sepamos todo lo que no quieren”.

Se descubre la placa. Un ciudadano, ataviado con una bandera andaluza y con el puño en alto, se arranca a cantar el himno andaluz. Todos lo siguen y aquella esquina, la más andaluza de la ciudad en ese momento, corea le letra de Blas Infante. Turno para la antología de Los Majaras, que entonan desde el tablao el pasodoble de Raza Mora Un cuatro de diciembre. Al finalizar, presumen de que cada año acuden a diferentes localidades para entonarlo y rendir homenaje tanto a Caparrós como a la comparsa de Diego Caraballo, de 1978. 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close