Global

Investigan el hallazgo de cuatro falanges humanas en la fosa de las niñas de Alcàsser

La Guardia Civil ha explicado que los huesos fueron encontrados hace una semana por unas personas que acudieron a visitar el paraje de La Romana, a raíz del reciente estreno del documental sobre el caso

La Guardia Civil está investigando la aparición de unos pequeños huesos en el lugar donde fueron asesinadas las niñas de Alcàsser (Valencia) en 1992, que ya se ha determinado que son humanos, si bien falta aclarar si pertenecen a Miriam, Desirée y Toñi. Así lo han manifestado a EFE fuentes de la Guardia Civil de Valencia, que han explicado que los huesos fueron encontrados hace una semana por unas personas que habían acudido a visitar el paraje de La Romana, cerca de la presa de Tous, a raíz del reciente estreno de la serie El caso Alcàsser.

La Unidad de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal de Valencia (IML) ha determinado que el origen de estos cuatro trozos de falanges encontrados el 24 de junio por una pareja en la fosa donde se hallaron los cuerpos de las tres niñas del caso Alcàsser es humano. Según publica este miércoles el diario local Las Provincias, un vecino de la localidad valenciana de Piles, identificado como Vicente B., encontró cuatro huesos hace nueve días en el paraje de la Romana de Tous, en la zona donde Antonio Anglés —en busca y captura— y Miquel Ricart —en libertad desde 2013— violaron y asesinaron a Toñi, Miriam y Desirée.

El joven trasladó los restos al cuartel de la Guardia Civil de Oliva, donde se realizaron las primeras diligencias de investigación y de ahí se llevaron al laboratorio de criminalística de la Comandancia de Valencia y al IML. Organismo que ahora ha confirmado el origen humano, pero todavía no ha podido estimar la edad y el sexo de los mismos, ni mucho menos concluir que se trata de restos de las niñas de Alcàsser. Para ello, el Juzgado de Instrucción número 6 de Alzira, que es el encargado del sumario del caso, tiene que ordenar el cotejo del ADN de los huesos con el de las jóvenes asesinadas.

Las mismas fuentes han precisado que se van a trasladar a Madrid para sacar el ADN y hacer más estudios. En función de lo que concluyan los trabajos que se hagan en Madrid sobre los huesos, el juez determinará si abre o no una investigación al respecto, han precisado las mismas fuentes. No sería la primera vez, pues en 2017 este juzgado ya remitió al Servicio de Criminalística de la Guardia Civil un diente —un premolar— hallado en las inmediaciones de la fosa, aunque entonces el deterioro de la pieza dental imposibilitó extraer información genética de la misma. Miriam, Toñi y Desirée, de entre 14 y 15 años, fueron violadas y torturadas hasta la muerte por el prófugo Antonio Anglés y Miguel Ricart, condenado en 1997 a 170 años de prisión como autor de tres delitos de asesinato y cuatro continuados de violación en concurso con tres delitos de rapto, y que se encuentra en libertad desde noviembre de 2013.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *