ProvinciaJerezCiudadEdición Jerez

Jerez quiere recuperar diez años después de su clausura el trenecito del parque de Vallesequillo

José Antonio Díaz se compromete con la Asociación Xerezana de Amigos del Ferrocarril a reparar las instalaciones y volver a poner en marcha la atracción, un circuito de cinco pulgadas y casi 300 metros de longitud repleto de detalles para los pequeños y los amantes de los trenes.

José Antonio Díaz se compromete con la Asociación Xerezana de Amigos del Ferrocarril a reparar las instalaciones y volver a poner en marcha la atracción, un circuito de cinco pulgadas y casi 300 metros de longitud repleto de detalles para los pequeños y los amantes de los trenes.

Una modesta intervención de Infraestructuras pondrá fin a una década de clausura del popular trenecito de Vallesequillo. La Asociación Xerezana de Amigos del Ferrocarril lleva años peleando por devolver al parque de esta barriada de la ciudad, muy próxima a la estación de tren, una iniciativa que se inauguró en abril de 2003 y que desde hace diez años no ha podido volver a ser utilizada, pese a que contó durante los años en los que estuvo en marcha con un gran éxito de público, especialmente niños y niñas. El teniente de alcaldesa de Sostenibilidad, Participación y Movilidad, José Antonio Díaz, se ha reunido con el presidente del colectivo, Vicente Romero, para confirmarle que el Ayuntamiento acometerá el hormigonado de unos metros del trazado de este ferrocarril en miniatura. Según ha explicado Díaz, “desde el gobierno local vamos a intervenir para reparar las instalaciones y que sea atractivo de este parque”.

La Asociación de Amigos del Ferrocarril ya ha arreglado con sus propios medios los casi 100 metros (y 5 pulgadas de ancho) que tiene el trazado de este ferrocarril, y ahora para reactivarlo, necesitamos unos metros cúbicos de hormigón y poder reparar una parte del recorrido porque el terreno había cedido”. Vicente Romero junto a una treintena de aficionados que integran la asociación, esperan la intervención municipal para fijar la reapertura de este pequeño ferrocarril. “Una vez que se repare el trazado ofreceremos el tren a toda la ciudadanía”, ha afirmado.

Han pasado ya catorce años de su inauguración y en la web de la asociación aún se recuerda con entusiasmo aquel día. “Desde primeras horas del día, los miembros de la asociación nos afanábamos por poner el circuito a punto: señales, reloj, campana, distribución del personal… Fueron llegando los amigos de Sevilla con su locomotoras (la Furka de Pepe del Valle, la 269 de Javier Bedoya, la trifásica de Gérgal de Pedró Martí,  el tranvía de Pilar López y la magnífica 1-3-1 de vapor de Antonio Rioja); los amigos del Córdoba con 2 magníficas piezas; y Luis Siles de Castellón con su imponente 2100 verde, con motor de explosión, con un tamaño que nos asombró a todos; además, los amigos de la asociación de Ríotinto tomaron nota para la construcción de su circuito y nos dieron apoyo con su presencia, así como cientos de vecinos de los barrios cercanos que desde días antes estaban alertados por sus asociaciones de vecinos”.

Aquel día, relatan, “las circulaciones comenzaron a las 13:00 horas, con el corte la cinta correspondiente por parte del Alcalde; a continuación, el descubrimiento de una placa en el exterior del Depósito de Tracción y la circulación de honor con nuestra locomotora, una Henschel (Ex-Sierra Menera) de FEVE, con los colores de Jerez, azul y blanco”. El segundo ferrocarril de cinco pulgadas de Andalucía, tras el de El Alamillo en Sevilla, fue un éxito de participación donde los vecinos y vecinas pusieron todo el cariño para que nada se deteriorase. Con casi 300 metros de longitud, el circuito dispone de dos Depósitos de Tracción, uno de ellos con vía de paso y el otro que sirve de taller; 7 cambios, vías apartadero y de rebase, y señalización en todo el trazado, ubicado sobre un parque que pudo construirse gracias a la remodelación ferroviaria de la que fue objeto Jerez en los 90 del siglo pasado.

Esta asociación comenzó su andadura oficial allá por el año 1999, aunque antes un grupo de amigos solía reunirse, primero, en la antigua cantina de la estación de Renfe; y después, en diversos hoteles de la ciudad de Jerez para hablar de todo lo relacionado con los trenes. Una vez que adquirió tintes oficiales, con las pertinentes inscripciones en los registros de asociaciones, en 2002 incluso lograron que el Ayuntamiento se comprometiera a cederles la antigua nave de Paquetexprés de Renfe, en la misma estación de Jerez, para que contase con su sede social, una sala multimedia y un museo dedicado al ferrocarril en una de las primeras ciudades de España que disfrutó de vía férrea gracias al pujante negocio del jerez.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *