Opinión

“Jerez ya no es Jerez”

“Jerez ya no es Jerez”. Así de rotundo titula hoy el diario El País en su edición nacional la crónica de la motorada 2014 en Jerez. Según la autora del artículo, motoristas y comerciantes “añoran tiempos mejores”. Uno de los pasajes del artículo afirma: A pesar del lleno casi absoluto en los hoteles. A pesar de las casi 50.000 motos que han llegado. A pesar de que ayer por la mañana fue nombrada capital Mundial del Motor en 2015 por la Federación de Motociclismo Internacional. “Falta algo en el ambiente, en la calle, en las playas más próximas…”, repetían. La sensación de menos estruendo y menos marabunta coincidiendo con la celebración del GP de Motociclismo en el circuito ha sido generalizada, incluso en localidades costeras vecinas como El Puerto.

En la misma crónica, hay otros testimonios que hablan de un declive de la fiesta motera jerezana: “Ha habido años mejores. Todo empieza a estar demasiado regulado. Porque por los precios no será… 1,5 los refrescos, 4,00 los cubatas y 3,00 euros el bocadillo”. “No es por lo caro no… es porque de repente los motoristas son un peligro y nos atan de pies y manos”, dice Aitor Monterola, de casi 50 años, sentado a la única mesa ocupada de las casi 30 bajo la carpa del restaurante. “Jerez ya no es el Jerez que conocíamos”. Incluso en las redes sociales se han caldeado los debates sobre si la motorada pasa por horas bajas y sobre si ha sido el exceso de control férreo policial lo que ha provocado el bajón. Hay opiniones para todo tipo: seguridad antes que rentabilidad, y otros que piden cierta flexibilización. “Ni el descontrol ni tratar a los moteros como a delincuentes”. Probablemente como casi siempre, en el término medio esté la virtud. Ahora es tiempo de balances.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *